Menú Portada
Entrega 39,2 millones en el tercer trimestre

Cooperación Internacional destina 5 millones de euros a Afganistán y sólo 3,9 millones a 33 proyectos en Iberoamérica

Noviembre 25, 2012
pq_885_morenes-margallo.JPG

Hace apenas una semana, concluía la cumbre Iberoamericana de Cádiz, en la que los Jefes de Estado y de Gobierno allí reunidos defendieron una relación “renovada” de cooperación que centrarán a partir de ahora en favorecer el “desarrollo económico al servicio de la ciudadanía”, según la ‘Declaración de Cádiz’ que han suscrito al término de su encuentro.

También se comprometieron a desarrollar las infraestructuras en ámbitos como el transporte, las telecomunicaciones, la energía y el uso y gestión sostenible del agua, sectores en los que las empresas españolas son líderes mundiales, pero también a facilitar la implantación de las pymes a lo largo del espacio iberoamericano y a impulsar “la creación de trabajo decente”.

Todos estos puntos, ya están en la agenda de España desde hace décadas y se plasman en la práctica entre otros puntos en las Ayudas de Cooperación Internacional, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de José Manuel García-Margallo, que aunque se hayan recortado en 2012 y lo harán más en 2013 destinan millones de euros a distintos proyectos. En concreto, se acaba de aprobar las cuantías correspondientes al tercer trimestre de 2012 por un importe global total de 39,2 millones de euros, de las cuales, la cantidad más importante, 28 millones de euros, tienen como destino proyectos y fondos de ayuda humanitaria genéricos, pero lo más llamativo es que en los fondos que van a proyectos concretos de países, Iberoamérica no es la principal beneficiada, 33 proyectos y 3,9 millones de euros, pero mucho menos que los 5 millones de euros que van a Afganistán.

El coste de Afganistán

Estos cinco millones de euros se dividen en dos partidas de un mismo proyecto “Apoyo al desarrollo de la Provincia de Badghis a través de programas de desarrollo rural y la lucha contra el hambre, salud pública, agua y saneamiento, educación, crecimiento económico para el desarrollo humano, gobernabilidad democrática y género” lo que aumente el enorme coste de los 11 años de presencia del ejercito español en el país Asiático. Desde luego el más importante son las vidas de los soldados españoles, pero no hay que menospreciar el económico.

En la última semana de octubre, una parte de las tropas española desplegadas en el país asiático volaron ayer hacia España en el que es el primero de la serie de vuelos programados para llevar a cabo la reducción inicial de los efectivos militares, una disminución progresiva que el Gobierno ha decidido acelerar, así el nuevo contingente contará con un 10% de militares menos –cerca de 120 efectivos-, según las directrices marcadas por el ministerio dirigido por Pedro Morenés y pactadas con los aliados internacionales. En 2013 España abandonará a provincia de Badghis, la zona de Afganistán bajo control español, y una región que este trimestre ha recibido más fondos  de España que todos los países Iberoamérica.