Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Cristiano Ronaldo madura y aprende a dosificarse de la mano de Zidane

Enero 4, 2017

El luso se quedó fuera de la convocatoria para el partido de Copa ante el Sevilla.

ronaldo-zidane

Cristiano Ronaldo no estará esta noche (21:15 horas, partido de ida de los octavos de Copa) en el césped del Santiago Bernabéu para medirse al Sevilla. Zinedine Zidane sorprendió a todos con la no inclusión del portugués en la convocatoria. Lo cierto es que la sorpresa vino únicamente al comienzo porque el técnico galo lleva inmerso en el trabajo de dosificar a su estrella desde el principio de la temporada. El entrenador francés ha sido el único que ha hecho entrar en razón al flamante ganador del ‘Balón de Oro’. Lo que empezó siendo un cúmulo de enfados tras las sustituciones del atacante en varios partidos ha devenido en un acuerdo entre caballeros para lograr el bien del equipo. Esa al menos es la sensación que da desde fuera, aunque no sabemos si en este pacto hay mayor porcentaje del criterio de Zizou o de los deseos de Cristiano. Sea como fuere, estamos ante un nuevo escenario.

Cristiano alcanza la madurez deportiva

A la fuerza o no, lo cierto es que parece que Cristiano ha alcanzado por fin la madurez deportiva. No es sencillo para un jugador tan voraz como él aprender a dosificarse. No es fácil renunciar a jugar partidos como el de esta noche para poder rendir mejor en el próximo choque (Real Madrid-Granada, sábado 7 de enero, 13:00 horas, Santiago Bernabéu). No obstante, el portugués ha hecho un esfuerzo de introspección y ha llegado a la conclusión -obvia a todas luces desde fuera, difícil de ver desde dentro- de que la recuperación va a ser clave en su rendimiento futuro. Dicho vulgarmente: Cristiano se ha dado cuenta de que ya no es un chaval de 20 años. Debe bajar el ritmo y él lo sabe.

Su evolución dentro del terreno de juego así lo atestigua. Ronaldo se va acercando cada vez más a la figura del delantero centro. Al igual que Messi ha hecho el camino inverso para adaptarse a su estado físico, el luso se ha acercado sobremanera al área. Sus carreras kilométricas han pasado de norma habitual a excepciones. Su tendencia a jugar por el interior en los últimos tiempos dibuja en un futuro no muy lejano a un rematador puro y duro. El número de goles que logra al primer toque aumenta cada año (9 en este curso) y su zona de influencia, mayoritariamente, es la de un ariete.

El propio jugador da pistas sobre esto en sus últimas entrevistas: “Me siento contento y bendecido al tener dos contratos enormes (con Nike y con el Real Madrid) con mi edad”. Sus 31 años pesan, inexorablemente, en un jugador para cuya condición física representa uno de sus mayores puntales. A Cristiano no le queda más remedio que descansar y eso es lo que ha empezado a hacer.

Zidane, el mago que todo lo puede

Al igual que ocurre con Messi, lograr como entrenador sentar a un futbolista de la magnitud de Cristiano es una tarea titánica. Zinedine Zidane lo ha conseguido con una forma de actuar pausada pero contundente. Con su sempiterna sonrisa en la sala de prensa, el galo dejó claro desde el primer momento quién mandaba en el vestuario. Aunque en muchas ocasiones se haga el tonto ante los medios, el entrenador francés sabe muy bien lo que se hace. Y si, para él no hay intocables. O al menos no los hay de la manera en que los había en el pasado más reciente.

Un halo místico crece alrededor de la figura de Zizou, un hombre que no parece ser excesivamente cercano, ni autoritario, ni siquiera carismático pero que ha conseguido que un vestuario tan complicado de gestionar como el del Real Madrid le siga casi a ciegas. Hay excepciones, por supuesto, y pequeñas sublevaciones. La última ha sido la de James, sofocada casi al instante de manera elegante por el técnico: “Le trataré como a todos”. Y James -como todos- se lo cree. Es el mago Zidane, el que sienta a Cristiano, cambia el sistema y gana títulos.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99