Menú Portada

Cierta euforia

Enero 7, 2013

Es día de desmontar el belén, de volver a meter el arbolito en el trastero, de empaquetar a los niños y mandarlos al colegio, que ya iba siendo hora y de recuperar la normalidad. También de volver al trabajo, los que tengan ese bendito privilegio. Y no sé si es producto del buen tiempo y de este anticiclón desatado que nos acompaña durante la última semana, pero este 2013, que algunos había pintado como el mismísimo demonio, se está portando. La dichosa prima de riesgo se relaja, baja el paro en 60.000 personas, buen regalo de reyes y la bolsa coge impulso.

Y no les digo yo que a lo largo del año, vengan profundas borrascas, asoma una por el atlántico, pero la vela que va por delante es la que alumbra y hasta las isobaras se conjuran en este arranque tan benigno. Solo hay que darse una vuelta por la península y comprobar como en el Pego, Alicante, superan los 18 grados, los valientes se bañan a orillas del mediterráneo. Pero no solo en el levante, en el valle del Tiétar en Arenas de San Pedro, Ávila, superan los 12 grados.

Solo en el litoral gallego y el área cantábrica encontramos a primeras horas algunas nubes despistadas, que dejaran lluvias testimoniales, sin importancia. En el tercio norte circularán algunas nubes altas y bancos de niebla matinales en los valles, que generan las propias altas presiones. Los vientos soplaran con intensidad del noroeste en Gerona y en las Baleares. Solo los vientos del este, que pueden dejar algunas calimas, perturban la tranquilidad de unas islas más afortunadas que nunca, Canarias, no se apea de los 16 a 18 grados al despertar.  Esperemos que este sueño de buenas noticias y mejor tiempo duren todo el año.

“El buen enero, frio y seco”