Menú Portada
C.P.C., ¿MIENTE O DICE LA VERDAD? (y IV)
La otra cara de la polémica

Conchita Pérez: “Me preparo para hacerlo lo mejor posible, mientras otros pierden el tiempo”

Enero 23, 2013
pq_928_conchita1.jpg

El pasado de la poligrafista más controvertida de España parece no tener fin. Y es que dentro de la rocambolesca historia de C.P.C. siempre aparece un nuevo extremo por el que tirar para acabar deshilachando un mantel tejido con opiniones diversas y enfrentadas. Ahora, Conchita Pérez toma la palabra para acercar al lector un esbozo de una situación caleidoscópica. Una situación en la que parece que la evidencia gana por knock out, pero una situación, al fin y al cabo, en la que Conchita también tiene algo que decir en este triángulo. La cena está servida.

Como adelantó Extraconfidencial.com en la primera información, C.P.C. crea Poligrafía Profesional y Grupo Verity al poco de inmiscuirse en el mundo de los test de la verdad. Una fecha que data de finales de 2007 cuando recibe el curso impartido por José Antonio Fernández de Landa. Según éste, a través de la página web de poligrafiaprofesional.com, Conchita “exhibía mi título y se ofrecía como poligrafista sin haber hecho las prácticas necesarias”. Según la versión de los hechos de José Antonio Fernández de Landa, “tanto Poligrafía Profesional como Grupo Verity son solo fachadas, empresas inexistentes que no declaran a Hacienda y que carecen de identificación fiscal. Sin embargo son parte de un lucrativo negocio basado en la mentira que pertenece en exclusiva a C.P.C.”.

<u>La otra cara de la historia

Este periódico se puso en contacto con Conchita Pérez Casorrán para conocer su versión de los hechos y qué hay de cierto en estas acusaciones. Afirma no querer saber nada y que desde hace tiempo todo lo deja en manos de su abogada. Conchita se ha defendido alegando una posible conspiración de José Antonio Fernández de Landa contra su persona: “Grupo Verity es un nombre comercial. Yo pago a Hacienda como autónoma”. “Poligrafia Profesional son dos palabras genéricas por lo que no lo pude registrarlo como tal. Lo registré como Grupo Verity, verdad en latín”.    

Como se puede leer en las páginas referidas a su persona y profesión, Conchita se describe como “poligrafista y psicofisiologista forense, la única mujer en España acreditada por la APA (American Polygraph Association) y por la BEPA (British & European Polygraph Association)”. En este punto, es de mortal necesidad la pregunta acerca de la validez del diploma de la escuela de Thomas Kelly –que en la edición del lunes de Extraconfidencial.com se ponía en duda y que Landa aseguraba el testimonio del mismo profesor de que “el curso no fue pagado”-. Conchita afirma que ella se ha formado “con el mejor profesor y de la mejor forma. Me lo recomendaron en la APA. Te aporta toda su experiencia. Yo estoy muy tranquila, tengo el diploma. El curso se hizo en Madrid con todas las garantías, cada día esperábamos una posible inspección de APA”. Insiste en que su formación no concluye ahí. Conchita asegura ser Policía Científica desde octubre de 2011. “Me preparo para hacerlo lo mejor posible, mientras otros pierden el tiempo”.

Grupo Verity se enorgullece de haber “trabajado con empresas internacionales de primer nivel”. En su página web se pueden ver los anagramas de empresas como McDonalds, Wolkswagen, BBVA o Pan Bimbo. Conchita asegura tener en plantilla a “una socia de México que ha trabajado con esas empresas. Se llama Rocío Molina, una profesional buenísima”. De todos modos, reconoce que hace tiempo dio la orden de que se eliminara: “voy a llamar ahora mismo para que lo quiten”.

Acerca del “equipo formado por Poligrafistas – Psicólogos, Investigadores Forenses, etc. cuyo principal aval son los cientos de casos tratados” que dirige. Conchita narra que su plantel se conforma por “un psicólogo, cuando necesitamos a alguien para empresas contamos con Rocío y cuando necesitamos más gente buscamos más gente. Los clientes están contentos y repiten. Yo tengo que justificar al cliente, a nadie más. Intento hacerlo lo mejor posible”.

Conchita asegura que todo lo que se ha dicho sobre ella proviene de la rabia “de un gran número de polígrafos de España que creían ponerse en mi lugar”. “A fin de cuentas, el tiempo pasa y ellos seguirán ahí y yo seguiré siendo Conchita Pérez Casorrán. La envidia es el deporte nacional de este país”. Respecto a José Antonio Fernández de Landa, incide en que decidió un día “ir a por ella. Él ha contado que habían aceptado denuncias penales que le he ganado, que no le han dado la razón en ninguna”.

Jesús Prieto