Menú Portada
Mariano Rajoy acepta y apoya cualquier acuerdo de fusión entre Grupos editoriales siempre y cuando Pedro J. no le encabece

Con El Mundo a la deriva, Pedro José Ramírez negocia un finiquito próximo a los 20 millones de euros

Enero 6, 2014
pq__pedro-j.jpg

En Diciembre de 2012 estaban previstos importantes cambios en el mundo, según el calendario de los Mayas. Hoy, poco más de un año después, donde se preparan cambios de envergadura es en El Mundo, el segundo periódico del país que vive momentos convulsos que hacen incluso temer por su pervivencia. Esa crisis es estructural y afecta a todos los ámbitos del diario, empezando por quien lo fundó y que ha acabado con la paciencia de los dueños italianos de RCS, hartos de una aventura que les supone pérdidas estratosféricas debidas en buena parte a la megalomanía de su director, Pedro José Ramírez.

El Mundo y el resto del Grupo Unedisa están en quiebra y, tanto desde el buque insignia como desde el resto de las cabeceras de la flotilla editorial, se ha ido soltando lastre de personal en forma de ERES y de bajas incentivadas. Lo curioso es que algunos de los periodistas de referencia del citado diario que se intentaron acoger a esa salida remunerada sospechando el futuro incierto han visto cómo Pedro Jota Ramírez les daba con la puerta en las narices, impidiéndoles la marcha y forzándolos a permanecer sin motivación alguna en un periódico de incierta deriva.

Money, money, money…

Pero Pedro Jota ya tiene una alternativa personal a la crisis. Empezó dando alguna señal hace un par de meses cuando sugirió públicamente que si los dueños italianos prescindían de sus servicios, su siguiente etapa profesional estaría en el periodismo digital. De momento, ya ha puesto en marcha Orbyt, una obsesión a la que se dedican campañas y promociones sin límite pero con unos resultados todavía muy interrogantes. En esa reorientación hacia el campo digital, el periodista riojano habría iniciado ya los contactos con Elconfidencial.com, aunque no se ha definido aún si en forma de participación o de compra. Para poder poner en funcionamiento esa operación Ramírez calcula ya lo que le podría retribuir su salida de El Mundo.

En las oficinas milanesas de Rizzoli-Corriere della Sera se echan las manos a la cabeza al conocer la cifra en la que el astuto Pedro Jota habría cifrado su destitución y el consiguiente ruido mediático que suscitaría; estamos hablando de una cantidad próxima a los veinte millones de euros, lo que le permitiría arrancar sus nuevos proyectos.

Fusiones inminentes, la única salida

La crisis ha afectado muy gravemente a la prensa de papel, y en ese escenario se hace casi imposible que tres periódicos de líneas editoriales de centro derecha como El Mundo, ABC o La Razón puedan seguir coexistiendo. Entre los principales ejecutivos del sector editorial se da como seguro que de los tres tendrá que surgir la fusión de dos cabeceras. El Mundo y Vocento ya han mantenido contactos en ese sentido que hasta la fecha no han dado ningún fruto. Ahora es Planeta quien habría estudiado una unión de El Mundo con La Razón. Es decir, en ambos casos es el periódico de Ramírez el comodín. Para cualquiera de estos movimientos se requiere el beneplácito de Moncloa. Mariano Rajoy no ve problemas a esa jugada, aunque exige una condición innegociable: la salida de Pedro Jota Ramírez en cualquiera de los casos, consciente de que se inicia un bienio electoral decisivo y del peligro de tener un enemigo como Pedro Jota repartiendo escándalos portada a portada.

Para esa hipotética reorganización de diarios hay un nombre que concita consenso. Se trata de Casimiro García Abadillo, la mano derecha de Pedro Jota Ramírez y que es absolutamente consciente de la debilidad de su hasta ahora amigo y mentor. Cría cuervos y te sacarán los ojos. Aspiró a ser el Polanco de la derecha española pero, tras mucho mendigar, no lo ha conseguido. Y esta historia, y con nuestro apoyo más incondicional a nuestros compañeros/as del diario El Mundo, no acaba aquí.