Menú Portada

Consejos económicos para sacar el máximo provecho a las rebajas

Enero 2, 2017
rebajas

Hoy empiezan las rebajas de invierno en buena parte de España y en la mayoría de los establecimientos comerciales, y lo hace en un momento delicado para el bolsillo de muchos consumidores. Diciembre y enero son los principales meses de gasto en España. Se juntan dos grandes momentos. En primer lugar, los gastos navideños. Aunque cada día son más los que planifican y distribuyen en el tiempo los diferentes desembolsos derivados de las fiestas navideñas (ocio, alimentación, regalos), siguen siendo más los que dejan para el final buena parte de las compras y con ello, se juntan con unas rebajas que cada año adelantan más su fecha de inicio.

El resultado, es que año tras año hay más competencia, más reclamos y mayores alicientes. Se busca que el cliente compre lo más posible en estas pocas semanas, teniendo en cuenta que la competencia no sólo son otros establecimientos en rebajas, también los que ofrecen descuentos todo el año a través de los outlets. El sector del outlet sigue creciendo en España, aunque su ritmo sea menor que en ejercicios precedentes. Se ha consolidado en tipos de productos masivos, como moda y electrónica, a la vez que aumenta en otros tipos de productos. Esta competencia es más clara en determinados segmentos de población, especialmente entre los que están entre los 20-45 años, pero sus efectos animan a todos los sectores dónde venden.

La respuesta de las rebajas del comercio tradicional ante esta “amenaza” es ofrecer descuentos elevados, que se van incrementando según pasen las semanas. Estos porcentajes de descuento, que en muchas ocasiones llegan hasta el 70% o 80%, muchas veces llevan a compras compulsivas, rápidas, no analizadas y en algunos casos, problemas posteriormente en el pago de las mismas. Por todo ello, seguir una serie de consejos nos ayudará a aprovechar mucho mejor las rebajas.

Consejos para aprovechar las rebajas

– Comprar exclusivamente lo que necesite: Cualquier compra innecesaria, por menor que sea el precio, es un gasto añadido a su presupuesto. Para ello es recomendable pensar de antemano que va a comprar y preparar una lista con estos productos.

– Consultar precios: Internet facilita mucho esta labor. Usar tiempo antes de comprar nos puede suponer un ahorro más que importante teniendo en cuenta que hay muchos productos de marca que puede encontrar en diferentes establecimientos.

– Exige conocer el precio original: Siempre se debe mostrar de forma obligatoria junto al rebajado, o bien indicar de forma clara el porcentaje de la rebaja. Así conoce el ahorro conseguido y si merece la compra o no.

– Averigüe si existen condiciones especiales para las compras: Debe indicarlo expresamente. Por ejemplo, es muy común que las devoluciones en el caso de que existan, no se permitan hacerlas en efectivo y si en vales de compra para usos futuros. Hay que tenerlo muy en cuenta a la hora de realizar esta compra, ya que quizá no sea un establecimiento habitual, o sólo busque un producto específico y con ese vale puede verse obligado a volver a comprar en este establecimiento algo que ni quiere o necesita.  Igualmente puede que no acepten el pago con tarjeta, o que el plazo de devolución sea mucho más corto.

– Conserve el tique de la compra o factura: Será necesaria para cualquier reclamación

– Revisa lo gastado y haz un pequeño análisis: Tómese un pequeño tiempo para el análisis, si en realidad ha comprado lo que necesitaba o ha comprado más. Qué gastos le ha ocasionado y si podía haber pagado menos. Todo ello ayudará en las futuras rebajas.

Controla la tarjeta de crédito

Un aspecto esencial para sacar el máximo partido a las rebajas es cómo se pagan todas las compras y las tarjetas de crédito juegan un papel clave. No pagar en el momento tiene sus riesgos y financiar con tarjetas sin tener en cuenta los gastos que acumulamos puede suponer en muchas ocasiones un problema. Fraccionar o financiar la compra es cómodo y práctico, pero tiene un coste, y por ello tenemos que analizarlo y buscar siempre la solución económica más beneficiosa.

En primer lugar, escogiendo la tarjeta que más les beneficie. Existen tarjetas específicas para compras y financiar las mismas que tienen un coste bastante más razonable e incluso descuentos. En segundo lugar, procurando pagar de la forma más efectiva que equilibre nuestras posibilidades con el menor gasto, es decir, pagando siempre lo máximo que pueda.

Una de las grandes ventajas de las tarjetas de crédito es la flexibilidad. Esta les permitirá en la mayoría de los plásticos modificar la cuota siempre teniendo en cuenta que antes pague, menos intereses abonará.

Las rebajas son una oportunidad para comprar lo que necesite por menos, si se toma un tiempo para analizar qué compra y cómo lo hace, sacará el máximo provecho a las mismas.