Menú Portada
Dada la gran repercusión mediática y social del reportaje sobre la Complutense, este periódico ha decidido iniciar una exhaustiva investigación sobre el trasfondo que se esconde dentro de esta Universidad madrileña

Cómo la “Casta de la Complutense” consigue y aumenta sus privilegios

Abril 6, 2014

Sorprende que haya cuatro altos cargos en la situación de Servicios Especiales y que aún figuren en la Relación de Puestos de Trabajo de la UCM
Según las denuncias recibidas en Extraconfidencial.com, un mecanismo que contribuye al desprestigio de la UCM, y que el rector José Carrillo emplea cuando quiere, consiste en confundir la “Libre Designación” y “Personal Eventual”

También se responsabiliza a los responsables máximos de los sindicatos que han contribuido a consolidar estos privilegios de la “Casta Complutense”


Dada la gran repercusión mediática y social que el reportaje titulado La Casta de la Complutense” publicado por Extraconfidencial.com y donde se indicaba que casi 200 privilegiados de esta Universidad madrileña tenían un sueldo igual o superior a un ministro del Gobierno y, al menos, 46 personas un salario superior al del presidente Mariano Rajoy, este periódico ha decidido iniciar una exhaustiva investigación sobre el trasfondo que se esconde dentro de este centro universitario, otrora de gran relevancia y prestigio en el mundo social internacional.

Ahora la gran pregunta es: ¿cómo es posible que este documento publicado por Extraconfidencial.com no haya movilizado aún a profesores, administrativos y estudiantes, que son quienes pagan de verdad los privilegios de esta “Casta”, y cuáles son los mecanismos por los que se ha formado la ya llamada “Casta de la Complutense”?

Los mecanismos de poder de la “Casta Complutense”

Existen unos mecanismos, muy concretos, mediante los cuales se ha podido formar la “Casta Complutense”, cuya gestación ha pasado desapercibida hasta la fecha actual. La Ley General de Presupuestos del Estado establece que los funcionarios tienen un sueldo, antigüedad y complemento de destino, que son invariables para quienes tienen el mismo nivel. Pero el primer mecanismo empleado para aumentar su sueldo es el del Complemento Específico. El segundo, el del Complemento de Productividad. Y es ahí, precisamente, donde se hincha el sueldo y se logra que algunos altos cargos burocráticos se asignen más retribuciones que el propio presidente del Gobierno y que los ministros de su Ejecutivo. Ttambién al servicio de los privilegios de la “Casta” están los Títulos Propios y cualquier otra fuente de ingresos paralela que exista en la UCM. Hay que significar que Begoña Aisa Peinó, siendo ya gerente con el ex Rector Carlos Berzosa, decidió desviar el 50% del remanente de los Títulos Propios hacia las arcas complutenses.

La Universidad Complutense de Madrid cuenta a día de hoy con varias escalas de funcionarios: desde el personal de Administración y Servicios (PAS), pasando por los funcionarios (Auxiliares C2, Administrativos C1, Gestión A2 y Técnicos de Gestión A1). Los funcionarios están divididos en 30 niveles de complemento de destino y se distribuyen así en sus mínimos y máximos: Auxiliar (niveles 12 a 18), Administrativo (niveles 16 a 22), Gestión (niveles 20 a 26) y Técnicos de Gestión (24 a 30). Entonces, ¿cómo se explica las abultadísimas retribuciones que reciben la mayoría de esas casi 200 personas que forman la «Casta Complutense»?.

La connivencia de los sindicatos mayoritarios

Las denuncias recibidas en Extraconfidencial.com afirman que “todos los miembros de las dos “Castas” son designados a dedo por la Gerencia de la UCM y con la aceptación del Rector, de manera arbitraria, sin criterio y al margen de la legalidad, porque todas esas plazas debían cubrirse mediante convocatoria pública (aunque sea de libre designación). Y como también dice la Ley, muchos de esos puestos sólo podrían ocuparse provisionalmente más de un año (comisiones de servicios, atribuciones temporales, etc); sin embargo, se están ocupando -y cobrando-, desde hace más años”,

También las denuncias responsabilizan a los responsables máximos de los sindicatos que han contribuido a consolidar estos privilegios de la “Casta Complutense”. “Ellos son quienes negocian con el Consejo Social y éste aprueba una relación de puestos de trabajo. Por eso esta actitud permisiva de los sindicatos mayoritarios es la mejor tarjeta para que se mantengan los privilegios de las Castas, porque ellos también forman parte medular de este sistema de privilegios”, aseguran fuentes consultadas por este periódico.

Y mientras esto ocurre, quienes no forman parte de esas Castas no tienen la posibilidad de promocionarse ni vertical ni horizontalmente, puesto que los puestos se designan de manera arbitraria, que no discrecional, que es distinto.

El rector José Carrillo confunde a los trabajadores UCM y a los alumnos

Según las denuncias recibidas en Extraconfidencial.com, un mecanismo que contribuye al desprestigio de la UCM, y que el rector José Carrillo emplea cuando quiere, consiste en confundir la “Libre Designación” y “Personal Eventual”. Para la Libre Designación deberían regir los principios constitucionales de Igualdad, Mérito y Capacidad en la selección de funcionarios. Por el contrario, el Personal Eventual puede venir de cualquier parte del mundo, con la importante salvedad de que este personal eventual debería cumplir, al menos, los mismos requisitos de titulación que se exigen a los funcionarios públicos para acceder a los niveles para los que se les nombra; es decir, si para el nivel 28 se exige ser titulado superior, no sería ético que desempeñara ese puesto alguien que sólo tiene bachiller o graduado escolar. Y en la UCM, según estas denuncias, esto ocurre. Los títulos que se exigen para poder presentarse a las respectivas oposiciones son Graduado Escolar (hoy ESO), Bachiller Superior (hoy Bachiller), Diplomado Universitario (hoy Grado más o menos), y Licenciado (hoy Master más o menos).

Las denuncias advierten de que “si el nivel máximo de la escala administrativa es el 22, ¿cómo es posible que algunas personas sin titulación superior puedan cobrar niveles 26, 28 ó 29?.. Respuesta: Carrillo les ha hecho un contrato laboral como «personal eventual» y los afortunados piden excedencia voluntaria por desempeñar puestos en la función pública en su escala de origen (Administrativa) y de este modo se saltan la exigencia de titulación de grado superior y de tener que pertenecer a las escalas superiores.

Es aquí donde reside el quid del llamado “personal eventual”; es decir, de “confianza política”.

La variopinta “Casta” de los privilegiados de la Universidad Complutense
 

Cuando determinados miembros de  la «Casta Complutense”, que desempeñan responsabilidades de alto nivel, son cesados porque hay nuevos aires políticos con el cambio de un nuevo Rector, éste termina convirtiéndolos en jarrones chinos -que estorban en todas partes, como decía Felipe González de los ex presidentes de Gobierno-, y los envía al “cementerio de elefantes”.

Esto es lo que ocurre con no pocos altos cargos de los que conforman la “Casta”. Pero éstos siguen cobrando sueldos astronómicos por no hacer, en teoría, nada, ya que no se les asigna tarea ni función concreta. “Algunos de ellos se dedican a conspirar para ver si algún futuro candidato a Rector se apiada de ellos y vuelven a la arena del mando. Las Castas protegen a quienes no cuentan para el siguiente Rector y su equipo de gobierno de turno y les hace figurar como Técnicos de Apoyo, Asesores Técnicos o denominaciones similares para mantenerles los privilegios, pero que son meras ficciones. El caso es conservar los privilegios. «Hoy por ti; mañana, por mí». Que esté este Rector u otro les da lo mismo. Lo importante es cobrar cuanto más mejor”, según las denuncias recibidas.

Así, se da el caso que en esta lista de privilegiados de la Complutense figuran tresex vicegerentes del ex rector Gustavo Villapalos, dos ex vicegerentes del ex rector Rafael Puyol y otros dos ex vicegerentes del ex rector Carlos Berzosa. Además, uno de ellos fue ex director con Puyol y con Berzosa y dos fueron también directores de Personal con este último.

Destino hasta en la piscina de la Universidad
También figuran una serie de personas como Personal Eventual (cargos de «confianza política»), bien porque no pertenecen a las escalas de titulados superiores (gestión o técnicos), o porque no tienen vinculo laboral con la UCM o porque no son funcionarios. Y así en la relación de puestos de trabajo (RPT), tenemos ex altos cargos del Gabinete del ex Rector Berzosa, que son administrativos sin título universitario alguno, no tienen asignada tarea ni función alguna y su destino está en la piscina de las Instalaciones Deportivas Sur de la Complutense.
 
Otro caso es el del actual director de la Unidad de Seguridad, que es administrativo y sin titulación universitaria, y que está actualmente imputado por una presunta estafa con la empresa que se encargaba de la seguridad privada en los Campus universitarios de Moncloa y Somosaguas. Como también el de una segunda secretaria del Consejo Social, lo cual sorprende, pues ese puesto ya lo ocupa una de las personas que más emolumentos recibe en la Complutense.
 
Tampoco son personal UCM tres de los altos miembros de “La Supercasta”: la Gerente General, que pertenece al Cuerpo de Interventores de Administración Local; el Letrado Jefe de la Asesoría Jurídica; y el director de Comunicación de la UCM, Braulio Calleja, quien ayudó mediáticamente al Rector Carrillo en su campaña electoral.
 

30 personas en el aparato disciplinario del Rector Carrillo

 
A su vez, sorprende que haya cuatro funcionarios en la situación de Servicios Especiales, y que aún figuren en la Relación de Puestos de Trabajo de la UCM, cuando quien debiera pagarles es la Administración donde están destinados en la actualidad. Entre ellos figuran la delegada del Gobierno de la Comunidad de Madrid, un Subdirector en el Ministerio de Educación, un director en la Comunidad de Madrid y la actual directora de la Biblioteca Nacional.
 
Además, en la Universidad Complutense hay alrededor de 30 personas que conforman el muy activo aparato disciplinario del Rector José Carrillo: la Asesoría Jurídica y la Inspección de Servicios. Hay profesores y personal de Administración y Servicios (PAS) , que actúan como “Instructores” de los expedientes disciplinarios y que siguen al pie de la letra las indicaciones de la “Casta Complutense”.
 
Pero como prueba de que ya comienza a haber estudiantes que empiezan a conocer la escandalosa realidad de la Universidad Complutense, véase la pancarta (en la foto adjunta), que algunos de ellos pusieron ante el Vicerrectorado de Alumnos hace dos semanas.
 
Por todo esto conviene que el Rector Carillo y su Gerente General practiquen la transparencia y publiquen oficialmente los nombres, cargos y remuneraciones de los miembros de las “Castas”, al igual que hacen los Rectores de muchos países. Sólo España y Polonia, dentro de la Unión Europea, no tienen todavía una Ley de Transparencia. Éste sería el primer paso para que las aguas se tranquilizaran.
 

Juan Luis Galiacho