Menú Portada
Algunos restaurantes de Madrid exigen un mínimo de 150 invitados para aceptar una reserva

¿Crisis?: Lista de espera de un año para celebrar una boda

Diciembre 4, 2008

El menú por persona se fija entre los 110 y los 140 euros por persona
 
Si es en temporada alta, el precio ronda los 200 euros por invitado
 
Si se quieren enfundar las sillas, el coste por comensal es de 4 euros

pq_652_boda.jpg

En esta ocasión no es la Iglesia quien tiene la culpa. Ni de la crisis ni de que las parejas que quieran contraer matrimonio y celebrarlo con sus allegados como Dios manda tengan que esperar casi un año para el evento. Son datos reales. Joven matrimonio que espera la entrega del piso donde van a convivir para el mes de abril. Lo primero es lo primero, la residencia. Asegurada esta, se dirigen a la Vicaria correspondiente para solicitar fecha para el enlace. Allí, encantados, sin ningún problema: el día y la hora que ellos quieran.
Ilusionados, ella y él seleccionan, entre una amplia oferta, el restaurante “El Antiguo Convento” ubicado en Boadilla del Monte (Madrid). Saben que el precio es alto pero para una ocasión como esta el precio parece no importar. Tan sólo desean que las fechas –entrega del piso, boda y celebración-, coincidan Su gozo en un pozo. Parece que el sector de la restauración, acierto nivel, la crisis no existe.
Los responsables de “El Antiguo Convento”, como si se tratara de un hotel, les informan que si es en temporada alta se requiere una lista de invitados de 200 personas como mínimo con un menú que oscila entre los 110 y los 140 euros. Su presupuesto no alcanza para tanto. Al final, se tienen que contentar con esperar a la denominada temporada baja, en pleno mes de agosto, y con ellos sus 150 comensales.
Y el menú, siempre según testimonio de los contrayentes, tampoco es para tirar cohetes: de primero, ensalada de bogavante o crema de melón; de segundo plato, faisán o solomillo de ternera (si se escoge éste el precio del menú se dispara a los 140 euros); y de postre… el de la Casa. Sin posibilidad de elegir. No todo queda ahí. Si el matrimonio desea contratar los servicios de un cortador de jamón tendrá que pagar, y se abonan, 150 euros; si optan por enfundar las sillas, 3 euros por persona. Eso sí, la barra libre supone un desembolso de 24 euros, con un pequeño matiz: si se incluye en esta opción las bebidas sin alcohol, otros 4 euros más por cabeza.
En definitiva, más de ocho meses de espera para una celebración que les costará, ni más ni menos, que 24.000 euros. Y es que no quedaba hueco en la reserva.