Menú Portada
La presidenta manchega realiza una criba sin precedentes al estilo de José Ramón Bauzá en Baleares

Cospedal ha destituido a 93 altos cargos en Castilla-La Mancha desde las elecciones autonómicas del 22-M

Diciembre 12, 2011

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha continúa su esfuerzo para sanear sus cuentas, así tras conocerse este fin de semana los escandalosos de muchos de sus presentadores acaba de obtener unos 300.000 euros en una subasta de vehículos oficiales, pero no ha logrado vender el Audi-A8 blindado del ex presidente Barreda, que tenía un precio de salida de 156.000 euros y por el que la Junta, en el año 2007, desembolsó 377.000 euros. Por el contrario, sí han logrado colocar la mayoría de gama media.

La Consejería de Administraciones Públicas ha mostrado su satisfacción por los beneficios obtenidos, ya que de los 68 vehículos que salían a subasta pública, han vendido 52, si bien los 16 que no han tenido comprador saldrán en una nueva subasta, pero con precios más reducidos.

Y es que la actual presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, en un intento por ajustar las cuentas de su comunidad autónoma y poner de manifiesto los tiempos de austeridad que toca vivir en esta etapa de crisis económica, ha comenzado con los altos cargos del Ejecutivo regional desde que ganara las pasadas elecciones autonómicas del 22 de mayo. Tras los escándalos de las cuentas de los funcionarios y la gestión que hizo el ex presidente, José María Barreda, de la televisión autonómica, al parecer deficitaria, en esta ocasión van saliendo a la luz los altos cargos que la dirigente popular ha ido apartando de sus funciones en los últimos meses. En concreto, entre junio y octubre, hasta 93 políticos de la etapa socialista han sido cesados de sus funciones, en una criba sin precedentes y en un tiempo récord.

En el capítulo de los ceses llevados a cabo por Cospedal, la primera en caer, a finales de junio, fue Sonia Lozano Sabroso, secretaria general de Presidencia, sustituida por Mar España Martín, una persona muy próxima a Cospedal. Pero esto fue sólo el aperitivo, ya que con motivo del primer Consejo de Gobierno presidido por la secretaria general del Partido Popular, el pasado 1 de julio, se aprobó el cese de un total de 38 altos cargos de una tacada del anterior Ejecutivo socialista, en su mayoría directores generales.

Entre los más destacados figuraban Francisco Juan Moya Martínez, director general de Relaciones con las Cortes; José Juan López Cabezuelo, director general de Coordinación; Vicente Parrilla Ruiz, director del Gabinete del Consejero de Presidencia y Administraciones Públicas; Luis Miguel Maza Alcázar, director general de la Presidencia; Alejandro Martín-Cleto Jiménez, director general de Promoción Institucional; Antonio Illán Illán, director general de Documentación y Análisis; Jesús García Rodrigo, director general de Organización y Protocolo de la Presidencia; y Almudena Álvarez Álvarez, directora general de Planificación y Estudios de la Presidencia del extinto Gobierno de José María Barreda.

Ese mismo día también acordaron los nombramientos de José Luis Ortiz Grande como director general del Gabinete de la Presidencia; José Sánchez Arce como director general de Estudios y Planificación de la Presidencia, y Aránzazu de la Mata Llord como directora general de Organización y Protocolo de la Presidencia.

En una segunda tanda, Cospedal puso en la calle a otros 28 altos cargos, concretamente el 9 de julio, mientras que realizó 13 nuevos nombramientos, además de hacer públicos los nombres de los cinco delegados provinciales de la Junta para esta Legislatura: Francisco Javier Cuenca (Albacete); Antonio José Lucas-Torres (Ciudad-Real); Rogelio Pardo (Cuenca); Fernando Jou (Toledo), y Porfirio Herrero (Guadalajara).

Según publicó el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM), en lo que se refiere a ceses, la Consejería de Educación, Cultura y Deportes es la que más movimiento registró, con diez salidas, siete de ellas correspondientes a directores generales.

Así, hasta completar la larga relación de 93 políticos que se han visto apartados de sus cometidos por Cospedal, y que culminó, hasta el momento, con Francisco Javier Vega Morillas, cesado como director del Instituto de Promoción Exterior el pasado 21 de octubre y sustituido por Ángel Prieto Sotos.

Superávit en 10 autonomías

Por otro lado, la Comunidad Autónoma de Baleares, con su presidente, José Ramón Bauzá, a la cabeza, ha logrado un superávit de 192 millones de euros en el tercer trimestre del año. El dirigente balear explicó en Onda Cero que “desde el primer minuto” los recortes llevados a cabo han sido a nivel estructural, al haberse pasado de 14 a seis consejerías, de 71 a 31 direcciones generales y al eliminarse un total de 92 empresas públicas, así como “todo lo que son gastos superfluos, la cultura de la subvención a patronales y sindicatos y de todo lo que sea prescindible”. Bauzá recordó sin embargo que la comunidad que dirige ha registrado una “buena” temporada turística que ha influido en los resultados.

Según los datos presentados recientemente por la vicepresidenta económica en funciones, Elena Salgado, las comunidades autónomas sumaron un déficit de 12.873 millones de euros hasta septiembre. La ministra explicó que la cifra nacional es ligeramente inferior al déficit registrado en el trimestre anterior. En este sentido, el Gobierno considera “evidente”el efecto de las medidas previstas en los planes de reequilibrio aprobados por el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) en las cuentas regionales, y asegura que si se analiza únicamente el comportamiento presupuestario del tercer trimestre, 10 comunidades autónomas cerraron con superávit.

País Vasco, Castilla y León, Andalucía, Cantabria, Baleares, Aragón, Galicia, La Rioja, Canarias, Madrid y Navarra son las autonomías a las que, de momento, les salen las cuentas, mientras que Castilla-La Mancha, Murcia, Comunidad Valenciana, Extremadura, Asturias y Cataluña siguen en números rojos.

 
Daniel Leguina