Menú Portada
Su hija Theodora protagonizará un culebrón para la televisión norteamericana

Constantino de Grecia continúa contando con el apoyo de los Windsor

Octubre 23, 2011
pq_923_Tino-y-Lilibet.jpg

Empeñada en su carrera de actriz en los Estados Unidos la princesa Theodora de Grecia, hija menor del rey Constantino y sobrina de doña Sofía, parece estar viendo coronados sus esfuerzos con un flamante papel de protagonista con el que el próximo 5 de diciembre debutará en un culebrón televisivo de la cadena CBS titulado “The Bold and the Beautiful”. En el serial la princesa, que compartirá reparto con la top model Nicole Fox, dará vida a Alison, la asistente personal del editor Bill Spencer en una historia sobre competitividad entre dos reconocidas firmas de moda con la princesa como espía infiltrada en una de ellas. Theodora, que estudió artes dramáticas en la Universidad de Brown, reside actualmente en Los Angeles donde se mueve en los altos círculos del mundo de Hollywood asistiendo a entregas de premios y soirées en Santa Bárbara y en otros lugares de la meca del cine. Allí acaba de participar en la filmación de la nueva versión para televisión del western clásico “The Big Valley”, en 2010 tomó parte en la película “The Lightkeeper” (con actores como Richard Dreyfuss), y quizá sigue los pasos de su prima en tercer grado Catherine Oxenberg, en otro tiempo protagonista de la popular serie “Dinastía” en el papel de Amanda Carrington.

No le faltarán buenos padrinos a Theodora, cuyo padre el rey Constantino continúa gozando en Inglaterra del indefectible apoyo de la familia real británica para la cual la dinastía griega siempre ha sido la depositaria de particulares atenciones y afectos. Constantino II, que padece una afección cardiaca que le muestra notablemente envejecido y que no le ha permitido estar presente en las grandes bodas del Gotha europeo de este año, ha podido contar recientemente con una importante muestra más del apoyo de siempre de su prima la reina Isabel II, que con gusto ha asistido a un acto organizado por él el pasado 18 de octubre en el Wellington College de la ciudad de Crowthorne, en el condado de Berkshire.

Alegre acto

La ocasión fue la apertura del Round Square Internacional Conference para la cual la soberana británica, el duque de Edimburgo y el príncipe Andrés (a quien su madre quiere dar apoyo en momentos en los que él recibe gruesas críticas por sus recientes escándalos financieros) se desplazaron especialmente en vísperas de un agotador de Isabel II y su esposo por Australia en visita oficial. La reina se mostró particularmente alegre durante todo el acto, haciendo énfasis en su discurso a la larga asociación de su familia con ese tipo de escuelas que buscan la formación integral de los alumnos en los planos físico, cultural y espiritual.

El rey Pablo de Grecia, padre de Constantino, fue en su tiempo uno de los paladines del movimiento Scout y el duque de Edimburgo, esposo de Isabel II, se formó en la escuela de Gordonstoun cuyos valores pedagógicos son los mismos que recibieron años después sus hijos el príncipe de Gales y los príncipes Andrés y Eduardo y que, décadas antes, también habían recibido la reina doña Sofía y su hermana la princesa Irene de Grecia durante sus años de estudio en la prestigiosa escuela alemana de Salem, seguidora de los principios formativos del alemán Kurt Hahn (internacionalismo, desafío, responsabilidad, y servicio). Ambas escuelas, Gordonstoun y Salem, están estrechamente vinculadas al Round Square Conference of Schools hecho que explica la singular deferencia de Isabel II, su esposo y su hijo para con su primo griego, por compartir todos ellos ciertos valores educativos que podemos claramente rastrear tanto en doña Sofía, por su interés en temas de solidaridad internacional y promoción del desarrollo y su participación en los encuentros del Grupo Bildelberg, como en el príncipe de Gales con su reiterado interés por la antroposofía, la ecología y por el desarrollo sostenido.

Ricardo Mateos