Menú Portada

Constantino de Grecia publica sus memorias, “Sin título”, en la prensa ateniense

Noviembre 30, 2015
constantino grecia

Sorpresivamente, desde el pasado domingo 22 de noviembre, y en tres entregas semanales, el diario conservador, pero no monárquico, ateniense de gran tirada nacional e internacional To Vima Tis Kyriakis comenzó a publicar las memorias del rey Constantino de Grecia tituladas “Sin título”, que ya el primer día de su aparición generaron un enorme interés entre la población local agotándose desde primera hora. Según declaraciones del propio ex rey de Grecia se trata de un recuento de sus recuerdos, que incluye elementos de la historia familiar de la dinastía griega desde sus comienzos en tiempos de su bisabuelo el rey Jorge I. “Siento – ha declarado – que es mi deber transmitir aquellos hechos de los que fui testigo”. Un trabajo inesperado que podría revelar datos de importancia de una dinastía que, como la griega, lleva a sus espaldas una larga historia de exilios y de restauraciones y que coincide con la publicación, también estos próximos días, de una biografía de su madre, la siempre polémica reina Federica, salida de la mano de la periodista Alexandra Stefanopoulou que tiempo atrás ya publicó la cartas de amor del rey Constantino I, abuelo de nuestra reina doña Sofía, a su amante la actriz italiana Paola Lottero, condesa de Ostheim, por entonces divorciada del príncipe Hermann de Sajonia-Weimar-Eisenach.

La dinastía griega y su devenir histórico continúan generando un gran interés en el país, donde la presencia de la familia real es cada día mayor. El pasado verano Constantino puso finalmente a la venta por 11 millones de libras esterlinas su enorme mansión situada en Hampstead Heath, un elegante suburbio de Londres, donde los royals griegos residieron durante años dando con ello pábulo a la idea generalizada de que doña Sofía residía más en Londres que en Madrid. Una venta motivada por su instalación definitiva en Grecia, donde él posee una gran casa en el turístico enclave de Porto Helli, y un departamento en Atenas, aunque también se le ve mucho en una gran suite del lujoso Hotel Grande Bretagne de Atenas que pone a su disposición un rico armador. Allí también tiene casa propia su hermana la princesa Irene, en la que recala doña Sofia durante sus cada vez más frecuentes visitas a su país natal.

Unas memorias que, parece, serán poco reveladoras

El interés por las memorias de Constantino tiene su origen en la dificultad que por cuestiones políticas ha habido hasta ahora en el país de acceder a declaraciones o entrevistas suyas. De hecho son muchos los miembros de la alta sociedad griega que en los últimos años han criticado su silencio ante la debacle del país, pero no parece que estas memorias, comenzadas en 2010, vayan a desvelar grandes cosas aunque para el monarca es muy importante rescatar la memoria de su familia que, por lo general, es sistemáticamente olvidada en los recuentos históricos de un país forjado por sus antepasados, que lucharon mucho por su integridad territorial, a quienes por cuestiones también políticas se ha hecho muy poca justicia objetiva.

Y en esa misma línea de presencia en Grecia la princesa Tatiana, nuera de Constantino, presentaba a la prensa británica el pasado octubre su proyecto para ayudar a los artesanos griegos, que espera que sea una plataforma internacional para que productores artesanales de ropa y de cerámica puedan ponerse en contacto con diseñadores y marcas de fuera de sus fronteras para evitar la completa desaparición de su pequeña industria local. Tatiana reside en Atenas junto a su esposo el príncipe Nicolás, que el pasado 2 de noviembre presentaba en la lujosa galería de la casa de subastas Christie’s sus trabajos artísticos -imágenes impresas sobre planchas de aluminio flotante que se acompañan de un complejo programa de ordenador-, en los que ha trabajado durante seis meses en conjunto con la empresa tecnológica norteamericana Soundwall. La muestra generó un gran interés entre la rica colonia griega de Londres y a ella no faltaron ni los reyes Constantino y Ana María, ni los príncipes Miguel de Kent y Kirill de Bulgaria. Días después el activo Nicolás volaba hacia Pakistan donde deseaba sumarse al proyecto de la británica Tracey Curtis-Taylor, que ha querido rememorar el vuelo Inglaterra-Australia que realizó en 1930 la también inglesa Amy Johnson. El príncipe abordó el biplano vintage, un Boeing Stearman de 1942, que pilotó durante tres horas entre Gwadar y Karachi.

Nicolás de Grecia ante una de sus obras
Nicolás de Grecia ante una de sus obras

Bélgica límite el número de posibles príncipes herederos

Entre tanto en Bélgica, tan maltratada en los últimos días, la corte publicaba en fechas recientes un decreto regulando las nuevas normas que van a regir las titulaciones de la dinastía belga que, al igual que otras familias reinantes de Europa, también busca limitar el número de príncipes evitando con ello una gran inflación de altezas reales. Según el decreto, a partir de ahora solo los hijos y los nietos de los soberanos reinantes y de los príncipes herederos de turno tendrán derecho a llevar el título de príncipe o princesa de Bélgica, permitiéndose conservarlo a quienes actualmente no se ajustan a esta norma pero ya gozan del título.

Así mismo, el rey Felipe ha otorgado su consentimiento, de manera retroactiva, al matrimonio de su sobrino el príncipe Amadeo con la aristócrata italiana Elisabetta Maria Rosboch von Wolkenstein. El príncipe queda así reintegrado al orden de sucesión al trono, pero sus hijos ya no serán príncipes de Bélgica sino archiduques de Austria por ser Amadeo hijo del archiduque Lorenzo de Austria. La medida, sin embargo, parece haber llegado en el peor de los momentos pues son muchos los que critican que la casa real se entretenga en estas cuestiones, para muchos banales, en momentos de tanto sufrimiento y de tanta angustia para la población de Bruselas.

Ricardo Mateos