Menú Portada

Cerca de 1.000 personas han sido contagiadas por el virus del Zika en el Estado de Florida de las cuales, casi un 10%, son mujeres embarazadas: Cada día se detectan nuevos casos locales y de viajeros contagiados en el lugar de destino

Octubre 10, 2016
exterminador-mosquitos-2

El temor a la picadura del mosquito continúa siendo protagonista en la ciudad de Miami y muy especialmente en la zona más turística, Miami Beach, donde se han detectado los últimos casos de contagio local de Zika. A pesar de las medidas que se han tomado hasta ahora para combatir el virus, la preocupación y el miedo siguen presentes entre los residentes y visitantes del condado. Y razones no falta para ello.

Como un goteo constante desde que se detectaran los primeros casos a mediados de enero de este año, la cifra oficial de afectados a día de hoy en el estado de Florida, asciende a casi 1000 personas de las cuales 92 mujeres se encuentran en estado de gestación. Una media de entre tres y cuatro casos se suman diariamente en los datos oficiales del Departamento de Salud de Florida (The Florida Department of Health). El aumento de casos locales, es decir, los no relacionado con personas que se puedan haber contagiado en otro país, asciende a 119 creando mayor tensión.

Contagios en origen

Tendemos a creer que estas cosas no le pasan a uno, hasta que te das de bruces con la situación. Pero nadie está libre de ser contagiado, y de ello, puede dar buena fe Humberto Rodríguez “El Gato”, estrella de la Radio y la Televisión en Colombia y Miami, convertido también en la primera persona afectada por el Zika en EE.UU.

“Me contagié en Colombia. Estaba en un viaje familiar en Cartagena, un puente largo con motivo del día de Acción de Gracias. De vuelta a casa, en Miami, pasó una semana cuando una noche en la que hacía mucho calor, empecé a sentirme mal y a sudar más de la cuenta. Yo participaba en un evento muy importante de música y era tanta la actividad que yo tenía, que pensé que era el calor normal. Me quité la chaqueta, parte de la camisa, sudaba y sudaba, y lo que tenía era una fiebre muy alta. Esa misma noche se disparó un sarpullido como si fuera una alegría muy severa, en los brazos, en las piernas, en el torso… en todo mi cuerpo”.

A “El Gato” se le empezaron a hinchar los dedos hasta el punto que no podía abrir ni una botella de agua

“El Gato” acudió a su doctor, pero éste no supo confirmar a priori la infección puesto que apenas se tenía conocimiento del brote. EE.UU estaba hasta entonces libre de infecciones. Corría el mes de diciembre de 2015.

“Al tercer o cuarto día empecé a sentir que las coyunturas me dolían, como si fuera una artritis, y ahí caímos en la cuenta de que era algo mucho más severo. Se me empezaron a hinchar los dedos, hasta el punto de que no podía abrir ni una botella de agua. Igual las coyunturas de los pies, no podía calzarme; los ojos rojos, y también dentro de la boca estaban las mismas pintitas que tenía en el resto del cuerpo. Me sentía muy mal, fue todo como una montaña rusa”.

Cuando llegaron las sospechas de que podría estar afectado por el virus del Zika, el famoso presentador de Televisión tomó conciencia de la situación. Pero el momento más angustioso estaba por llegar, cuando su hija mayor de 12 años comenzó a tener los síntomas: “Lo incubó tres o cuatro días después de haberlo tenido yo, afortunadamente no fue tan severo como en mi caso, pero estuvimos realmente acongojados todo ese tiempo”.

La confirmación de que estaban afectados por el virus llegó de la mano del Departamento de Salud del estado de Florida. Humberto Rodríguez “El Gato” y su hija, tuvieron que permanecer aislados un tiempo para evitar la picadura del mosquito y, por tanto, el contagio con otras personas. Pero no sólo enfermaron ellos. Varios miembros de la familia se contagiaron igualmente en aquel viaje a Colombia: “el mismo mosquito que me había picado a mí, picó a mi hija mayor, a mi suegro, a la abuela de mi esposa y a la madre de mi suegra”.

Las mujeres afectadas por el Zika deben esperar dos meses antes de quedarse embarazadas; en el caso de los hombres, no deben procrear en los siguientes seis meses.

El virus del Zika pertenece a la familia del Flavivirus y se transmite por el vector del mosquito llamado Aedes aegyptic. “Es una de esas enfermedades que al ser transmitida por mosquito, la llamamos zoonosis. Actualmente está en la prensa mundial no sólo por los brotes que existen, sino por las complicaciones neurológicas que tiene el virus” afirma el Doctor Amado Alejandro Báez, Especialista en Medicina de Emergencia y Salud Pública en el Jackson Memorial Hospital de Miami.

“El proceso implica que una persona enferma con el Zika sea picada por un mosquito, específicamente Aedes aegyptic, y que el mismo mosquito pique a una persona sana. Se han detectado casos por transmisión sexual, trasfusiones sanguíneas, y como hay que tener precaución con fluidos corporales, es importante controlar también los trasplantes de órganos”, continúa diciendo el Doctor Báez

El proceso viral dura aproximadamente 10 días, pero las personas que tengan intención de ser padres deben guardar medidas más severas. Así lo matiza el Doctor Ramos, subrayando las recomendaciones de la OMS: “deben tener precaución para no perjudicar a la criatura. Si es mujer, tiene que esperar dos meses antes de quedarse embarazada; si es hombre, no debe procrear en los siguientes seis meses”.

Queda claro que el enfermo de Zika debe ser especialmente prudente y responsable pero la pregunta más alarmante es… ¿y si alguien está infectado y no lo sabe?

Una persona puede estar enferma de zika y no saberlo. El  29% de las mujeres embarazadas corren el riesgo de tener un bebé con microcefalia. Los autobuses públicos que recorren la ciudad recomiendan en uso del preservativo con grandes luminosos

Uno de los grandes problemas a la hora de diagnosticar la enfermedad es que a todas las personas no se le manifiesta de igual manera, nos confirma el Doctor Otto Ramos, Médico Pediatra en el Nicklaus Chindren´s Hospital: “para algunos el síntoma puede ser un poco de fiebre, y hay quien ha tenido complicaciones neurológicas. Por tanto, las manifestaciones son muy diversas. A las mujeres afectadas por el virus del Zika, que están en periodo de gestación, en el 29% de los casos de acuerdo a las estadísticas que tenemos, el niño puede sufrir microcefalia; al no crecer el cerebro, la cabeza no crece. También hay calcificaciones a nivel del cerebro, o afección ocular y afectación auditiva”. La Organización Mundial de Salud alerta de los 2.500 bebés que han nacido con microcefalia por esta causa. Para determinar el diagnóstico del feto afectado, se hacen pruebas de ultrasonidos a las 12 y a las 20 semanas. Entonces se podrá saber si hay cambios en su crecimiento.

El gran desconsuelo para este 29% de mujeres es que a día de hoy no existe tratamiento médico. Lo único que podemos hacer hasta la fecha es tomar precauciones para no ser contagiados: uso de repelente, vestir pantalones y camisas de manga larga, utilizar mosquiteras, fumigación y limpieza de aguas estancadas, puesto que el Aedes aegyptic se reproduce especialmente en zonas húmedas y lluviosas de clima tropical. Y para evitar el contagio sexual, el uso de preservativos. Así lo anuncian los autobuses de servicio público que circulan por las calles de Miami, como si estuvieran anunciando una nueva marca de complementos.

En los aeropuertos se aprecian con facilidad carteles que advierten del peligro; también en las piscinas públicas y en centros escolares se organizan charlas y conferencias para concienciar a padres e hijos.

En Miami existe la Oficina de Control de Mosquitos, y sus inspectores, los inspectores de mosquitos conocidos también como guerreros anti-Zika, ataviados cual cazafantasmas con pesticidas, larvicidas y nebulizadores, visitan desde casa por para exterminar cada rincón donde pueda encontrarse el transmisor.

Desde que el Zika se ha convertido en una bomba de relojería, hombres y mujeres se acicalan con el repelente cada día. Ellas lo llevan el bolso, como si de una barra de labios se tratara, y algunas han decidido posponer su maternidad hasta que pase un poco el terremoto del Zika; las embarazadas procuran evitar su tiempo de ocio al aire libre.

25 millones de dólares de fondo estatal se han destinado para la investigación de la vacuna, pero no todos los métodos son bien avenidos por la población. La última medida que se ha llevado a cabo: una avioneta cargada de pesticida sobrevuela a las 5 de la madrugada las calles y la costa de Miami Beach, la zona más preocupante en este momento. Pero las protestas y manifestaciones en contra por parte de algunos residentes y activistas ya se han hecho notar. La fumigación aérea con Naled, un producto químico prohibido en la Unión Europea, no es plato de gusto para todos.

Aún quedan muchas preguntas en el aire, la polémica está servida y el Zika sigue amenazante.

Rocío Sañudo