Menú Portada
Mientras continúa la privatización encubierta de la Sociedad Estatal y las pérdidas

Correos licita un concurso de 8,8 millones para una Campaña de Publicidad de productos del Grupo

Diciembre 28, 2010
pq_922_sixto_heredia_correos.jpg

De nada importa que Correos y Telégrafos perdiera en el último año 200 millones; menos aún -sin que la oposición ni los ciudadanos se enteren-, que continúe imparable la privatización de determinados servicios, como el envío de paquetería internacional o la cesión a empresas privadas de determinados servicios postales nacionales. Y, quizás lo más sorprendente, que ni el ministerio de Economía y Hacienda de Elena Salgado y el de Fomento del alicaído José Blanco digan está boca es mía, como miembros del Consejo de Administración de la Sociedad Estatal. El actual presidente, Sixto Heredia, y su antecesor, José Damián Santiago –curiosamentefue designado secretario general de Infraestructuras del ministerio de Fomento-, se han entregado a no se sabe qué intereses inconfesables para debilitar año tras año lo que antaño era un servicio público ejemplar.

Pero como decíamos nadie toma cartas en el asunto. El caso es que el pasado 21 de diciembre, el subdirector de Compras, J. Javier Goñi Beltrán de Garizurieta, anunciaba la licitación por parte de Correos del expediente “Campaña de Publicidad Productos Grupo Correos 2011 (2 lotes)”. El presupuesto para la mencionada licitación, que se ejecutará por el sistema de procedimiento “negociado” es 8.850.000 euros. Habrá que estar ojo avizor para ver qué empresa o qué profesional, se entiende, resultará agraciado con tan jugo contrato.

Sabemos que los trabajadores de Correos, que a medida que pasan los meses y los años trabajan en condiciones cada vez más precarias, no podrán leer esta información ya que –desconocemos el motivo-, su presidente Sixto Heredia tiene censurado a Extraconfidencial.com en la Intranet de la Sociedad Estatal. Pero en nuestra Hemeroteca quedan almacenadas las múltiples informaciones publicadas en el periódico sobre este servicio. Y quizás él y su antecesor, el citado José Damián Santiago, tengan que responder judicialmente de las algo más que sospechosas operaciones inmobiliarias autorizadas bajo su mandato.