Menú Portada

Cristiano Ronaldo debuta en Europa enfadado con el mundo y sin tener claro cuál será su rol esta temporada

Septiembre 14, 2016

El astro portugués ha podido perder su papel protagonista en el Real Madrid en favor de Gareth Bale

cristiano

La recta final de la pasada temporada fue tan fructífera (en lo deportivo) como dolorosa -en el plano físico- para Cristiano Ronaldo. El jugador portugués conquistó su segunda Champions con el Real Madrid (la tercera de su carrera) y puso la guinda al curso proclamándose campeón de Europa con su selección. Precisamente en la final de la Eurocopa fue cuando Cristiano se rompió de manera definitiva. El atacante, entonces, ejerció de pseudo entrenador en una suerte de show que le valió las críticas hasta de José Mourinho. Protagonista cueste lo que cueste y en cualquier lugar del campo (hasta en el banquillo), el luso lleva alejado de los terrenos de juego casi dos meses por el citado esguince en el lateral interno de la rodilla izquierda.

Tras este parón, Cristiano reapareció el pasado sábado y lo hizo con el pack completo: marcó un gol a los seis minutos, fue sustituido a los 66 y lanzó una inesperada diatriba a Xavi en zona mixta. Ahora encara su debut en la Champions (Real Madrid-Sporting de Portugal, 20:45, Santiago Bernabéu) con sensaciones encontradas.

Gran enfado con Xavi Hernández

Parece que Cristiano ha comenzado la temporada nervioso, incómodo, desubicado. La dura respuesta que le dio a Xavi Hernández después del choque ante Osasuna evidencia que la sempiterna comparación con Messi le sigue doliendo sobremanera. El problema es que ser el mejor del mundo no depende del portugués, sino de Messi. Si Leo es Leo, cualquier galardón siempre será para el argentino. El segundo en la lista, sin duda, es Ronaldo.

Las palabras de Cristiano, no obstante, encierran una profunda frustración que, lejos de menguar con el paso de los años, se ha mantenido siempre presente en su fuero interno. Más allá de sus desafortunadas (y habituales) formas, la realidad es que sólo existe un resorte que desequilibra automáticamente al portugués: Leo Messi.

En cualquier caso, tampoco podemos olvidar que la tendencia de Xavi Hernández en los últimos tiempos a sentar cátedra bien podría merecer una respuesta, aunque no de tal calibre.

¿Poder para Cr o para Gareth Bale?

Cristiano Ronaldo o Gareth Bale. Esa es la gran cuestión. Y lo ocurrido en el encuentro ante Osasuna no ayuda a despejar las dudas: Cristiano fue sustituido a los 66 minutos y Bale a los 74. Zidane quiso dejar claro en rueda de prensa que no había llegado a ningún tipo de acuerdo con el luso, mientras que el jugador afirmó que estaba para jugar los 90 minutos. Cabe la posibilidad de que esto formara parte de una suerte de representación ante los medios. O tal vez no. En la comparecencia ante los medios previa al encuentro de Champions, el técnico galo se reafirmó en su posición, aunque afirmó que “la idea es que ante el Sporting juegue los 90 minutos”. Sea como fuere, parece que los tiempos en los que Cristiano era completamente intocable en el Real Madrid parecen haber tocado a su fin.

Vayamos por partes en la particular batalla que han venido librando Cr y Gareth: desde que Florentino Pérez fichase hace ya tres años (verano de 2013) a Bale, convertir al ex del Tottenham en el jugador franquicia del club ha sido poco menos que una obsesión para el máximo mandatario de la entidad blanca. Un año antes de la llegada del británico, Cristiano se sintió triste por primera vez y comenzaron las diferencias con el presidente. Se dice, incluso, que el portugués amenazó a Florentino con marcharse del Real Madrid y este le respondió de manera contundente: “Tráenos 250 kilos y eres libre”. Leyenda o no, desde ese momento el ambiente entre ambos no ha sido el mejor. Conviene recordar, además, que el constructor se vio casi obligado a fichar al por entonces futbolista del United para no incurrir en una falta contractual que la entidad inglesa había pactado previamente con Ramón Calderón. Como ya hemos dicho en alguna ocasión, todo lo que huela a otro presidente no es bien recibido por Florentino.

El mandamás del Real Madrid siempre consideró el de Bale como ‘su’ fichaje. Lo ha querido convertir en un potencial ganador del Balón de Oro y lo cierto es que en los últimos tiempos el nivel del galés ha rozado la excelencia. De hecho, en ausencia de Cristiano y Benzema, Bale ha asumido con madurez su papel de protagonista dentro del campo y ha trabajado (tanto en ataque como en tareas defensivas) mucho y bien. Por ello, la expectación por saber qué papel tendrán los dos (Cristiano y Bale) en este curso es muy alta.

Y es que ya en el pasado comenzaron las tiranteces. Rafa Benítez fue a visitar (parece que bajo el mandato de Florentino) a Gareth Bale durante el verano, deferencia que no tuvo con el máximo goleador de la historia del Real Madrid (por supuesto, Cristiano). Después, el malogrado técnico madrileño decidió colocar al galés en la posición de mediapunta, a priori para que destacara más, coartando la libertad de Cristiano en el campo. Eso, y un par de dudas en la sala de prensa al ser cuestionado sobre si el portugués era el mejor, colocó el debate en las primeras planas mediáticas. Y al final, Benítez no rompió el empate, reconociendo que los dos juegan donde quieren.

La llegada de Zidane al banquillo blanco sirvió para calmar los ánimos de todas las partes. El francés supo reafirmar a Cristiano en el papel de referente sin olvidarse nunca de la importancia de Gareth Bale. Aunque todo terminó igualado, quizás el luso finalizó por encima del galés el curso pasado.

Cambio radical en su discurso

Antes del invierno pasado Cristiano jugó más que nunca con la ambigüedad: entrevistas que no eran lo que parecían, susurros en el oído de otros entrenadores y demás maniobras para no dejar claro si se movería o no del Real Madrid. Algo ha debido pasar en los últimos meses para que el portugués cambie su discurso de forma radical: ahora Cristiano insiste una y otra vez en que se va a retirar en el club de Chamartín. No hay lugar siquiera para imaginar un retiro en su país.

Esto ha podido venir por la pujanza de Gareth Bale, que con cuatro años menos que Cristiano (27 y 31) se muestra cerca del mejor momento de su carrera. Hay muchas posibilidades de que Ronaldo, no obstante, gane su cuarto Balón de Oro en enero, pero no parece galardón suficiente para asegurarle el poder en el vestuario del Madrid. Un punto a favor del luso: esta temporada es el cuarto capitán, por antigüedad, de la plantilla. Veremos si ejerce como tal.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99