Menú Portada
Polémica en el país heleno por una que adquirió en la localidad costera de Saint Aimiliano y que, supuestamente, compró al empresario y aristócrata italo-libanés Marc Soursock, hijastro del príncipe Sadruddin Aga Khan, por la suma de 5 millones de euros, cantidad al menos dos veces menor del valor

Constantino de Grecia: “Debemos dar tiempo al nuevo liderazgo de Alexis Tsipras”

Abril 5, 2015

Hace tan solo dos años que el hermano de la reina doña Sofía decidió quemar sus naves vendiendo su casa del elegante barrio de Hampstead, en las afueras de Londres, para asentarse definitivamente en su Grecia natal tras 46 años de exilio

pq_929_constantino-tatoi.jpg

Con una Grecia en profunda depresión económica y en duras y difíciles negociaciones con las mas altas instancias económicas de la Comunidad Europea, el ex rey Constantino, hasta ahora muy prudente en sus declaraciones públicas, se ha desmarcado de esa política en una larga entrevista para el prestigioso diario The Times de Londres, en la que expresa de forma abierta su apoyo al nuevo liderazgo político en el país y sugiere que debe de darse tiempo al nuevo gobierno para clarificar su posicionamiento. Constantino, que enfatiza su apoyo de siempre a los gobiernos elegidos democráticamente y que pide una oportunidad a las medidas anti austeridad del gobierno de Alexis Tsipras, declara que Ángela Merkel es dura, pero todos debemos de ser tratados como iguales y no como si fuésemos más jóvenes o inferiores. Las pensiones y los salarios han sido duramente golpeados y, cuando no puedes alimentar a tus hijos y a tus mayores, o no puedes adquirir medicinas, ¿qué puedes hacer? Los griegos somos una nación orgullosa, y Europa podría haber hecho gala de una mayor tolerancia hacia nosotros”.

Hace tan solo dos años que el hermano de la reina doña Sofía decidió quemar sus naves vendiendo su casa del elegante barrio de Hampstead, en las afueras de Londres, para asentarse definitivamente en su Grecia natal tras 46 años de exilio. Allí ha adquirido casa propia, y cuenta con una suite que pone a su disposición uno de los ricos armadores griegos que le apoyan desde hace años en el lujoso y emblemático Hotel de Grande Bretagne, frente al viejo palacio real de Atenas que actualmente alberga el Parlamento. A sus 74 años, Constantino (para sus amigos “King Kong” y para su familia “Tino”), padece una grave dolencia cardiaca que le muestra ciertamente avejentado tal y como pudo verse hace tan solo unas semanas durante la ceremonia que él y su familia celebraron en el parque del palacio de Tatoi en recuerdo de sus padres, los reyes Pablo y Federica.

El príncipe Nicolás y su hermano Pablo, muy diferentes

En sus posiciones políticas, el ex rey cuenta en Grecia con un gran apoyo en la persona de su hijo el príncipe Nicolás quien, según nos cuentan, muestra un gran interés por la política local en la que comienza a estar implicado. Él y su esposa, Tatiana Blatnik, residen en un elegante barrio ateniense y su actitud para con Grecia difiere de forma notable de la de su hermano Pablo, que, si bien se mantiene al tanto de todo cuando acontece en el país, al que viaja con frecuencia, ha optado por continuar residiendo entre Londres y Nueva York lugares de preferencia de su esposa, la diseñadora de moda Marie Chantal Miller, a quien algunos miembros de la familia extendida de los monarcas griegos consideran una persona un tanto frívola.

No obstante, tras las recientes elecciones en el país el príncipe Pablo, que ha recibido algunas críticas por su escaso compromiso con un país que pasa por enormes sufrimientos sociales, declaró a la prensa que “la lección a aprender es que la mayoría de los líderes de los partidos lo dieron todo por tener la oportunidad de entrar en el Parlamento, pero lo hicieron sin una valoración y un aprecio reales de las necesidades del país y de los ciudadanos. Espero que veamos un liderazgo con responsabilidad para Grecia, para toda la población y, por supuesto, para nuestro lugar en Europa”.  

Polémica en torno a las propiedades del ex rey

Pero como las personas reales no pueden nunca estar exentas de polémica, las críticas ya están servidas en un país fuertemente empobrecido pues ya el año pasado la prensa helena aportaba amplia documentación según la cual la hermosa villa que el ex rey ha adquirido en la localidad costera de Saint Aimiliano, en la región de Porto Heli del turístico Peloponeso, le habría sido vendida por el empresario y aristócrata italo-libanés Marc Soursock (un hijastro del príncipe Sadruddin Aga Khan), por la suma de 5 millones de euros, cantidad al menos dos veces menor del valor real de la propiedad que está situada en un entorno de muy alto valor turístico. Además, se dice que esta compra podría ser la causa de la cancelación de de los planes previos de Constantino de construir un palacete sobre una finca de unos 40 acres por valor de 1,5 millones de euros en la región de Gialeza, también cercana a Porto Heli, y ubicada frente a la Isla de Spetses en la que se le ha visto en numerosas ocasiones. Una propiedad de la que él no consta ser el verdadero propietario, pues fue adquirida por una empresa off-shore denominada Torcoll Properties Ltd., escriturada en abril de 2014, y radicada en Nicosia cuyo único accionista parece ser el propio rey Constantino.

Toda una gran polémica que tendría relación con el un tanto incierto estatus del ex rey en un país con el que mantuvo una larga disputa de décadas por la recuperación de los bienes que fueron incautados a la familia real en 1974. Y ello en momentos en los que los crecientes deseos de una restauración de la monarquía en las vecinas Serbia y Rumania podrían hacer aumentar el sentimiento monárquico en Grecia, que históricamente siempre acabó llamando a sus reyes de vuelta después sus numerosos exilios.

Por otra parte, de lo que no puede dudarse es del amor que sienten por Grecia tanto el rey Constantino como su hermana la princesa Irene, de quien nos dicen que ha adquirido un departamento en la céntrica plaza ateniense de Sintagma y su hermana doña Sofía, que siempre regresa a su país natal con una más que amplia sonrisa.

 
Ricardo Mateos