Menú Portada
El entrenador del Atlético de Madrid se gasta en París el dinero que no le gusta dejarse en España

Cholo Simeone va a comer de gorra casi todos los días al mismo restaurante y afirma en privado que “está aquí por la guita”

Noviembre 21, 2014

La Novia de El Cholo asciende al universo de las Wags de primera mientras su pareja continúa con los trámites de divorcio de Carolina Baldini, su ex

pq_929_cholo_carla.jpg

Lo suyo va en serio. El  Cholo Simeone ya ha convertido en oficial su relación amorosa con Carla Pereyra, y buena muestra de ello son las fotos que ha colgado la modelo argentina en los últimos días en Internet, donde se les puede ver en el lujoso Hotel Plaza Athenee y también en una cena en el L’Atelier Joël Robuchon – Paris Saint Germain. Los que conocen al entrenador argentino del Atlético de Madrid se hacen cruces. ¿Cómo puede haberse gastado 900 euros en un Hotel? ¿Hizo un simpa en la cena? ¿Pagó las entradas en Eurodisney o llegó a un acuerdo publicitario? ¿O simplemente lo que no se gasta en España se lo deja en el extranjero?

Al Cholo  -a quien algunos de los miembros de su círculo le han oído decir en alguna ocasión  “que está aquí por la guita”-, no le gusta la gastronomía española, que describe con palabras nada halagüeñas. Y tampoco le gusta dejarse “esa guita” en España. Es más, presume de ello. Por eso come un día sí y casi todos también en el Restaurante di María situado en las cercanías del Paseo de la Habana al que también acude con frecuencia Alessandro Lequio. Al Cholo no se le ha visto pagar allí nunca. Por eso llama profundamente la atención que tirara la casa por la ventana con ese viaje sorpresa que le quiso regalar a su chica. Van muy en serio…Se está divorciando de su mujer, Carolina Baldini, y todo hace pensar que va a formar una familia con su jovencísima novia. Buena prueba de ello es la entrevista que ésta ha concedido a Hola en la que afirma que “Diego es cariñoso, detallista, leal, muy compañero, tiene mucha sensibilidad y un gran sentido del humor. Tenemos gustos parecidos y vemos la vida del mismo color”. Hasta los diarios de Vietnam, como el TAN HNIEN on line se han hecho eco de la entrevista de Carla, que asciende al universo de las Wags de primera. Gracias a Carla hemos podido enterarnos de que “Es un hombre que defiende sus ideales, no soporta las injusticias y va de frente…La única diferencias que en casa ni saltan grita como en el campo, pero la pasión es la misma”. Pues que suerte tiene…Con un tigre semejante 18 años de diferencia de edad no son nada. 

Las manías de Iker Casillas

Iker Casillas ocupa varias páginas esta semana en Lecturas. El jugador y su novia han adquirido, señala la revista, la casa de Lydia Bosch en la Urbanización La Finca, cuyas habitaciones fueron diseñadas por el ex de la pareja, Alberto Martín, copropietario de la mansión. El interior de la vivienda tiene cinco habitaciones, seis baños y un aseo personal y Sara Carbonero e Iker habrían pagado dos millones y medio por la casa. Se ve que no tienen miedo a las malas vibraciones. Como todo el mundo recordará, el matrimonio entre Lydia y su pareja terminó muy mal. Lydia Bosch nunca debió dejar a Micki Molina. Sara no es nada supersticiosa, pero su pareja sí lo es…Todo un maniático de mucho cuidado que no repite camisetas, cambias de looks, y sigue diversos ritos según intuya cómo va a soplar el viento en el campo. Capaz es de llamar a un brujo africano para que le exorcice la casa.

La novia del guardameta merengue está de plena actualidad por su nuevo clon. Nada más y nada menos que Rosa Benito, que se ha atrevido a maquillase como ella y posar emulándola en una de sus portadas en ELLE. Lo peor es que la ex de Amador Mohedano está convencida de que ha quedado clavadita a Sarita. Para hacérselo mirar…O para que Iker cuelgue una foto en el comedor de la nueva casa. Seguro que el yu-yu de la mansión sale escopetado por la ventana.

Ana Montesinos