Menú Portada
Sus amigos le defienden

Christian Jiménez, harto: “No soy ningún mafioso”

Noviembre 28, 2010

Hasta el momento, sólo dos de los tres protagonistas del triangulo amoroso han roto su silencio. La última fue la propia Maribel que conversó telefónicamente con los colaboradores del programa que Jaime Cantizano conduce los viernes por la noche en Antena Tres. Durante su intervención, Maribel demostró estar atravesando un difícil momento

pq_922_cristians.jpg

El embrollo en el que anda metida Maribel Sanz, la ex mujer del cantante Sergio Dalma, lleva camino de convertirse en una especie de novela policiaca con tintes surrealistas. Y es que, al parecer, la rubia sufrió varios episodios desagradables durante su relación con el empresario Christian Jiménez. Él es un hombre de pasado desconocido que, según las lenguas de vecindona, está relacionado con asuntos turbios y casi mafiosos. De hecho, Maribel lo denunció porque, según su testimonio, Jiménez le puso una pistola en la sien. Una durísima denuncia que la modelo retiró posteriormente por motivos que se desconocen. Por aquel entonces, Maribel conoció a Rodrigo, un joven asturiano al que conoció por Facebook y con quien mantuvo un romance en la clandestinidad. Christian les pilló. Y montó en cólera. De hecho, el de Gijón quiso denunciar en ‘Enemigos Íntimos’ que había sido víctima de constantes amenazas que le provocaban cierta desazón: “Yo de ti me iba a tu casa y me buscaba un gran agujero donde esconderme”. De traca.
 
Hasta el momento, sólo dos de los tres protagonistas del triangulo amoroso han roto su silencio. La última fue la propia Maribel que conversó telefónicamente con los colaboradores del programa que Jaime Cantizano conduce los viernes por la noche en Antena Tres. Durante su intervención, Maribel demostró estar atravesando un difícil momento, algo que confirma la periodista Joana Morillas en Extrarosa.com: “Maribel Sanz: tocada y hundida anímica y económicamente”. Duras son las palabras de quienes la conocen, sobre todo porque saben de la tristeza que le azota desde hace ya algún tiempo. Eso sí, la polémica no le abandona. Es lo que le toca vivir. Quien parece intentar afrontar todo lo que le ocurre es Christian. Me cuentan que está algo desesperado ante los comentarios que muchos polemistas empiezan a hacer sobre su marcada personalidad: “No soy ningún mafioso”, dice a sus más allegados. Uno de ellos me asegura que, a pesar de lo que cuentan sobre él, Jiménez es noble y realmente cariñoso. Cuesta creerlo.
 
Por Saúl Ortiz