Menú Portada

ComScore obligada a reformular sus cuentas de los años 2013, 2014 y 2015 por inflar sus resultados financieros con los que consiguió aumentar artificialmente el precio de sus acciones en Bolsa

Septiembre 29, 2016
comscore

En enero de 2016 comScore, la empresa de medición de lectores de medios digitales, cerró su fusión con Rentrak Corporation y con ella, alcanzó unos números mareantes en cuanto al control de las audiencias de medios digitales a lo largo de todo el mundo. En concreto, sus más de 1.800 empleados “controlan” ya las audiencias de más de 3.200 medios en 75 mercados. A todo ello se une la alianza con Kantar Media, líder en la medición televisiva, que a su vez supera el 20% de participación en comScore. Con todo ello, pasos cada vez más preocupantes hacia un monopolio en la auditoría de medios con muchos millones de dólares en transacciones de por medio, millones basados en la compraventa de unas acciones infladas artificialmente por parte de comScore en una práctica que inició hace más de tres ejercicios y que le llevará a recalcular sus beneficios desde el año 2013 a la actualidad.

Más beneficios para aumentar el valor de las acciones en Bolsa

¿Cómo una empresa que cotiza en el Nasdaq puede mostrar información incorrecta? La base de todo el escándalo está en inflar la partida de “transacciones no monetarias”, intercambios de activos por las que no recibía dinero sino otro tipo de bienes y que sobrevaloraba. Es como si usted vende un piso que vale 100.000 euros por otro del mismo valor, pero lo registra como si lo que hubiera recibido fuera 120.000 euros. En este caso comScore registraba como más ingresos y menos costes la información que recibía de acuerdos de otras empresas y la reflejaba en la contabilidad. Con ello conseguía inflar sus resultados en una cuantía más que considerable. Se estima que, de los 339 millones de euros de beneficios del 2015, 29 millones procedían de estos “falsos ingresos”.

Este dato no es baladí. Gracias al incremento de sus ganancias las acciones de comScore subieron año tras año y con ello la operación fusión con Rentrark y la compra de acciones de Kantar Media resultó más beneficiosa para la compañía y sus propietarios, como su anterior consejero delegado, Serge Matta, que como ya informó extraconfidencial.com ha tenido que renunciar a todos sus cargos, eso sí, con el bolsillo lleno.

Enorme perjuicio para los accionistas y fuentes de futuros pleitos para la empresa

The Wall Street Journal destapó el escándalo hace un año. La empresa utilizaba “valor razonable” para poner precio a estas transacciones en las que no había intercambio de efectivo. Con todo ello, las acciones de comScore iniciaron un desplome que ha llevado a que perdieran más de la mitad de su valor y con ello se llevara el dinero de miles de accionistas que apostaron por la empresa.

Todo ello abre la posibilidad de pleitos individuales y colectivos contra comScore e incluso para sus auditores y analistas financieros ya que, estos basaban sus estimaciones del valor de la acción en los beneficios que comScore mostraba. ¿Cómo un periódico pudo desvelar este escándalo y los auditores internos y externos y decenas de analistas financieros no fueron capaces de verlo?

Ahora la empresa reconoce que los ingresos y gastos de los acuerdos que implicaban el intercambio de datos con otras empresas, no deberían haber sido reconocidos como ingresos, pero el futuro de la empresa está en el aire. Las apuestas están en que Kantar Media acabará absorbiendo la empresa aprovechando la tormenta que se avecina y con ello, nos encontraríamos en uno de los peores escenarios posibles. Una única empresa que en mercados como el español mida las audiencias de Televisión, Radio, Internet e incluso aplicaciones móviles y con ello, dicte los precios de la publicidad a nivel global. La libertad de información a merced de quién infló sus beneficios justamente con el objetivo de seguir creciendo a cualquier precio.