Menú Portada

Cohabitar

Enero 23, 2014

Es un término que se emplea mucho en política, cuanto no hay mayorías parlamentarias, cuando los parejas están juntas pero revueltas y es lo que van a tener que hacer este último fin de semana de enero, el aire frio en altura que llega al extremo norte y el anticiclón de las Azores, las altas presiones, que se van a instalar en la mayor parte de la península. Y ambos tendrán que convivir con el fuerte viento del norte que será el actor principal de este viernes 24 de enero. Sobre todo en la islas Canarias, donde los alisios no dan concesión alguna y donde las rachas va a superar los 90 km por hora en las cumbres centrales de Tenerife y dejarán riesgos costeros, con olas espectaculares como las que vimos ayer de 5 metros en Lanzarote. Y de un archipiélago a otro, el balear, donde la tramontana deja riesgos costeros, mar muy gruesa en Menorca, fuerza 8. Viento molesto, que se dejará sentir, en otros puntos del este como la iberia turolense, el cierzo en Zaragoza, interior de Castellón y el litoral de Tarragona.

Pero la jornada estará marcada por las notables nevadas, que en las próximas 48 horas van a caer en el  Pirineo oscense y catalán en alerta naranja, cota en los mil metros que irá bajando y donde se pueden acumular hasta 30 centímetros. Nevadas más débiles al norte de Navarra. Y para el resto, cielos despejados durante el fin de semana, con temperaturas que en algunos casos van a saltar de los 21 grados en las costas malacitanas y en gran parte del arco mediterráneo podemos ver valores de hasta 23 grados en Benicásim, Castellón. En el centro peninsular no valores no irán tan allá pero en Talavera de la Reina en Toledo, si llegarán a los 17 de máxima que no está nada mal. Y terminamos pendientes del refranero, mañana se celebra la conversión de San Pablo, conforme es el día, así será el año”.