Menú Portada

Cristiano reina en la batalla de Vigo y el Madrid no suelta la Liga

Mayo 18, 2017

Los de Zidane se impusieron por un claro 1-4 a un combativo y estético Celta

isco cristiano

Fue el clásico partido que había que ganar y el Real Madrid lo ganó. No era un día para centrarse en el cómo y sí en el qué. Este equipo compite y mide los tiempos del partido como nadie. Ataca cuando tiene que atacar -no siempre- y defiende cuando tiene que defender -más que nunca en los últimos años-. Y aunque el resultado pueda hacer adivinar una victoria sencilla ante un conjunto que no se juega nada, no fue fácil. El Celta tardó en meterse en el partido, pero cuando lo hizo se introdujo de lleno. Los jugadores celestes no se imbuyeron del aparente ambiente bélico que había en las gradas hasta que Cristiano hizo el primero. Después se dejaron llevar por el partido y quisieron competir. Se puede decir que se picaron. Así, asistimos a un choque intenso, de mucho contacto, con robos y transiciones muy rápidas, con muchas ocasiones y, cómo no, con polémica arbitral. El clásico partido que decide una Liga. En este caso de verdad.

Esta vez Zidane no hizo rotaciones, al menos no en el grado al que nos tenía acostumbrados. Siguió apostando por Danilo en el carril diestro y eligió a Varane antes que a Nacho (por el que tanto luchó el Real Madrid para que pudiera jugar y que al final no jugó). Con toda la plantilla disponible, es posible que este fuera el equipo titular con la incursión lógica de Carvajal. No así de Bale. Isco está en un momento descomunal y ofrece al equipo lo que necesita en cada momento. Su aportación es el contraste: da pausa cuando el ritmo es frenético y mete potencia cuando las pulsaciones han bajado. Complementa al equipo. Ahora, para mayor satisfacción de Zizou, se entiende a las mil maravillas con Cristiano, el mayor matador del planeta. El portugués es killer fuera y dentro del área, con la derecha y con la izquierda, en los partidos menos importantes y en los cruciales. Y ahí está la clave: Cristiano ha aparecido en todos los momentos importantes de la temporada. También lo hizo en Vigo, con un violento cañonazo desde fuera del área que sorprendió a Sergio, a Balaídos y a todo Vigo en general. Lo que vino después fue un ejercicio de convicción del equipo local, que se entregó por completo al balón. El Celta circuló, combinó, se asoció con fluidez y hasta con cierta belleza, pero sin mayor peligro. Y no llegó al área de Navas porque el Madrid defendió bien en campo propio, con las dos líneas de cuatro muy juntas, tapando los espacios por dentro. A nivel colectivo, el Madrid cada día defiende mejor. Y eso es novedad.

Polémica expulsión de Aspas

El Madrid finiquitó el partido al volver de los vestuarios con una buena transición de Isco coronada con un excelso pase a Cristiano, que en esta ocasión eligió el toque a la fuerza. Cualquier cosa le vale. En ese momento Martínez Munuera, errático en los primeros 45 minutos, se erigió como completo protagonista del encuentro. En esta ocasión perjudicó con claridad al Celta expulsando de manera injusta a Aspas y no haciendo lo propio con Casemiro poco después. Por no hablar de la mano (fuera del área) de Varane en el primer acto. Pudo ser la cosa peor porque en el momento en que decide sacar la segunda amarilla a Aspas perdió el control del partido. Es verdad que el de Moaña no es un buen embajador de sí mismo y sus protestas en la primera mitad debieron quedar en la retina del colegiado, pero no se tira en la acción de Ramos. En todo caso, hay penalti, pero lo que nunca hay es ficción. No obstante, no sería justo otorgar al papel arbitral más papel del necesario, ni en la victoria de Balaídos ni en la Liga que está a punto de conseguir el Madrid.

Contra todo pronóstico, el Celta reaccionó al mazazo con un gol de Guidetti (nefasto durante todo el partido) pero los de Zidane, en ese intercambio de golpes que tan bien dominan, mataron el partido casi acto seguido con el tanto de Benzema. Después Kroos hizo el cuarto, pero pudieron ser más. El Real Madrid no falló y un punto le vale en La Rosaleda. Que un equipo como este pierda en la última jornada sería mucho más que un milagro.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99