Menú Portada

Conozca las mejores formas de financiar los gastos de la “vuelta al Cole”

Agosto 16, 2016
vuelta-al-colegio

La vuelta al Colegio es uno de los gastos más importantes para muchas familias. Al coste en libros y material escolar hay que añadir las compras de uniformes, zapatos y todo tipo de ropa y complementos esenciales para los más pequeños. Este gasto, además, llega en un mal momento: en la recta final del verano y cada vez comienza antes. Las reservas de libros, por ejemplo, se empiezan a realizar en el mes de junio y se cierran a primeros de agosto, o los descuentos para la adquisición de uniformes también son más frecuentes en el mes de julio o principios de agosto que en los días previos al comienzo del curso escolar.

Si además ha tenido gastos estas vacaciones, la solución para muchos padres es financiar esta partida de gasto y para ello se encuentra con diversas opciones, todas ellas con puntos a favor y en contra que hay que analizar muy bien. La facilidad y la inmediatez, por ejemplo, no son sinónimos siempre de menor gasto. Tampoco lo es el pagar cuotas más bajas mes a mes, ya que con ello muchas veces multiplican el pago total. Por todo ello, le presentamos las principales opciones mostrándoles los puntos esenciales en los que tiene que fijarse para pagar menos y evitar complicaciones adicionales.

Financiar en la propia tienda

Las grandes superficies ofrecen, además de la posibilidad de adquirir todo lo necesario en un solo establecimiento -uniformes, libros, material escolar…-, opciones de financiación, aunque con diferencias importantes.

Por ejemplo, El Corte Inglés estrenó en el año 2015 y continúa en el 2016 con la Cuenta Abierta Vuelta al Cole. Esta modalidad de financiación permite aglutinar todos los gastos de vuelta al Colegio (libros, material escolar y ropa), y empezar a pagar el 31 de octubre de forma flexible. Todo cliente con la Tarjeta de Compra de El Corte Inglés tiene opción de solicitar esta especie de línea de crédito. El proceso es sencillo: usted solicita la financiación en cualquier punto de venta hasta la cantidad que desee y, si es aprobada, puede acumular en la misma todas las compras que realice hasta el 30 de septiembre de 2016. Tras esa fecha tiene distintas opciones de pago. Puede optar por el abono de la totalidad el 31 de octubre; financiar en 3 cuotas sin intereses; en 6 meses, los 3 primeros sin coste o en 9 cuotas a lo largo de todo el curso escolar, las 3 primeras también siempre sin intereses.

Carrefour ofrece una forma de financiación bastante más limitada y con más inconvenientes. La cadena francesa permite el pago de las compras en 3 meses sin intereses con la Tarjeta PASS Carrefour para compras desde 90 euros hasta 2.000 euros. Al igual que El Corte Inglés, esta financiación está sujeta a la aprobación de la financiera de la multinacional francesa, pero si tiene una diferencia importante frente al Corte Inglés.  Mientras que la Cuenta Abierta Vuelta al Cole funciona como una carta de compra en la que se puede acumular todo lo que se adquiera durante más de tres meses, en Carrefour el mecanismo es distinto, y sólo se podrá financiar en un mismo ticket de compra aquellos artículos que puedan ser abonados en caja, en una única compra.

La nómina como fuente de financiación

Entre las mejores soluciones bancarias que puede encontrarse están las derivadas por tener la nómina domiciliada. Esta suele ser de las más convenientes, tanto por su coste como por la rapidez en conseguir el dinero necesario. Lo más económico es pedir un anticipo de nómina, le abonarán en su cuenta el importe de su salario que posteriormente se descontará cuando se empresa abone su sueldo, o fraccionado en un plazo muy corto de tiempo que no suele superar los 3 meses. El principal inconveniente es precisamente este, que en un corto periodo de tiempo tiene que devolver el dinero, mientras que a favor está que tiene un coste bastante pequeño; sólo necesita tener cierta antigüedad con los ingresos domiciliados en la entidad financiera y obtendrá el dinero que necesite pagando por ello ningún coste adicional o una pequeña comisión.

La segunda opción es acceder a un préstamo nómina, de concesión rápida y que generalmente tienen como límite un número de mensualidades no excesivamente largo (de 3 a 5 es lo más común). Igualmente exigen cierta antigüedad con la nómina domiciliada, los plazos de devolución suelen ser cortos pero superiores al anticipo nómina (de 6 meses a 2 años,) pero, a cambio, los tipos de interés suelen ser más bajos que otros préstamos personales.

Dentro de esta categoría existen préstamos sin intereses, pero que cobran por anticipado una comisión de apertura y/o estudio. Por ello, este coste tiene que medirse con la Tasa Anual Equivalente (TAE), de la operación para poder compararla con otros préstamos, ya que hay casos que pueden ser más caros que otros con intereses.

Tarjetas de crédito

Es una opción cómoda y cada día más usada. Por ejemplo, el número de tarjetas de crédito dobla ya a las de débito y con tarjeta se pagan más de 100.000 millones de euros en operaciones al año. Para financiar las mismas, las tarjetas más recomendables son las de pago aplazado especialmente diseñadas para fraccionar una operación y con unos tipos de interés más bajos que la mayoría de las tarjetas de crédito. El coste es uno de los principales inconvenientes de estos productos de financiación. Como reclamo las entidades de crédito muestran principalmente el interés nominal mensual, como un 2% al mes. Pero esta misma cifra, por ejemplo, en términos de TAE anual, supera el 25%.

Entre los puntos a favor de las tarjetas está la flexibilidad, tanto a la hora de fraccionar como para poder cancelar esta financiación, sin ningún coste adicional, mientras que en la mayoría de los préstamos existe una comisión de cancelación.

Huya de los mini créditos

La figura del mini crédito en España se ha afianzado fruto de la crisis y de la escasa concesión de otros productos de financiación. Se trata de préstamos de pequeñas cantidades (generalmente tienen un tope de 300 euros la primera vez que lo solicita y en algunos casos si es usted cliente recurrente se puede elevar hasta 500 a 600 euros), a devolver muy pronto, en plazos que no exceden de los 30 días. Su función principal es cubrir pequeños gastos o imprevistos pero siempre teniendo en cuenta que con este plazo tan corto debe tener la seguridad de poder devolverlo ya que el coste es más que importante.

Poniendo como ejemplo un mini crédito de 100 euros a devolver a 30 días, se encuentra con “honorarios” no tienen la denominación de intereses ya que superan con mucho los límites legales-, que pueden llegar hasta 30 o 40 euros lo que supone un interés de entre el 2.166% a un 4.271%, un coste estratosférico.

La inmediatez en la recepción del dinero es uno de sus principales reclamos. Algunas entidades permiten la solicitud aun estando en ficheros de morosos como ASNEF o Equifax pero cada vez son las menos, con lo que respecto a criterios de concesión no se diferencian demasiado con los de otras entidades financieras pero multiplican hasta la usura el coste. Por ello, nunca olvide lo que cuesta y cómo puede multiplicar el gasto y los problemas si incurre al impago del mismo.

Por todo ello, compare las diferentes opciones y evalúe su coste, no sólo los intereses, si no también comisiones y plazos, para intentar que la cuesta de septiembre sea menos empinada por elegir de forma incorrecta como financiar la vuelta al Colegio.