Menú Portada
La extraña mansión está ya preparada, por sus altas vallas y controles aleatorios, para albergar a posibles huéspedes reales

Corinna, la “amiga íntima” del rey Juan Carlos I, podría ir a vivir en compañía real y en breve a su mansión de Somosaguas por las fuertes medidas de seguridad instauradas

Julio 6, 2015

Según afirman, “Corinna ha supervisado personalmente las obras y así se lo comunicó ella misma en su día a la Junta de Propietarios. Vino a ver la mansión y a vigilar las nuevas obras. Pero aquí dentro hay un silencio absoluto, más bien por miedo a que algo salga a la luz”
La vivienda de la alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein se encuentra en la calle Siete Cerros de la Urbanización Somosaguas Norte y está ya casi construida bajo unas extremas medidas de seguridad, con cámaras en todos los alrededores de la propiedad y con vigilancia en toda la Urbanización a cargo de una conocida empresa privada


La aristócrata alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, “amiga íntima” del rey emérito Juan Carlos I, nacida en 1965 como Corinna Larsen, ha vuelto a saltar a la opinión pública española. Como ya adelantó en su día en primicia informativa Extraconfidencial.com, tras una extensa investigación, la posibilidad de que Corinna zu Sayn-Wittgenstein hubiese elegido fijar definitivamente su residencia en España en la calle Siete Cerros de la Urbanización Somosaguas Norte, ubicada en el término municipal madrileño de Pozuelo de Alarcón, toma tintes de seria realidad. Y, además, todo apunta -por las medidas extremas medidas de seguridad que rodean la vivienda-, que lo hará acompañada.

Durante sus estancias en España, Corinna zu Sayn-Wittgenstein siempre ha contado con un importante despliegue de seguridad en torno a su persona. Y no sólo en sus pernoctaciones en Madrid, sino también por toda la geografía española. Ahora, este dispositivo se plasma en la nueva mansión de Somosaguas, que según fuentes solventes de los cenáculos de poder madrileño, ocupará casi con toda seguridad en compañía real. Las fuertes medidas de seguridad, con controles aleatorios y altas vallas en torno a la parcela, para no ser objeto de miradas curiosas, apuntan en este único sentido.

Se tapa quiénes son los verdaderos propietarios de la mansión de Somosaguas

La calle de la Urbanización donde se ubica la posible nueva vivienda de la princesa Corinna no es accesible ni siquiera en Google Earth. Además, es una de las pocas calles de la localidad del municipio de Pozuelo de Alarcón que tampoco ha sido topografiada por Street View. Se trata de un súper chalé con una superficie construida de quinientos metros cuadrados en un terreno de dos mil novecientos quince metros cuadrados destinado a zonas verdes, ajardinadas y de recreo y aparcamiento, así como a viales interiores de la parcela. La vivienda constaba inicialmente de una sola planta, pero por el desnivel del terreno en la fachada posterior existe otra planta. Linda al norte con una chopera propia de la Urbanización.

Graves fallos registrales, al igual que ocurrió con la infanta Cristina en el Caso Noos, asignan oficialmente la parcela de la Urbanización de Somosaguas, donde puede ubicarse Corinna zu Sayn-Wittgenstein, a la empresa ISB Arabi que no es la verdadera propietaria, sino la de la parcela adyacente, haciendo bailar los números 22 y 24 de la calle Siete Cerros, con el visto bueno del Ayuntamiento del PP de Pozuelo de Alarcón.Todo indica que el Registro de la Propiedad tapa quienes son los verdaderos propietarios de esta mansión de Somosaguas, ya que no hay ninguna explicación razonable de cómo se puede hacer bailar dos números consecutivos de una calle tanto registralmente como en la ordenación territorial de una Urbanización, intentando confundir sobre los verdaderos propietarios.

Según afirman a Extraconfidencial.com los vecinos de la elitista Urbanización madrileña de Somosaguas la aristócrata ha supervisado ya personalmente las obras y así se lo comunicó ella misma en su día a la junta de propietarios. “Vino a ver la mansión y a vigilar las nuevas obras. Pero aquí dentro hay un silencio absoluto, más bien por miedo a que algo salga a la luz”, aseguran estas fuentes.

Hasta el momento, y tras el incidente la cacería de elefantes en Botsuana en abril de 2012 en la que acompañó al rey emérito Juan Carlos I y donde éste se fracturó la cadera, su vida fluctuaba entre sus propiedades de Londres y Montecarlo. Aunque con anterioridad, durante sus prolongadas estancias en España años atrás, se alojó en la Finca La Andorrilla, perteneciente a Patrimonio Nacional y situada en los Montes de El Pardo, muy cerca del palacio de La Zarzuela.

La noticia sobre la posibilidad de que estuviese buscando una casa para acomodarse en Madrid cerca de Zarzuela fue una investigación de Extraconfidencial.com. Una vivienda que ahora ya está casi construida bajo unas extremas medidas de seguridad, con cámaras en todos los alrededores de la propiedad y con vigilancia en toda la urbanización a cargo de una conocida empresa privada.

La alemana fue bautizada en el alias policial, cuando era vigilada por el CNI, como “Ingrid”

La aristócrata alemana, que ha estado casada en dos ocasiones y tiene dos hijos (niña y niño), se divorció de su segundo marido, Casimir zu Sayn-Wittgenstein, tras cinco años de matrimonio. Gracias a ello conservó de motu propio el título de Princesa y Alteza Serenísima. La supuesta princesa alemana fue bautizada en el alias policial, cuando era vigilada por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), como “Ingrid”, en relación a su melena rubia y su procedencia germánica. En su día ya tuvo incidentes con los paparazzis mientras pernoctaba en El Pardo.

Según la investigación realizada por este periódico, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, actúa desde el año 2005 de lobbysta profesional. Y lo hace como consultora internacional a través de su empresa Apollonia Associates, que ella misma fundó en el Reino Unido como perfecta plataforma para sus negocios. Su campo de acción se basa fundamentalmente en el Golfo Pérsico, Hispanoamérica, Europa Occidental, Estados Unidos y los países de la extinta Unión Soviética, a cuyos principales empresarios conoce por su ubicación en el Reino Unido. Hay que recordar que Corinna zu Sayn-Wittgenstein era una de las principales organizadoras de cacería para estos magnates a través de la influyente armería británica, Boss, de la que era directora general. La supuesta princesa alemana siempre ha significado públicamente que es “amiga íntima de Juan Carlos I” y nadie descarta ya que puedan irse a vivir juntos a Somosaguas.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho