Menú Portada

Conceptos legales que debe conocer antes de firmar una hipoteca

Septiembre 18, 2015
hipoteca

La hipoteca no es el producto financiero más contratado. Lo superan claramente otros como cuentas corrientes y tarjetas. Por ejemplo, de este último hay 67,5 millones de “plásticos” de débito o crédito, con lo que muchos clientes tienen más de uno de ellos en su bolsillo. Pero aunque sea menos general, la hipoteca, por sus enormes implicaciones, es, para todo el que la tiene, su compromiso más importante, por su complejidad y sus implicaciones.

Por todo ello, es importante conocer lo más posible este producto y los conceptos legales que conlleva, ya que, para suerte o desgracia, la hipoteca le acompañará muchos años.

Conceptos básicos que hay que conocer

  • La hipoteca es un derecho real de garantía, con lo que en el caso de impago la entidad financiera se dirigirá contra la vivienda.
  • Para que tenga lugar tiene que tener una constitución registral, por lo que es obligatoria su inscripción en el registro de la propiedad.
  • La hipoteca es un derecho real indivisible; esto es, aunque se reduzca la obligación garantizada, al ir pagando la cuota, no lo hace la responsabilidad sobre la totalidad de la vivienda o finca. Aunque deba sólo un 5% del total de la hipoteca, la entidad financiera podrá ejecutar todo el inmueble.
  • La hipoteca grava bienes inmuebles o derechos reales sobre bienes inmuebles enajenables. Por ello, no se pueden incluir por ejemplo, una habitación; es decir sólo puede hipotecar una finca en su totalidad.
  • La hipoteca no implica desposesión. La propiedad es siempre del titular de la finca no de quien tenga la titularidad de la hipoteca.
  • La hipoteca es transmisible. El acreedor puede vender el derecho de crédito a un tercero y ese tercero adquiere el crédito con todas las garantías incluida, lógicamente, la hipoteca. Por otra parte, igualmente, el deudor puede también enajenar el bien y transmitirla a un tercero que tendrá que responder que se subroga en la deuda.
  • Un préstamo hipotecario tiene que ir asociado a una libreta o cuenta corriente operativa a nombre de los prestatarios; es decir, tendrá que tener abierta una cuenta a la vista en la que se abonará el importe del préstamo y se cobrará el pago de las cuotas mensuales.
  • Sólo es obligatorio el seguro de daños, el seguro de protección de pagos y el seguro multiriesgo del hogar son opcionales. No obstante, la entidad podría poner la contratación de uno o ambos como condición para negociar una mejora del tipo de interés.
  • El avalista en una escritura de préstamo hipotecario es la persona que responde de la deuda del titular hipotecario en caso de impago. Al contrario de lo que mucha gente cree, el avalista hipotecario no sólo responde con su nómina o en caso de que el Banco no pueda cobrar del titular de la hipoteca. Responde de igual forma que el titular hipotecario, de toda la deuda y, en primer lugar, si la entidad financiera lo desea.