Menú Portada

Comienza la cuenta atrás para la temporada que marcará una nueva era en MotoGP, con un Rossi que sigue caldeando el ambiente y un Pedrosa al que pueden beneficiarle los nuevos neumáticos Michelin

Enero 20, 2016
Movistar Yamaha MotoGP's Spanish rider Jorge Lorenzo (L) and Movistar Yamaha MotoGP's Italian rider Valentino Rossi pose during the presentation of the 2016 Yamaha team in Barcelona on January 18, 2016. AFP PHOTO/ LLUIS GENE / AFP / LLUIS GENE        (Photo credit should read LLUIS GENE/AFP/Getty Images)

La temporada 2016 de MotoGP ha vivido su primer acto oficial con la presentación de la escuadra tricampeona del mundo en 2015 -fabricante, equipo y piloto-, el Movistar Yamaha, en Barcelona. Tras esta se sucederán las puestas de largo del resto de equipos en las próximas semanas. Un nuevo curso que se presenta apasionante por cuatro motivos bien diferentes: el deportivo, el técnico, los próximos contratos y el puramente morboso.

A nivel deportivo volveremos a encontrarnos con la enconada lucha entre los cuatro mejores pilotos que han coincidido en el tiempo en MotoGP: Jorge Lorenzo, Valentino Rossi, Marc Márquez y Dani Pedrosa, por citarlos en el orden en que concluyeron el pasado campeonato. Pero no hay que olvidarse ni por un momento de los Iannone y Smith, en franca progresión o del nuevo prodigio de la inagotable cantera española: Maverick Viñales, mejor debutante en 2015 y por el que suspira más de un equipo de postín.

En cuanto a la técnica, la llegada de la centralita electrónica única, la que gestiona cada parámetro del motor, es un escollo que se ha atravesado a las marcas, aunque más pronto que tarde conseguirán ajustarla a sus necesidades.

Los neumáticos Michelin podrían dar ventaja a Pedrosa

La verdadera novedad serán los nuevos neumáticos Michelin, que por su gran agarre en el tren trasero y el delicado compromiso que mantienen con la rueda delantera, pueden marcar un nuevo status quo en la categoría reina. Los pilotos tendrán que adaptar su pilotaje al muy diferente comportamiento de las gomas francesas respecto a las antiguas Bridgestone.

No pocos expertos, incluidos muchos pilotos, ven a Pedrosa como el más adecuado para esta nueva forma de pilotar. El de Repsol Honda, por su reducida estatura y peso, siempre ha sido el piloto que menos peso ha cargado sobre la rueda delantera, lo que ha hecho que esta cogiera menos temperatura y su agarre fuera menor. Ahora, con unos neumáticos que se comportarán tal y como él ha pilotado siempre, prácticamente no tendrá que variar su estilo, por lo que a priori cuenta con una gran ventaja inicial.

Los pilotos, con un ojo en sus contratos futuros

Pero si hay algo que marcará no sólo la temporada sino el futuro de la categoría es la circunstancia de que todos los mejores pilotos de MotoGP finalizan su contrato a final del presente curso. Esta circunstancia mete una presión extra a las carreras del primer tercio de campeonato y no más allá de la cuarta o quinta cita comenzará la rumorología y los movimientos de representantes. Con cuatro pilotos en condiciones de ganar un Mundial, más el  deseado Viñales, dos marcas cada día más cerca de las todopoderosas Honda y Yamaha, como son Ducati y Suzuki, y KTM, que llegará en 2017 con el cheque en blanco de Red Bull, el baile de pilotos puede ser monumental.

Por si todo esto fuera poco, otra ficha podría sumarse al juego de sillas: Casey Stoner. El bicampeón de MotoGP ha protagonizado el único fichaje de esta pretemporada. Retirado desde finales de 2012, el australiano esporádicamente ejercía de probador en Honda. Ahora ha dado un paso al frente y regresa a Ducati, con quienes venció el título en 2007, como probador con opciones de realizar carreras como invitado esta temporada. Sin duda, Stoner buscará probarse de cara a un hipotético regreso en 2017, nada descabellado para un piloto que acaba de cumplir 30 años. Sus afirmaciones son toda una declaración de intenciones: “En Honda sólo era un piloto de pruebas ocasional, no tenía ninguna otra función y, si soy sincero, ellos nunca aprovecharon mi potencial”. Un potencial que sigue siendo una incógnita tras tres temporadas sin competir.

El ‘caso Sepang’ sigue coleando

Por último, y también por desgracia, hay que añadir el elemento morboso que rodea a este campeonato aún antes de comenzar. El polémico final de la temporada 2015, con el Caso Sepang aún caliente, continúa sumando titulares y sólo porque uno de los implicados no está dispuesto a enterrarlo.

Valentino Rossi sigue escocido por la pérdida de un título que llegó a acariciar y durante la presentación de su equipo en Barcelona lo dejó claro: Márquez ya había decidido antes del jueves de Sepang, que su primer objetivo era que yo no ganara el mundial. El respeto en pista debe ir en ambas direcciones y el año pasado, sobre todo con Márquez, no ocurrió. Fueron ellos (en referencia también a Lorenzo), quienes me faltaron al respeto. Me he preguntado muchas veces qué pasó con Marc, quizás fui su chivo expiatorio para no culparse por cometer tantos errores y no ganar. Lo cierto es que él ya tenía decidido que su primer objetivo era que yo no ganara el mundial mucho antes de Sepang”.

La actitud del italiano durante el invierno ya ha tenido consecuencias y el Fan Club oficial de Márquez en Italia anunció hace unos días que no acudirían a Mugello debido a las amenazas de los aficionados del piloto de Tavullia: Con gran pesar les informamos que el club de fan de Marc no estará presente en Mugello por los problemas relacionados con la seguridad y la integridad de sus miembros. Sentimos mucho tener que tomar esta drástica decisión, pero la situación en este momento no es muy buena y el ambiente es realmente peligroso, informaron a través de las redes sociales.

La situación es la que es y siempre y cuando se siga echando leña al fuego (no hablamos sólo de los periodistas y los aficionados), no vamos a tomar riesgos tan altos. Nos parece vergonzoso que los fans no puedan animar a su piloto sin recibir amenazas, sin que les lancen objetos, o incluso se les escupa, pero desgraciadamente también en el motociclismo llegamos a ese punto, concluía el comunicado.

Una reacción lógica cuando el Club de Fans oficial de Rossi, con cientos de miles de miembros repartidos por todo el mundo, envió estas navidades a sus socios una carta de felicitación navideña que incluía perlas como esta: Tras cuatro espléndidas victorias y 11 podios, siendo líder del campeonato de principio a fin, la maldad y la envidia incomprensible de un rival antideportivo e incorrecto falsearon el resultado final”.

Lo cierto es que Márquez ha dado por zanjado el tema siempre que ha tenido ocasión y no ha querido entrar en esta guerra: Se ha llegado a un extremo que no toca. Mis fans pueden ir a Mugello tranquilos, porque no pasará nada… o espero que no pase nada- El que va al circuito es el verdadero fan, es el aficionado que va a ver las motos, a disfrutar del espectáculo, y creo que cuando vas allí es para disfrutar de la fiesta y el show. Así que, ni pasó nada en Valencia, ni tiene que pasar nada. Somos todos un grupo de gente que van a ver un espectáculo y nosotros corremos para que ellos lo disfruten, eso es lo importante”.

Lorenzo, por su parte, dejó claro en la misma presentación del Movistar Yamaha que esta no es su guerra: El respeto siempre existe, somos dos personas y dos campeones, lo hemos sido múltiples veces y nos estamos jugando la vida. Hay que tener respeto, primero como personas y después como deportistas. Tengo la mano abierta con todos, me quiero llevar bien con todos los pilotos, y más con mi compañero de equipo. Respecto a lo que sucedió en Sepang no tengo nada que ver, yo en todo momento estuve delante. Creo que es un problema que venía de atrás, del GP de Argentina y de Assen y que tanto Márquez como Rossi, si ellos quieren, tendrán que solucionar, pero yo no pinto nada en todo eso”.

Las normas y los árbitros cambiaran antes del arranque de la temporada

Lo único positivo del complicado cierre de la temporada pasada ha sido la decisión de la Comisión de Grandes Premios (compuesta por representantes de Dorna, Federación Internacional (FIM), la Asociación de equipos y la Asociación de fabricantes), de reunirse en Ginebra el próximo 4 de febrero para estudiar la modificación del sistema de penalizaciones de MotoGP. Se espera que haya cambios importantes en el llamado carnet de puntos y, sobre todo, una nueva estructura en la Dirección de Carrera. Las decisiones adoptadas en Sepang y sus posteriores consecuencias no resultaron satisfactorias para ninguno de los integrantes del campeonato, desde pilotos a organizadores, dejando en evidencia el actual sistema de arbitraje, por lo que se acometerá una profunda remodelación.

Todas estas circunstancias, más otras que a buen seguro surgirán con el transcurso del campeonato, llevan a pensar que nos encontramos no sólo ante una apasionante temporada sino al comienzo de una nueva era en MotoGP.

No habrá que esperar mucho y la acción en los circuitos volverá a principios de febrero con un test de tres días en Sepang. Del 17 al 19 de febrero, los equipos viajarán a Australia para afrontar otros tres días de test en Phillip Island. De ahí habrá que esperar dos semanas para el último test de pretemporada, del 2 al 4 de marzo en el Circuito de Losail, el mismo trazado de Qatar donde comenzará el Mundial el próximo 20 de marzo.