Menú Portada

Conozca cómo ahorrar dinero en sus seguros habituales

Enero 18, 2016
seguros

Rara es la semana en la que el presupuesto familiar no recibe algún susto. A pesar de la mejora de datos económicos globales, son muchas familias las que tienen problemas para llegar a final de mes y ajustando su presupuesto. Entre muchos gastos, unos de los que más se resienten son los seguros. Hay muchos ciudadanos que, incluso, no les ha quedado más remedio que tener que darles de baja, pero otros, buscan pagar menos pero sin perder sus coberturas actuales ¿Cómo hacerlo?

Seguros de vida: controle las coberturas

Nunca ha sido una de las modalidades más contratadas, pero su crecimiento ha sido exponencial en los últimos años. Una de las principales razones es la vinculación “obligada” en la contratación de otros productos financieros como hipotecas,  préstamos personales o incluso tarjetas de crédito. Pero no sólo eso. Otros productos, especialmente diseñados para la jubilación, también cubren esta contingencia El resultado es que podemos estar protegidos por mucho más dinero que el que busque cubrir.

Por todo ello, analice muy bien todo seguro de vida que tenga contratado, sus coberturas y especialidades (invalidez, accidentes,…), y ajústese a lo que verdaderamente necesite. Igualmente, revise las revalorizaciones anuales que automáticamente se reflejan en muchos contratos y que suponen una subida de la prima. También hay que estar muy atentos a las ofertas gratuitas o promocionales en la comercialización de estos productos que suelen ocultar primas posteriores más altas que otros de la competencia.

Seguro de hogar: valore todos los extras

Los seguros de hogar también generan duplicidades, especialmente en las viviendas de edificios donde también existe un seguro obligatorio por parte de la Comunidad de Vecinos. Pero el verdadero Talón de Aquiles o punto donde poder “rascar” unos euros está en los extras. Por ejemplo, ofrecer una cobertura para su ordenador o tablet puede ahorrarles mucho dinero si poseen y usan estos productos, pero si no los tienen estarían pagando de más por algo que no necesitan. Igual puede pasar con la responsabilidad civil para las mascotas que ofertan muchos seguros del hogar.

Pero ojo, se puede pecar en el sentido contrario recortando especialmente en la parte del “contenido”, la que se lleva buena parte del coste de la prima y, en caso de siniestro, encontrarnos con una cobertura mínima. Analice también cual es su riesgo y si, aplicando ciertas medidas de seguridad como alarmas, puertas blindadas, etc…, pueden conseguir rebajas duraderas en el pago anual del seguro. Para conseguir el máximo beneficio muchas compañías incluyen formulas flexibles en las que puede elegir que coberturas necesitan y cuales no.

Vehículo y motocicleta: asegure por lo que valga

A todos nos gustaría, si tenemos la desgracia de un golpe o un accidente con nuestro vehículo, tener la seguridad de estar respaldado por un seguro a todo riesgo, pero ¿realmente se necesita siempre? Lo recomendable es adecuarlo a la antigüedad de nuestro coche. Si tiene hasta 4 años de antigüedad es lógico tener un seguro a todo riesgo pero, con más de 5 años, es más interesante un seguro a terceros con lunas, robo e incendio, mientras que con más de 7 años bastaría con contratar un seguro básico a terceros con lunas. La franquicia es también una buena opción de ahorro en las modalidades a todo riesgo, aunque comparemos y veamos que la cantidad que tenga que asumir en caso de siniestro no sea excesiva.

Respecto a fraccionar el pago de las pólizas, siempre merece la pena analizar si el coste final del seguro es mucho mayor que si pagamos en un solo plazo.

Seguros de salud: ajústese a lo que verdaderamente necesite

Dentro del “boom” de la comercialización de seguros entre las ofertas más agresivas y los que más se publicitan destacan las de salud. Lo cierto es que la bajada general de precios está beneficiando a todos y multiplicando las contrataciones; pero no todas las pólizas son iguales. La cobertura y el coste varía mucho si contratamos un seguro con cuadro médico cerrado a otro que permita elegir cualquier doctor, reembolsando su coste. También varía mucho el precio si tienen coberturas complementarias como la odontología o psicología pero también si existe prestación médica en el extranjero. Este último punto puede encarecer mucho el precio del seguro y, en caso de no desplazarse fuera frecuentemente, la opción más rentable es contratar un seguro de viaje que cubra este desplazamiento puntual, pagando mucho menos al año.

En definitiva, analice muy bien las distintas ofertas de seguros y sus coberturas mucho más allá de ofertas promocionales y cúbranse exclusivamente por lo que necesitan. Con todo ello pueden continuar con los beneficios de tener una buena cobertura pero sin que sea un agujero para su bolsillo.