Menú Portada

Cierre de mercado: Florentino Pérez firma la menor inversión en fichajes de su trayectoria como presidente del Real Madrid

Septiembre 1, 2016
Florentino Zidane

El Real Madrid termina el verano casi como lo empezó. La afición blanca, siempre ávida de emociones en forma de grandes nombres en el mercado estival, se tendrá que conformar con las (segundas) llegadas de Álvaro Morata y Marco Asensio. En un intento quizás por españolizar el equipo y por ofrecer mayor estabilidad a Zinedine Zidane, Florentino Pérez ha realizado la menor inversión en fichajes desde que es presidente de la entidad de Chamartín. Es cierto que Morata costó 30 millones de euros, pero si a esa cantidad le restamos los 22 que en su día pagó la Juventus por el joven atacante, podemos concluir que el gasto total del Real Madrid 16-17 ha sido de 8 millones de euros, algo completamente impensable para quienes han seguido la trayectoria del empresario al mando del club madrileño. El devorador insaciable ha devenido en comensal recatado sin previo aviso. Ahora, Florentino a lo sumo encadena dos bocados y deja -educadamente- comer a los demás.

Primera etapa (2000-2006): 435’5 millones de euros en fichajes

Florentino Pérez llegó a la presidencia del Real Madrid con un movimiento avasallador: el fichaje de Luis Figo por 60 millones de euros. Desde ese preciso instante, se instaló en el presidente un aura de hombre divino que todo lo puede. Se convirtió Florentino en una suerte de súper héroe que podía conseguir que cualquier futbolista del planeta se enfundase la zamarra blanca: jugase donde jugase y costase lo que costase.

Así, los cracks fueron cayendo cada verano, conformando el Madrid de los ‘galácticos’: el propio Figo, Zidane (como jugador), Ronaldo, Beckham, Robinho, Sergio Ramos se hicieron acompañar por otros futbolistas de menor postín pero también de precios elevados como fueron Samuel, Baptista o el malogrado (deportivamente) Woodgate. La campaña en la que menos dinero gastó fue la 2003-04, en la que ‘únicamente’ incorporó a Beckham por 25 millones de euros. Por poco, pero se mantiene por delante de lo gastado en este verano.

Segunda etapa (2009 hasta hoy): 748,2 millones

Como suele ocurrir con los grandes personajes de película, la leyenda de Florentino se magnificó en su ausencia. Las malas artes de Ramón Calderón y, sobre todo, la frustración continuada en la competición fetiche del madridismo (la Copa de Europa), hizo al público merengue desear con más fuerza que nunca el retorno de aquel a quien siempre consideraron un salvador. Ocurrió en el año 2009. Florentino Pérez volvió dispuesto a batir todos los récords, a mandar un mensaje de terror a sus principales contendientes (los emergentes magnates que asomaban la cabeza por Europa), a despedazar por completo el mercado. Y lo logró. Fichó, de una tacada, a Cristiano, Kaká y Benzema (acompañados de otros secundarios como Xabi Alonso). Sin duda, la bomba mediática fue la llegada del portugués, aunque Florentino nunca lo consideró su obra al cien por cien, al ser su fichaje apalabrado antes de su regreso a la presidencia. Esa obsesión por los fichajes de otros presidentes le ha perseguido hasta hoy.

Las temporadas menos prolíficas fueron revestidas de oportunidades de mejorar el proyecto, siendo la 12-13 la temporada más austera (hasta esta), en la que se invirtieron 33,5 millones en Modric (30) y Diego López (3,5). Ahora la cosa se ha calmado sobremanera.

¿Proyecto deportivo o necesidad económica?

La duda que planea ahora sobre la planta noble del Santiago Bernabéu es si tanto ahorro viene dado por una necesidad económica de frenar los gastos o, por el contrario, en pos de un proyecto deportivo que no necesita más piezas para funcionar de manera correcta. El primer argumento viene apoyado por las altísimas fichas de varios jugadores blancos que además en estos momentos estarían negociando sus respectivas ampliaciones de contrato (Bale, Modric o Pepe), además de Cristiano, cuyo deseo de retirarse en la Casa Blanca significa una hipoteca de considerables dimensiones para la directiva merengue. No obstante, también es cierto que el cuerpo técnico del Real Madrid ha podido no encontrar ningún jugador por el que mereciera la pena pujar como en los viejos tiempos. Se habló mucho de Pogba, pero es posible que su elevado precio hiciera desistir a Florentino.

Con las elecciones presidenciales previstas para el próximo mes de junio, el presidente del Real Madrid confiará su reelección a lo conseguido en el césped. Por primera vez sería la candidatura de los títulos y no de los fichajes.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99