Menú Portada
La Sociedad Pública invirtió cerca de 500.000 euros en su compra

Correos pagó 10.000 euros a cada vecino por un local de la Urbanización de Fernández Toxo

Mayo 27, 2010

A raíz de las informaciones que ha venido publicando este medio, distintas instituciones u organismos han procedido a abrir investigaciones sobre las presuntas irregularidades que pudieran haberse producido en la promoción de vivienda protegida en la que tiene su residencia el máximo dirigente de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo. A saber: una persona física no puede tener más de una vivienda, la ley prohíbe modificaciones en cualquiera de ellas y, por último, para poder tener acceso a una Vivienda de Protección Oficial existe un límite de ingresos que con seguridad, Ignacio Fernández Toxo supera con creces.

 

Bonificaciones en impuestos

 

No hay que olvidar que una vivienda de protección pública, por serlo, tiene acceso a una serie de beneficios y bonificaciones. Así en el pleno del  20 de febrero de 2004, el Ayuntamiento de Madrid declaró de especial interés o utilidad municipal, a petición de Javier Ferreras Rodríguez, en representación de Parque Azorín Sociedad Cooperativa Madrileña, las obras de construcción de viviendas de protección pública, autorizadas en la calle del Monasterio de Guadalupe, número 15, a los efectos de la bonificación en la cuota del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras que corresponda a las mismas, por tratarse de obras de construcción de viviendas de Protección Pública de la Comunidad de Madrid contempladas en el artículo 6.2, apartado d.5. de la Ordenanza fiscal reguladora del citado Impuesto.

 

En ese mismo pleno se bonificó por el mismo concepto la promoción de VITRA en el mismo barrio, en la calle Monasterio de El Escorial. Ambas promociones fueron las únicas construidas por las cooperativas de Comisiones Obreras en este ensanche madrileño, muy poco suelo, pero muy demandado. Así, a pesar de la escasa oferta de suelo, se aceptaron miles de solicitudes, que generaron miles de euros no reembolsables. En total, se calcula que los no inscritos supusieron más de 300.000 euros de ingresos, casi la mitad del valor total de la hipoteca de la promoción de Fernández Toxo a la que muchos ni supieron ni tuvieron acceso, a pesar de que sus ingresos si justificaban al menos acceder al concurso.

 

Un negocio redondo

 

Pero si el escaso coste de una urbanización situada en una de los nuevos barrios más caros de Madrid ya es de por si un buen negocio, lo es más cuando además se produce una rápida venta de los locales. Una suerte, cuando cuatro años más tarde de finalizar la obra lo que más abunda son los locales vacíos en el barrio, y los que más abundan son las sucursales bancarias y las farmacias.

 

Así, a pesar de que el local se encuentra en una zona tranquila, excelente para vivir, pero lejos de las calles de más tránsito e incluso del pequeño centro comercial que tiene el PAU, la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos decidió comprar a la cooperativa de Fernández Toxo varios locales para ubicar allí la oficina de Correos del nuevo barrio.

 

Entonces era presidente de la Sociedad Estatal José Damián Santiago, dirigente que como ya denunció extraconfidencial.com mantuvo muy buena relación con Comisiones Obreras. Así, siendo su máximo responsable, procuró ganarse la paz social en Correos, con subvenciones por un millón de euros e incluso multiplicando por tres los liberados respecto a otros sindicatos.

 

En esas mismas fechas pagaba alrededor de 500.000 euros por un local en la parte lateral del edificio, en la Avenida de Santuario de Valverde. Beneficios extraordinarios que la Cooperativa Parque Azorín no informa, al no presentar sus cuentas, pero que supusieron más de 10.000 euros para cada vecino, cómo se informó en la primera reunión celebrada antes de la entrega de las viviendas, ya que al ser cooperativistas la venta de los locales repercute directamente s ellos. Por los diferentes locales que ocupo Correos, el 2.1, el 2.2 y el 3.1 pagó 3.353 euros el metro cuadrado. Todo un chollo para los cooperativistas pagado por todos los españoles, a través de una Sociedad como Correos que ha pasado de ganar 20 millones de euros a las pérdidas.