Menú Portada
El Frente Atlético ha campeado a sus anchas por el Vicente Calderón desde que la familia Gil se hiciera con el Atlético de Madrid, incluso con un local en el Estadio

Como se mueven los grupos ultras en el fútbol español amparados por los estamentos deportivos de poder

Diciembre 1, 2014

Aunque los Ultras del Real Madrid aparentemente han desaparecido del Bernabéu, siguen existiendo. Por ejemplo, no ocurre lo mismo en los desplazamientos del equipo merengue e, incluso, la Policía teme que hoy aparezcan de nuevo en la Copa del Rey contra el Cornellá, donde se han vendido todas las entradas de grada baja y grada alta del Fondo Sur
La “Peña Españolista Perico Bendito”, formada por seguidores radicales del RCD Espanyol, realiza sesiones de video llamadas “Cine de Vidrio”, donde se visionan únicamente películas españolas y es obligatorio acudir, al menos, con una botella de alcohol por cabeza
El caso más significativo es el del que fuera presidente del Sevilla FC, José María del Nido Benavente, hoy encarcelado por varios delitos en el Caso Minutas que siempre se sirvió de la peña ultra del Sevilla, Los Biris, una facción muy violenta, que está unida precisamente en su ideología radical a los ultras del Deportivo de La Coruña, los Riazor Blues
 


La muerte del seguidor del Deportivo de la Coruña, Francisco Javier Romero Taboada, alias «Jimmy», de 43 años, miembro de los Riazor Blues, ha sacado a la palestra informativa un tema que impera desde hace muchos años en el fútbol español bajo el silencio y la complicidad de muchos presidentes de los equipos de la Liga española. Muchos de los ultras españoles -algunos de ellos con antecedentes policiales y penas de cárcel-, aparecen vinculados al mundo del deporte, en particular al fútbol. Todos ellos (Ultras Sur, Ultras Boys, Ultras Violetas, Ultras Yomus, Frente Atlético, Ultras Cartago, Escuadrón Verdiblanco, Biris….), tienen su página web donde lanzan sus mensajes de corte fascista, amparándose en el vacío legal existente en la red.

La gran mayoría de ellos son de ultra derecha, aunque algunos se encuentran también vinculados a la extrema izquierda, como los Bucaneros del Rayo Vallecano, Los Celtarra del Celta de Vigo o Las Brigadas Azules del Real Oviedo. La mayoría de estos grupos ultras suelen mostrar esvásticas, cruces célticas y símbolos fascistas en los campos españoles, con la permisividad a veces policial, quien últimamente ha bajado mucho la guardia sobre todo en las redes sociales que movilizan a estos grupos ultras deportivos.

Peña Españolista Perico Bendito: “Servir a España”

Uno de estos grupos ultras que se amparan en el fútbol para su existencia es la “Peña Españolista Perico Bendito”, formada por seguidores radicales del equipo de fútbol del RCD Espanyol de Barcelona. Su único propósito es “servir a España” y “alrededor de este noble fin organizamos todas nuestras actividades y participamos en todos aquellos actos que reafirmen la sagrada unidad de la Patria”. Este grupo realiza sesiones de video llamadas “Cine de Vidrio”, donde se visionan únicamente películas españolas y es obligatorio acudir, al menos, con una botella de alcohol por cabeza. Estos ultras también se han introdujeron en su día en el mundo taurino, en concreto acudían al tendido 5 de la Monumental de Barcelona y formaban parte de la Plataforma de la Defensa de la Fiesta Nacional en Cataluña, y llegaron a publicar la revista mensual Cataluña Taurina.

Están unidos a las Brigadas Blanquiazules, el peligroso grupo ultra de aficionados del RCD Español de Barcelona. Se trata de un grupo de fuerte ideología de extrema derecha. Esta considerado como uno de los grupos ultras mas peligrosos del fútbol español. Mantienen una gran rivalidad con el grupo ultra del FC Barcelona, los Boixos Nois. Y están hermanados con los Ultra Sur del Real Madrid.

El ex presidente del Sevilla CF, el condenado Jose María del Nido, amparó a los ultras de su equipo, Los Biris

Este incremento de los parámetros neonazis, de la xenofobia y del racismo se viene produciendo en el fútbol español en los últimos tiempos con el beneplácito de muchos presidentes del fútbol español que incluso se han servido de ellos para llegar la presidencia. El caso más significativo es el del que fuera presidente del Sevilla FC, José Maria del Nido Benavente, hoy encarcelado por varios delitos en el Caso Minutas. Del Nido siempre se ha servido de la peña ultra del Sevilla, Los Biris, una facción muy violenta, que está  unida precisamente en su ideología radical a los ultras del Deportivo de La Coruña, los Riazor Blues, a la que pertenecía el último muerto de la violencia en fútbol español.

Los Biris Norte se autodefinen como antirracistas, ultraizquierdistas y nacionalistas. Son el grupo ultra más antiguo de España, fundado en 1975. Está considerado como uno de los grupos ultras con más miembros, debido a su gran número de simpatizantes repartidos por toda la geografía andaluza. Sus principales rivales son los Supporters Gol Sur, grupo ultra del Real Betis Balompié y el Frente Atlético grupo ultra del Club Atlético de Madrid, como también el Frente Bokeron del Málaga Club de Fútbol.

La familia Gil y Enrique Cerezo siempre han temido al Frente Atlético y nunca le han hecho frente

Otra prueba latente de la connivencia de los directivos de los equipos con estos grupos ultras es que desde que la familia Gil (primero Jesús Gil y Gil y luego su hijo Miguel Ángel Gil Marín), legó a hacerse cargo del Atlético de Madrid por un procedimiento que borda la ilegalidad los ultras del equipo colchonero, El Frente Atlético, han campeado a sus anchas por el Estadio Vicente Calderón, incluso teniendo un local dentro del propio Estadio donde organizaban los viajes y disponían de todo tipo de medios, pancartas, banderas, etc. El Frente Atlético se  fundó en 1982 y cuenta con uno de los mayores números de Ultras de España. Formado por más de 4.000 seguidores es el grupo ultra más temido y más violento en todo el país. Hace 16 años mataron al joven hincha de la Real Sociedad Aitor Zabaleta, de una cuchillada a las puertas del Vicente Calderón, no tratándose de un hecho aislado como ahora ha querido justificar el presidente atlético, el productor Enrique Cerezo, que llegó a la presidencia del club rojiblanco por ser el prestamista y adlátere de Jesús Gil y Gil.

Cuentan que inicialmente este grupo iba a llamarse Brigatta Rossibianca, pero que el club aconsejó que se tomara un nombre en español. Desde la llegada de los Gil al Atlético en el año 1986, la familia les ha ofrecido ayuda económica e institucional para que animan como lo hacen, con tanta profusión de medios. Este grupo siempre se ha caracterizado por involucrarse en incidentes y peleas con otros grupos ultras. Esta hermanado a los grupos ultras del Betis, del Liverpool, del Barcelona y con los ultras del Sporting de Gijón, los Ultras Boys con lo que tienen un gran sintonía, tanto que algunos de sus miembros les han acompañado en su última fechoría del pasado domingo. Sus mayores rivales son los Ultras Sur del Real Madrid, del Olimpique de Marsella, del Sporting de Lisboa, los Biris Norte del Sevilla y con los del Deportivo de la Coruña, como se ha visto.

Los Ultras Sur siguen existiendo
 
Y aunque algunos de estos grupos violentos de los grandes equipos, como los Ultras Sur en el Real Madrid o Los Boixos Nois en el Barcelona, han desparecido como tal grupo de los Estadios propios, muchos de ellos siguen acudiendo a los desplazamientos de sus equipos, como recientemente ocurrió con el desplazamiento del Real Madrid a Valencia en su partido con el Levante. También utilizan los partidos donde el Club pone a la venta un gran número de entradas para reagruparse. Así lo hicieron el año pasado en el Bernabéu en el partido de Copa del Rey del Real Madrid contra el Olímpico de Xátiva y este año la policía cree que lo volverá hacer hoy contra el Cornellá en Copa. La alerta ha saltado al estar vendidas todas las localidades de la zona de grada baja y grada alta del Fondo Sur del Estadio Santiago Bernabéu, precisamente la zona donde se ubicaban los Ultras Sur, mientras que quedan muchas otras entradas en otras localidades del Estadio.

El grupo Ultras Sur fue fundado en 1980. Hace dos años fueron expulsados del Estadio por el presidente blanco Florentino Pérez y comenzaron su andadura como grupo independiente. Su máximo dirigente fue Jose Luis Ochaita. Están hermanados con otros grupos ultras de la extrema derecha del fútbol español, como las Brigadas Blanquiazules del Real Club Deportivo Espanyol y con los peligrosos ultras del Lazio de Roma, mientras que sus mayores rivalidades son con el Frente Atlético y en su día con los Boixos Nois del Fútbol Club Barcelona.

La Penya Barcelonista Boixos Nois se fundó en 1981 dirigida por Manel Omar. Siempre ha contado con secciones en muchas partes de España, como en la propia zona de Madrid. Inicialmente se situaron en la zona del Gol Sur del Camp Nou, pero luego fueron trasladados al Gol Norte. Su facción más violenta son los “casuals” que fueron asociados por la policía con actividades criminales, como el tráfico de armas y coacciones. En su historia han provocado multitud de incidentes, peleas y agresiones a otras aficiones. Siempre manifestaron un significado nacionalismo catalán, así como un profundo anti madridismo.

Están hermanados con el grupo Standarte Bremen del equipo alemán del Werder Bremen, aunque en ocasiones también compartieron las ideas anti madridistas del Frente Atlético. También tienen una gran relación con los miembros de los grupos ultras del país vasco, como los Herri Norte del Athletic de Bilbao. Sus mayores rivales son las Brigadas Blanquiazules del Real Club Deportivo Espanyol de Barcelona, aunque también siempre han manifestado divergencias con los Ligallo Fondo Norte del Real Zaragoza y con los propios Riazor Blues del Deportivo de La Coruña y con el Ultra Yomus, el grupo ultra del Valencia CF, que mantiene una ideología política de extrema derecha, amparada en el nacionalismo valenciano y cuyo nombre fue un homenaje a un personaje que era su líder. Este grupo está hermanado con los Ultra Boys del Sporting de Gijón y con la Jove Elx del Elche CF.

Como se observa, hoy existe una gran penetración de las ideas de extrema derecha -y también las radicales de izquierda-, en los Estadios del fútbol español, en los que tradicionalmente estaba ausente, con el beneplácito de los estamentos deportivos de poder.

 
Juan Luis Galiacho
@jlgaliacho