Menú Portada

Consecuencias de la Super Bowl: se consumieron 600 millones cervezas y seis millones de norteamericanos fingieron estar enfermos el día después de la final para no ir a trabajar

Febrero 9, 2016
super bowl

En la madrugada del pasado domingo se celebró la 50 edición de la Super Bowl, la final de la Liga de Fútbol americano y fenómeno deportivo por excelencia en Estados Unidos que ganaron los Denver Broncos. El país entero se paralizó batiendo el record de audiencia con 130 millones de televidentes. Todo ello lleva a que en su descanso, la publicidad no sólo se convierta en la más cara del año, sino en un fenómeno televisivo independiente incluso a lo deportivo. En 2015, los 82 anuncios que se mostraron en el intermedio del partido supusieron un gasto de 345,4 millones de dólares.

Otra de las estadísticas sorprendentes es la del consumo de cerveza. Según la prestigiosa consultora Nielsen, el gasto de los consumidores a nivel nacional de esta bebida ha aumentado en 40 millones de dólares en la semana previa a la Super Bowl y se estima que el pasado domingo se rebasó la cuota de 600 millones de cervezas consumidas.

Récord de absentismo laboral

Después de tanta fiesta y tanto alcohol tocaba recuperarse, y lo peor, es que el día siguiente era lunes, seguramente más triste para muchos que el famoso “Blue Monday”. Por todo ello, el día después de la Super Bowl también ha batido otro récord, pero de absentismo laboral.

Según el estudio de Workeforce Institute y Kronos Incorporated, 16,5 millones de empleados no acuden a su trabajo el día después. El resultado es llamativo más allá de su cuantía, ya que de estos, 10,5 millones de trabajadores gastan un día de sus vacaciones y piden permiso para ello pero más espectacular es que 6 millones lo hacen fingiendo estar enfermos.

Pero este no es el único “conflicto laboral” que generó la final de la Liga de Fútbol Americano.  Otros 7,5 millones llegaron tarde a sus trabajos ayer lunes, destacando los denominados Milennials o  Generación Z, ya que el 20% de los “tardones” tienen entre 18 y 34 años. Todo este absentismo record -entre faltas justificadas, injustificadas y retrasos-, afecta al 20% de la mano de obra norteamericana y se distribuye entre toda clase de trabajadores. Así por ejemplo, al menos un 29% de los mismos son cargos intermedios con responsabilidad con respecto a otros asalariados.

Y es que si algo tiene este fenómeno deportivo es que gusta a todos los estratos sociales, atrayendo a millones de personas aunque no sean seguidores de los equipos en liza. Y ojo, que son las mujeres las que más crecen en estas “malas costumbres”.