Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Conozca los beneficios fiscales si se muda de ciudad por razones de trabajo

Mayo 26, 2017
movilidad geográfica

La tasa de desempleo en España continúa su descenso en la primera mitad del 2017, muy favorecida por el sector servicios en general y en particular por el turismo. Aun así, la cifra de paro en España sigue siendo muy alta. Las razones de estos son datos son muy variadas, pero muchas de ellas tienen un componente estructural, a largo plazo. La rigidez del mercado de empleo tiene uno de sus factores más claros en la movilidad geográfica. Aunque se habla mucho de los jóvenes que se van al extranjero a buscar empleo, la realidad es que son una minoría. Las diferencias con otros países europeos y no digamos con Estados Unidos son enormes. Allí se ve normal cambiar de ciudad o incluso de Estado en busca de una oportunidad laboral, en España, incluso moverse de localidad, ocurre con bastante menos frecuencia.

Está claro que el cambio de lugar de residencia supone un coste importante, tanto para el trabajador como para su familia. Hay que mudarse de vivienda, analizar si su cónyuge puede desplazarse también, si no es así, combinar dos residencias o si se traslada toda la unidad familiar, buscar nuevos colegios, guarderías, hacer mudanzas, etc. El beneficio es claro, pasar de una situación de desempleo a otra en activo, pero además de todo ello, existe una bonificación fiscal atractiva que ayuda a compensar parte de estos gastos.

En qué consiste y cómo funciona la deducción por movilidad geográfica

El cambio de residencia por motivo laboral está bonificado en el Impuesto sobre la Renta (IRPF). Para poder tener derecho a la misma, tendrá que cumplir unos requisitos muy sencillos. En primer lugar, que el contribuyente esté desempleado e inscrito en la oficina de desempleo. En segundo lugar, que este nuevo puesto de trabajo, en un municipio distinto al que reside actualmente, exija el cambio de residencia. Es decir, aunque trabaje en distinto municipio debe cambiar de domicilio.

Cumplido este requisito tendrá derecho a esta deducción en la declaración de la renta, en una cuantía que se ha incrementado desde el año 2015. A partir de ese ejercicio, la cantidad es de 2.000 euros anuales con carácter general, que se aplicarán durante dos años, el del traslado y el siguiente.

La aplicación es sencilla si realiza la declaración individual, pero puede generar dudas si presenta la declaración de forma conjunta. En este caso, si hay más de un contribuyente con derecho a aplicar el gasto deducible por ese concepto, el importe total seguirá siendo el mismo, 2.000 euros, no se multiplica por dos. Eso hace que si estas en este supuesto, sea siempre conveniente que cada uno de los contribuyentes presente la declaración de forma individual.