Menú Portada
Creados en esta última Reforma Fiscal para fomentar el ahorro a largo plazo

Conozca los puntos clave de los nuevos Planes de Ahorro 5

Febrero 12, 2015

Tener un pequeño capital que nos permita hacer frente a importantes imprevistos es siempre beneficioso. La crisis y la falta de incentivos ha hecho que sean pocos los que apuesten por estos fondos y por eso es positivo que se creen productos con beneficios fiscales, aunque las limitaciones de estos, ofrecen tanto luces como sombras

pq_929_ahorro.jpg

Los Planes Ahorro 5 o Planes de Ahorro a Largo Plazo son los nuevos productos creados en la Reforma Fiscal, que acaba de entrar en vigor, con el objetivo de conseguir una reserva económica duradera. La falta de ahorro-previsión es un problema grave en nuestra economía y es causa en buena parte por los efectos de la crisis pero también por la falta de costumbre en España para imprevistos y la ausencia de estímulos que incentive el ahorro.

Estas ventajas se centran en beneficios fiscales. A la hora del rescate no tributan los rendimientos pero sólo si no se realiza ninguna amortización o reintegro de las cantidades aportadas, que sólo pueden ser como máximo de 5.000 euros en un único producto por ahorrador. 

Las diferencias con los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS)Estos beneficios recuerdan en muchos puntos a los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS), los cuales también han reducido su plazo para obtener beneficios fiscales a los 5 años, desde los 10 años anteriores a la Reforma. Pero también tienen diferencias.

  • Cantidades máximas a invertir: En los PIAS el límite de las primas es 8.000 euros anuales, pudiéndose contratar diferentes productos. En los Planes de Ahorro 5, la cantidad máxima es de 5.000 euros anuales y sólo se puede contratar un producto por contribuyente.
  • El rescate de los Planes de Ahorro 5 se realiza en forma de capital mientras que en los PIAS se puede hacer también de esta forma –con exención impositiva de las ganancias obtenidas-, pero también en forma de renta vitalicia con ventajas fiscales según los años en los que se cobre pero no permitiendo disposiciones parciales. Esto convierte a los PIAS también en una alternativa como producto de previsión para la jubilación.
  • Los PIAS se articulan como seguro de vida, mientras que los Planes de Ahorro a Largo Plazo se puede realizar a través de seguros pero también de cuentas de ahorro.
  • Con respecto a la garantía, en los PIAS es del 100% del capital invertido mientras que en los Planes de Ahorro 5, la cantidad mínima garantizada es del 85%, es decir puede ser por la totalidad pero también menor.
 
Cómo pueden contratar estos productos

Los Planes de Ahorro 5 se pueden articular a través de uno o sucesivos seguros de vida denominados Seguros Individuales de Vida a Largo Plazo (SIALP), o a través de cuenta de ahorro designada como Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo (CIALP). La diferencia fundamental es que los que se instrumenten con un seguro lo podrán hacer a través de una entidad aseguradora y los que lo hagan por cuenta, por una entidad financiera. Aunque en la práctica, incluso los seguros se pueden contratar a través de un Banco a través de aseguradoras propias o asociadas.

Pero la forma de contratación también tiene otras diferencias. Una importante es con respecto a la seguridad. Si se realiza a través de cuenta de ahorro estará sujeto al Fondo de Garantía de Depósitos; en caso de un seguro, las garantías y vigilancia que establezca la Dirección General de Seguros y Planes de Pensiones. Por último, a la hora del vencimiento, en el caso de Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo puede reinvertirlo en un nuevo Seguro por la totalidad, sin que compute el límite de 5.000 euros, y no tributando por ello al considerarse que no ha realizado ninguna tributación. Es decir, nos permite alargar el plazo del producto más allá de los 5 años con las mismas ventajas fiscales. En el caso de la Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo, siempre se produce el desembolso.

Si necesita retirar su dinero antes del vencimiento, puede realizarlo pero perdiendo los beneficios fiscales. La entidad donde esté contratado el Plan de Ahorro 5 deberá practicar una retención o pago a cuenta del 19% sobre los rendimientos obtenidos desde la apertura del plan, incluidos los que podrían obtenerse con motivo de la extinción; es decir, se equipararía a otro producto de ahorro como cuenta o depósito. Sólo si podemos destinar un dinero que no necesitemos recuperar en los 5 años que durará el Plan de Ahorro 5, será interesante contratar este producto.