Menú Portada
El presunto novio de Miriam Sánchez rompe su slencio

César Sempere: “Miriam Sánchez y yo sólo somos amigos”

Junio 25, 2009

Por primera vez, César Sempere sale al paso de las informaciones publicadas sobre su presunta relación con Miriam Sánchez, ex de Pipi Estrada.

pq_809_Cesarsempere.jpg

Está cansado de los comentarios. Harto de las insinuaciones. No puede más. Las risas han dado paso a los llantos en el rostro de César Sempere, jugador de la Federación Nacional de Rugby. Desde que la rigurosa periodista Belén Rodríguez uniera su nombre al de Miriam Sánchez, ex de Pipi Estrada, su vida no ha vuelto a ser la misma. Ha pasado de gozar de ese anonimato que no quiere ver esfumar entre sus dedos, para convertirse en uno de los hombres más buscados de los últimos tiempos. Su testimonio es de lo más interesante. A pesar de no querer enrolarse en el zafio juego de las acusaciones, necesita defenderse. Sempere quiere aclarar que no ha hecho daño a nadie. Al otro lado del hilo telefónico, su voz se quiebra por momentos. La tensión ha hecho mella en él. Es muy duro ver cómo Pipi intenta desprestigiarle desde la distancia. El periodista, que consiguió ser popular el día en el que se arrejuntó a la presentadora Terelu Campos, insiste en querer hacerle daño gratuitamente. Masculla insultos al mismo tiempo en que tiende su mano para llenar sus arcas: “No puedo aguantar más este sufrimiento. Sólo quiero que el periodista me deje en paz de una vez porque yo no le conozco ni le he hecho nada en mi vida. Espero que cuando se le pase ese extraño calentón me pida perdón públicamente. Sólo así no lo demandaré”, me confiesa. César está convencido de que si su nombre está unido a la polémica es por culpa de él: “Yo no quiero que siga hablando de mi ni que me llame ni me ponga mensajes”. Así mismo, aunque se da por sentado que mantiene una relación sentimental con Miriam, el deportista lo desmiente categóricamente: “Es mentira que seamos novios. Es cierto que mantenemos una buena amistad porque ella está muy falta de cariño, pero en ningún momento hemos tenido nava a nivel sentimental…”. Sin embargo, César no dudó en telefonearle la mañana en la que se especuló con que la Sánchez podría estar, de nuevo, embarazada: “Tuve que llamarla por si acaso. Lo cierto es que me asusté y le di un telefonazo. Eso sí, ella me desmintió que estuviera embarazada de Pipi y de nadie”, me confesó el apuesto mozalbete. Otra vez será.
Por Saúl Ortiz