Menú Portada
"No me preguntéis"

Cayetano Rivera, mudo ante la polémica

Enero 26, 2011

Tras las intervenciones de Francisco y José Antonio, todas las miradas se dirigen a Cayetano Rivera. El matador de los ojos azules parece mantenerse al margen. No quiere hablar. En ningún caso admite que se le pregunte acerca de la polvareda que estos días le sacude.

pq_923_cayetanoriv.jpg

No se ha escrito el último capítulo del culebrón que enfrenta a José Antonio Canales Rivera con sus primos Cayetano y Francisco. El pasado martes, Francisco irrumpía como un toro de miura en el programa ‘Sálvame’ de Telecinco para matizar algunas de las declaraciones más controvertidas que Canales realizó días antes en diversos medios de comunicación. Canales Rivera aseguró que, entre otras cosas, sus primos le habían vetado en un sinfín de ocasiones, provocando un agravio comparativo irreparable. Sus incendiarias declaraciones sirvieron para que otros miembros de la familia, como Antonio Rivera, comparecieran públicamente para posicionarse del lado de Cayetano y Francisco y dejar en entredicho la profesionalidad de José Antonio. Cosas veredes.
 
Tras las intervenciones de Francisco y José Antonio, todas las miradas se dirigen a Cayetano Rivera. El matador de los ojos azules parece mantenerse al margen. No quiere hablar. En ningún caso admite que se le pregunte acerca de la polvareda que estos días le sacude. Cayetano prefiere pasar palabra ante los incesantes embistes de los periodistas. Él sólo sonríe y enseña torso, como desquitándole importancia a las palabras de su primo: “No quiero que me preguntéis sobre este tema”, repite cuando algunos de sus más cercanos le preguntan sobre lo que está ocurriendo en los últimos tiempos. Cayetano está más preocupado por la operación de nódulos de su novia, Eva González, que de otros asuntos que le conciernen directamente. Lo que se desconoce es, si en un arrebato similar al de su hermano Francisco, Cayetano intervendrá en algún programa de televisión para posicionarse. Las voces más cercanas niegan categóricamente: “Él no es tan visceral”.