Menú Portada
Se acrecientan los problemas para la familia real española dividida tras el accidente del Rey matando elefantes en Botsuana

Caso Froilán: la infanta Elena tiene la última palabra sobre la imputación de Jaime de Marichalar

Abril 15, 2012

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Soria ya ha abierto diligencias previas con el fin de esclarecer el accidente que sufrió el pasado lunes el nieto mayor de los reyes de España, Felipe Juan Froilán Marichalar y Borbón, cuando se encontraba de caza –según manifestó la propia reina Sofía-, en la finca familiar de su padre, denominada “El Garrejo”, en la zona de Garray, muy cercana a la capital soriana y sobre las famosas y históricas ruinas numantinas.

La titular de este Juzgado, Isabel María Díez Pardo, ha solicitado ya el atestado oportuno a la Guardia Civil que tomó declaración este fin de semana a Jaime de Marichalar, entregando el arma, y a los testigos presenciales, como así se realiza cuando se produce un accidente de caza; y deberá también realizar una investigación in situ en la propia finca de los Marichalar para averiguar si de verdad se encontraban cazando –algo ilegal a estas alturas del año ya que hay veda en la caza-, o como se ha querido decir el niño se encontraba realizando ejercicios de tiro junto a su padre.

Posible “exploración” de Froilán en el Juzgado

Expertos del sector de la caza consultados por Extraconfidencial.com afirman que la situación de la escopeta con la culata apoyada en la axila y los dos cartuchos mirando al pie y en posición de preparada indican que podrían estar cazando conejos o liebres, ya que es muy difícil esta posición de la escopeta cuando se trata de meras prácticas de tiro. “Además los niños no suelen llevar la escopeta apoyada en el hombro hacia atrás cuando cazan –como hacen los mayores-, sino en posición de para abajo, ya que les es más fácil utilizarla para disparar cuando ven a un animal” indican las citadas fuentes.

El informe de la Guardia Civil todavía no ha llegado al Juzgado, lo que sí dispone ya la jueza es el parte médico emitido por el Hospital Santa Bárbara de Soria, donde fue inicialmente atendido el menor. Con la información que le facilite la Guardia Civil a la jueza deberá iniciar unas diligencias de investigación imprescindibles para determinar la naturaleza de los hechos. Para lo que se apoyará sin duda en el Ministerio Fiscal, que será quien tenga finalmente la llave sobre que naturaleza aplica al delito, caso que lo hubiera. No se descarta que Felipe Juan Froilán sea llamado a una “exploración” en el Juzgado de Soria, que así es como se llama cuando los menores deben declarar ante el juez. Para ello Froilán debería ir acompañado de su madre, ya que su padre está implicado en el accidente. Esta “exploración” se realizaría a puerta cerrada con la única presencia de la jueza, el fiscal y la infanta Elena.

La imputación de Jaime, en manos de la infanta Elena

Si tras estas diligencias de investigación imprescindibles, finalmente la jueza y el Ministerio Fiscal aplican la categoría de delito se seguiría con las diligencias previas y Marichalar estaría imputado en un delito tipificado de imprudencia grave en el Código Penal (artículo152). No hay que olvidar que ya en su día la Fiscalía sí que imputó al Duque de Cádiz, Alfonso de Borbón, por imprudencia grave cuando el accidente de tráfico que segó la vida de su hijo mayor Francisco. Aquella imputación de la Fiscalía no fue olvidada nunca por el malogrado Alfonso de Borbón, ya que siempre afirmó que hubiera preferido el perder él la vida antes que su hijo hubiera muerto.

Si finalmente la naturaleza jurídica del accidente de caza de Froilán se tipifica como falta leve (artículo 621), se necesitaría obligatoriamente la denuncia del representante legal del menor. Este caso, el más probable, obligaría a que la infanta Elena denunciara y tendría la última palabra sobre la imputación de Jaime de Marichalar. Si no hubiera denuncia alguna de la infanta Elena, el caso se archivaría durante seis meses y si transcurrido este plazo no hubiera finalmente denuncia alguna, prescribiría.

Unidos frente a la desgracia

Fuentes cercanas a la Casa del Rey afirman que en estos momentos críticos la unión entre Jaime de Marichalar y Elena de Borbón es firme. Que la infanta habló con su ex marido para trasladarle su compresión sobre lo que había sido un infortunio en el que el ex duque de Lugo nada podía hacer. La infanta Elena, como buen aficionada a la caza, sabe perfectamente que todo apunta a que ha sido un golpe de mala suerte, ya que la mayoría de los niños, hijos de cazadores, tienen esta escopeta calibre 410 americano, junto al rifle carabina calibre 22, que fue el arma que en su día tenía el príncipe Felipe cuando comenzaba con sus pinitos en el mundo de la caza que luego fue dejando paulatinamente.

Pero también puede ocurrir que la jueza archive definitivamente la causa de entrada, ya que considere que la naturaleza del delito es únicamente administrativa y entonces todo el procedimiento pasaría al Ministerio del Interior, que podría imponer una sanción pecuniaria a Marichalar que puede llegar a los 6.000 euros. Como también la retirada del permiso de armas durante al menos dos años y la incautación del arma del accidente. El artículo 109 del Real Decreto 137/1993 del 29 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Armas, establece que el uso de armas de categoría 3.2. para la caza está restringido a los mayores de catorce años. Felipe Juan Froilán tiene 13 años y no cumplirá los 14 años hasta el próximo 17 de julio, por lo que incumple de entrada esta normativa.

A raíz del accidente sufrido, el nieto mayor de los Reyes, ha tenido que ser intervenido en varias ocasiones en la clínica Quirón de Madrid para ser sometido a limpiezas quirúrgicas y a un injerto para completar el saneamiento del hueso del segundo metatarsiano afectado. La boca del arma estaba a unos 15 centímetros del pie, por lo que laentrada y salida del proyectil fue limpia. Si hubiera estado más lejos los perdigones se hubieran dispersado, causando múltiples heridas en el pie, con un resultado fatal.

Arropado por toda la familia, menos por el Rey y los duques de Palma

Desde que Froilán fue ingresado, ha estado junto a sus padres y su abuela, la reina Sofía, y ha recibido también la visita de los Príncipes de Asturias y de sus hijas, las infantas Leonor y Sofía, pero no la de su abuelo el Rey Juan Carlos, lo que hizo que la semana pasada saltaran las alarmas sobre el estado de salud del Rey. El monarca era el único miembro de la FamiliaReal -junto a Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina-,que no había acudido a visitar a Felipe Juan Froilán a la Clínica Quirón de Madrid. La ausencia del Rey era más llamativa porque su agenda oficial estaba completamente vacía toda la semana, no tenia nada señalado. El departamento de comunicación de la Casa del Rey, con Javier Ayuso a la cabeza, ni decía ni confirmaba nada, ya que según ellos nunca se ofrece detalles sobre la agenda privada del monarca español.

Pero la casualidad desagradable del accidente sufrido por el monarca español cuando se encontraba cazando elefantes en Botsuana (África) ha resuelto las dudas. El rey estaba de caza y tuvo que ser repatriado de este país africano. Una repatriación que duró 10 horas y que fue organizada por la embajadora de España en Windhoek (Namibia), María del Carmen Díez Oreja, porque España no posee embajada en Botsuana. El rey Juan Carlos fue operado de urgencia de una grave lesión de cadera en la madrugada del viernes al sábado en la Clínica San José de Madrid.

La foto de su majestad cazando elefantes en Botsuana aparecía en las páginas de Facebook en el apartado de “caza de elefantes”. También la instantánea estaba publicada en la página web de la empresa Rann Safaris, que organiza estas cacerías, y que fue cerrada curiosamente el pasado sábado.

No hay duda que la caza está trayendo dolores de cabeza la familia real española, cada vez más dividida. Y agrava todavía más los problemas que ya sufren con el caso Urdangarín, cuyo procedimiento sigue despacio, pero vivo, en los juzgados de Palma de Mallorca.

 
Juan Luis Galiacho