Menú Portada
Exclusiva: La joven magrebí ha concedido su primera entrevista para una revista del corazón

Cayetano Martínez de Irujo le da un ultimátum a Amina

Abril 21, 2008

Amina romperá su silencio en una, o varias, revistas del corazón. Y, mientras, Cayetano Martínez de Irujo le pide que no hable con los periodistas dedicados al mundo de la prensa rosa.

pq_500_cayetano.jpg

Es, sin duda alguna, la noticia más sorprendente de los últimos días. Cayetano Martínez de Irujo y Amina, la joven de veintidós años con la que se le relacionó cuando su matrimonio con Genoveva se resquebrajaba, fueron fotografiados mientras disfrutaban de un viaje en Bélgica. Después de varios días de apabullamiento informativo, la marroquí aparecerá esta semana en la portada de una conocidísima revista del colorín, ampliando detalles de su idilio con el aristócrata. Pese a que muchos consideran que detrás de su incursión en el papel cuché  se esconde un interés económico, lo cierto es que Amina se muestra poco interesada en la compensación monetaria que recibirá por sus declaraciones. Tanto es así que es más que probable que protagonice, simultáneamente, las páginas de varias publicaciones que se han interesado por sus primeras palabras. Y no en todas cobrará. Pese a que Amina siempre se ha referido al ilustre jinete con un respeto delatador, me cuentan que Cayetano le telefoneó este fin de semana para hacerle partícipe de su irrevocable intención: si quiere que lo suyo continúe, Amina deberá dejar de mantener contacto directo con periodistas. El hijo de la celebérrima Duquesa de Alba cree que la marroquí debería mantenerse al margen de la polémica y no airear asuntos concernientes a su vida privada. Ella también tiene derecho a contar su vida.
 
El desmentido
 
“Yo no sabía para nada que nos estaban haciendo fotografías. Quiero desmentir rotundamente que yo supiera algo de ese reportaje y que me he llevado dos millones y medio de pesetas por dejarme retratar con Cayetano. Es mentira que lo haya hecho a pachas con la agencia que firma el reportaje” me espetó Amina el pasado sábado en el reservado de una conocida discoteca madrileña en el que estuvimos hasta altas horas de la madrugada. Amina es mucho más ingenua de lo que se explica. Se deja llevar por impulsos en un mundo que, francamente, le queda algo grande. La veinteañera está sobrepasada por la situación, llora a destiempo y lamenta que su “relación” con Cayetano haya quedado inmortalizada. Escarmentada y más que desilusionada, Amina ha barajado la posibilidad de desaparecer durante una larga temporada, marcharse a un lugar en el que nadie le conozca y en el que pueda convivir con su familia sin la necesidad de dar explicaciones. Hay veces en las que daría cualquier cosa por seguir viviendo en el anonimato sin que, a las puertas de su casoplón de Galapagar, estuvieran apostados cámaras y reporteros buscando sus impresiones. Hace varios meses que decidió abandonar su puesto de relaciones públicas de la macro discoteca Budha del Mar, quizás porque estar permanentemente rodeada de apuestos y famosos maromos de dudosas pretensiones, le producía cierta intranquilidad. ¡Ea!
 
Por Saúl Ortiz