Menú Portada
El nuevo director de Ferrari, Mauricio Arrivabene, dice abiertamente que están a la altura de los Red Bull con los que piensan luchar cara a cara

Comienza el espectáculo de la Fórmula 1: Todos contra Mercedes, pero la lucha detrás de ellos se aprieta

Marzo 8, 2015

McLaren-Honda sigue siendo una incógnita. Sus directivos ya han salido a poner la venda antes de la herida al desvelar lo que muchos observadores han visto sin demasiada dificultad: van retrasados con el desarrollo del conjunto


Pocas dudas quedan. Lo dicen pilotos, equipos, casas de apuestas y hasta Bernie Ecclestone: este año ganará Mercedes. A menos de una semana de que de comienzo el sexagesimosexto Campeonato del Mundo de Fórmula 1, las escuderías ya tienen sus coches en Australia, y todos asumen la superioridad de los Mercedes. Durante las pruebas de pretemporada los campeones del mundo de 2014 han mostrado una contundencia, ritmo y velocidad punta demoledora. Niki Lauda, uno de los responsables de la formación, afirma públicamente que liberarán la manada pero no con la diferencia con la que contaron el año pasado. Aunque los datos mostrados en la última tanda de entrenos celebrados en el Circuito de Montmeló parecen quitarle la razón, no en vano el ritmo de sus pilotos encontraba más de un segundo de diferencia con respecto al resto de monoplazas, con una pequeña aportación extra: eran los mejores en el primer y último sector de la pista. La primera zona es la más rápida del trazado y la que más se basa en la aerodinámica. La otra es la más lenta, con la chicane en la zona de El Estadio, que premia la estabilidad en tramos muy lentos. El coche va bien cuando necesita ser eficaz con respecto al aire, es el mejor cuando el agarre mecánico es requerido. Si a ello añadimos que tienen el mejor motor de la parrilla, sale en la ecuación que tienen un conjunto explosivo con el que difícilmente podrán el resto.

Enfrente tiene a los Williams, con un coche muy acertado el año pasado y el mismo propulsor, pero lastrados por las limitaciones financieras que no tienen en Red Bull o Ferrari. Los primeros son toda una incógnita debido a lo titubeante de sus pruebas invernales, de las que han salido pocas pistas acerca de su estado real. Si se sabe que Renault, su motorista, desarrolló el ingenio menos dotado del año pasado y este año ha avanzado poco, al menos hasta verano, momento en que presentarán un propulsor muy mejorado. En base a esto se puede pensar que su inicio de temporada será duro e irán mejorando paulatinamente, algo que se les da tradicionalmente bien a los de la bebida energética.

Cambios positivos en Ferrari

Al equipo italiano sin embargo le han sentado muy bien los cambios. Alonso se marchó de un equipo que tenía vetadas las victorias y sin embargo ya hay quien dice que es posible que este año tengan alguna al alcance. Se dice que su motor ha recibido un incremento que puede llegar a los 80 caballos y esto lo pondría mucho más cerca del Mercedes, y muy por encima del de Renault. Es por ello que el nuevo director de la Scuderia, Mauricio Arrivabene, dice abiertamente que están a la altura de los Red Bull con los que piensan luchar cara a cara. Si el año pasado fueron el único equipo que arrebataron victorias a los implacables Mercedes, es fácil pensar que de ser cierto ese cálculo, visitarán con relativa frecuencia el pódium.

Los coches rojos han mejorado mucho su propulsor y bastante su parte aerodinámica-chasis prolongando la base creada por el equipo técnico anterior. Muchos pequeños cambios pero pocos de gran calado hacen del nuevo Ferrari un coche más fácil de pilotar y del que sacar partido. Avanzarán, pero difícilmente con capacidad suficiente como para plantar cara a las flechas plateadas.

La incógnita de McLaren-Honda y el regreso de Alonso

McLaren-Honda sigue siendo una incógnita. Sus directivos ya han salido a poner la venda antes de la herida al desvelar lo que muchos observadores han visto sin demasiada dificultad: van retrasados con el desarrollo del conjunto. La baja de Fernando Alonso tras su accidente ha empeorado aún más la situación al retrasar todo, no en vano el proyecto gira en torno al asturiano y de hecho, aunque no vaya a viajar a Australia, el equipo estará permanentemente conectado con su casa en Dubai para tenerle al tanto de todos los datos arrojados todo el tiempo que los coches estén sobre el asfalto y sus análisis posteriores. Un rumor corre por el paddock: su motor está entre el de Mercedes y el de Ferrari, y sería el segundo en potencia estimada, lo que impulsaría un MP4/30, que parece dócil, estable y muy firme en las curvas, pero apenas se ha podido ver su potencial durante las pruebas así que hay más incógnitas que certezas. Alonso ha dicho que volverá para la cita en el Gran Premio de Malasia pero Eric Boullier habla de la llegada a Europa a la hora de poder ver la realidad de su proyecto, algo tarde si lo que quieren es pelear por el título de este año, y apunta que su diana está puesta más en 2016.

Tradicionalmente Bernie Ecclestone se reúne con algún piloto antes de cada temporada en una jugada comercial. En esta ocasión lo ha hecho con Nico Rosberg, el relegado a subcampeón tras Lewis Hamilton el año pasado. ‘El Supremo’ hizo sonreír al germano cuando le dio un pronóstico de lo que puede ocurrir esta temporada, y sólo que le dijera que era su favorito puede hacer algo así. Quien sabe, tiene un Mercedes 

José M. Zapico
@VirutasF1