Menú Portada
Con la llegada del mundial al viejo continente es más que posible que las mecánicas reciban las primeras actualizaciones de orden mayor y en el equipo del asturiano esperan dar un paso grande en esta carrera

Cómo se enfrenta lo español al Gran Premio de España de Fórmula 1, con todas las esperanzas de Barcelona depositadas en Alonso

Mayo 3, 2015

La falta de títulos por parte del héroe local han hecho pasar la venta de entradas de las 140.000 vendidas en 2007 a las 91.000 de 2014. El público español necesita otro tipo de alegrías para acudir al circuito y se sabe que más de la mitad de los asistentes son extranjeros. No es que exista una desconexión entre ellos y el automovilismo, sino que en realidad, son pasionales y sólo quieren ver ganar al asturiano; sin sus victorias, la taquilla sufre


En el periodo de apenas una semana dos de los más grandes eventos deportivos en territorio nacional, los dos relacionados con el motor, por poco no han coincidido en el calendario. El Gran Premio de Motociclismo en Jerez y el de Fórmula 1 en Barcelona distan temporalmente entre si una sola semana. Si el de las motos ha sido un éxito sin precedentes que no para de crecer, el de los coches se afana con profesionalidad para recuperar el terreno perdido de manera lenta pero paulatina desde el bombazo de 2007 con un Fernando Alonso recién aterrizado en McLaren.

El circuito catalán realiza cada año un más que notable esfuerzo en uno de los Grandes Premios mejor organizados del calendario, pero la falta de títulos por parte del héroe local han hecho pasar la venta de entradas de las 140.000 vendidas aquel año a las 91.000 de 2014. El público español necesita otro tipo de alegrías para acudir al circuito y se sabe que más de la mitad de los asistentes son extranjeros. No es que exista una desconexión entre ellos y el automovilismo, sino que en realidad, son pasionales y sólo quieren ver ganar al asturiano; sin sus victorias, la taquilla sufre. 

Montmeló, un circuito que se podrá comer

Para animar el cotarro del 25 aniversario del esta carrera en Montmeló, ‘el Circuit’ se ha fajado y se ha abierto hacia la ciudad con múltiples actividades. Ha preparado un grueso programa de acciones en pleno corazón de Barcelona como un concurso de selfies en los photocalls situados estratégicamente en tres puntos de Paseo de Gracia: Plaza Catalunya, la confluencia de Gran Vía y enfrente de los Jardines del Palau Robert. El lunes 4, y en el Campus de Esade, se celebrará la jornada del estudio económico “Fórmula 1, un motor para Barcelona: impacto económico y notoriedad de marca”. El miércoles, y en línea con este último, se celebrará una jornada técnica denominada “La contribución de la Fórmula 1 al futuro de la industria del automóvil”. Hay más: una exposición de fotografías tomadas en la pista catalana, una muestra de reproducciones de monoplazas a tamaño real, un parque de seguridad vial en los Jardines de Gracia, una ruta gastronómica y, como guinda, se ha creado un croissant que evoca el diseño del trazado y que se vende a través de los establecimientos Santagloria. El circuito, se podrá comer.

En el plano deportivo se rumorea insistentemente en un cambio de los muy discutidos colores del McLaren de Fernando Alonso y Jenson Button. Desde el día en que se presentaron, no fueron del agrado de casi nadie y muchos abogan por un cambio relacionado de alguna manera con la llegada de un posible patrocinio. De ser así se certificarían las palabras del responsable último de la escudería, Ron Dennis, que se abrió desde el primer momento a esta posibilidad en el caso de que se cerrasen los acuerdos debidos. En principio, y hasta hoy, el equipo británico no cuenta con ningún sponsor de referencia, algo que le vendría más que bien a la formación de Woking.

El McLaren MP4/30 avanza a razón de medio segundo por carrera

Por otra parte, el revolucionario pero poco exitoso McLaren MP4/30 avanza a razón de medio segundo por carrera, al menos en las cuatro disputadas hasta hoy. Con la llegada del mundial al viejo continente es más que posible que las mecánicas reciban las primeras actualizaciones de orden mayor y en el equipo de Alonso esperan dar un paso grande en esta carrera. La esperanza de la formación, pilotos, y aficionados es que sus dos coches puedan entrar en la zona de puntos con regularidad, algo que les ha sido negado hasta hoy, ya sea por las interminables averías mecánicas y falta de fiabilidad mostrada, o por una falta galopante de ritmo con respecto al resto de monoplazas. Esta podría ser la carrera en la que la tendencia cambiase con las primeras implementaciones de soluciones adquiridas tras las primeras carreras y el paso de los coches por la factoría.

En cuanto a Carlos Sainz y Roberto Merhi, los otros dos españoles, el madrileño sigue sorprendiendo a propios y extraños por la contundencia y seriedad de sus resultados. Su primera carrera de Fórmula 1 ante su público puede ser un acicate, porque siempre suele funcionar, y su mayor preocupación ahora mismo sigue siendo adaptarse a la categoría y avanzar en su aprendizaje pero sin perder de vista a su primer enemigo en pista: su compañero Max Verstappen.

El caso del castellonense Merhi es diametralmente opuesto. Tras la última carrera se mostraba contrariado, no solo por las pocas prestaciones de su Manor, sino de las diferencias con respecto al que conduce su compañero Will Stevens. Se sabe que éste último aporta una nutrida bolsa financiera por participar en la Fórmula 1, y el español no, de ahí que muchos sospechen que el que paga… exige resultados, algo que no puede hacer el que se sube sin más ayuda que la de sus manos.

En todo caso, tres pilotos españoles correrán ante su público y esto es una rareza de la que muy pocas nacionalidades disfrutan. ¿El resultado? El domingo próximo, poco antes de las cuatro de la tarde.

José M. Zapico
@VirutasF1