Menú Portada
Exclusiva: El empresario sale al paso de los rumores

Colate Vallejo Nágera: “Desde que estoy con Paulina no se ha dicho una sola verdad sobre mí”

Junio 15, 2008

Ante los rumores surgidos en los últimos días que aseguran que su relación con la cantante Paulina Rubio está tocada de muerte, el empresario Colate Vallejo Nágera sale al paso de las informaciones.

pq_544_colatepau.jpg

Pese a que forman una pareja de lo más armoniosa, alguien se ha propuesto terminar con el idilio que protagonizan la cantante Paulina Rubio y el empresario Colate Vallejo Nágera. Desde hace varias semanas, los medios de comunicación mexicanos cavilan acerca de una posible crisis que podría sesgar definitivamente un idílico matrimonio que siempre ha estado acompañado de numerosas especulaciones. Asegura que la no asistencia de la cantante a una importante entrega de premios a la que había sido convocada, estuvo provocada por una monumental discusión enfriadora de sentimientos, pasiones e ilusiones. Pese a que no es la primera vez que los medios extranjeros cavilan acerca de la estabilidad de la relación, lo cierto es que en esta ocasión muchos habían calificado la información de irrefutable. Quizás por eso ha sido necesario que los protagonistas salieran al paso de tamaño runrún: Estoy un poco cansado porque desde que estoy con Paulina no se ha dicho una sola verdad sobre mí. Nadie ha publicado una noticia que se ajuste totalmente a la realidad. Estamos muy enamorados y nadie ni nada conseguirá intoxicar nuestra historia, me confesó telefónicamente un Colate que se encontraba en los Estados Unidos cumpliendo con mis obligaciones empresariales. Amén.
 
Paulina Rubio, denunciada
 
Aunque normalmente atiende con cierta cordialidad a los reporteros y fotógrafos con los que se topa diariamente, hace algunos días que Paulina Rubio está en el ojo del huracán desde que la fotógrafa Luz Amanda Orozco decidió demandarla, acusándola de haberle ocasionado daños y perjuicios tras un encendido conflicto que terminó en los tribunales. La reportera gráfica exige que se le indemnice con quinientos mil dólares. Y promete no parar hasta conseguirlo.
 
Por Saúl Ortiz