Menú Portada

Christian

Octubre 29, 2013

Es el nombre que le han puesto a la primera  ciclogénesis explosiva de este otoño 2013. Toda una “bomba meteorológica” que ha estallado en el atlántico norte europeo, con vientos huracanados de más de 140 km por hora, lluvias torrenciales y mar de fondo, que ha dejado un reguero de destrucción e  incluso ha obligado a activar  la alerta roja en países como Holanda. Por suerte, esta borrasca profunda va remitiendo y su onda expansiva se ha dejado sentir de refilón en las costas del cantábrico.

Miércoles, 30 de octubre y la piel de toro se cubre de blanco en su tercio norte. Si ayer lo que bajaban eran las temperaturas máximas, hoy el turno es para las mínimas. Heladas de consideración en toda la meseta norte y valores que nos hace tiritar solo con escribirlos, Saldaña en Palencia, como decíamos de pequeñosni frío ni calor, 0 grados, en la ibérica turolense Brochales, 3 negativos y en el pirineo catalán anuncio de grandes heladas en Espot, Lérida, 4 bajo cero. Valores más acordes al calendario y que propicia el anticiclón de Las Azores que domina la península.

Solo en las Baleares, al norte de Mallorca y sobre todo en Menorca, se mantienen los avisos naranjas por riesgos costeros, mar muy gruesa que provoca los fuertes vientos del norte, la tramontana. Además irán acompañados de lluvias durante la primera parte del día. El paso del último frente dejará restos de lluvias al sur de Alicante y Murcia. El resto disfrutará de cielos despejados en cuanto levanten las nieblas que se generan en el Miño, Galicia, interior de Asturias. También neblinas a primeras horas en  Andalucía. Las islas Canarias mantienen los paraguas abiertos al norte y las sombrillas en el sur con valores que se asoman a la treintena.

Y de cara al primer fin de semana largo de noviembre, podemos avanzar, por un lado nuevas lluvias y frentes por el noroeste y recuperación de las temperaturas, pero déjenme que lo perfile mañana jueves.

“Octubre que termina claro favorece lo sembrado”