Menú Portada

Caso de la hija secreta de Ruiz Mateos: la jueza pide la filiación a todos los hijos del fundador de Rumasa y, si no, los declarará en rebeldía

Octubre 13, 2015

El juicio de la supuesta hija del fundador del holding de la abeja, Adela María Montes de Oca, está previsto para noviembre. El cadáver de Ruiz Mateos no ha sido incinerado a la espera que se decida judicialmente si se le practica o no la prueba de ADN o se la hace alguno de sus 13 hijos. Ella ya se la hizo en noviembre pasado

adela2

Un Juzgado de Primera Instancia de Pozuelo de Alarcón ha solicitado a los trece hijos del ex propietario del Rayo Vallecano y dueño de Rumasa, José María Ruiz Mateos Jiménez de Tejada, fallecido el pasado día 7 de septiembre, la filiación para determinar si les practica alguno de ellos la prueba pericial biológica de ADN o se la realiza al cadáver de su padre enterrado en Jerez de la Frontera y cuyo cuerpo finalmente no fue incinerado por orden judicial. Se trata de determinar la paternidad que le solicitó hace ya más de un año la supuesta hija de Ruiz Mateos, Adela María Montes de Oca, conocida como Adelita y de nacionalidad estadounidense, y la madre de ésta, Patricia Montes de Oca, con la que el propietario de Rumasa mantuvo una presunta relación extramatrimonial a comienzos de la década de los noventa.

Todo se enmarca en el procedimiento que se sigue en un Juzgado de Primera Instancia de Pozuelo de Alarcón contra el fallecido Ruiz Mateos y su familia por reclamación de filiación paterna extramatrimonial, un procedimiento seguido con el número 201/2014. Se trata de una supuesta relación extramatrimonial que el empresario de Rumasa mantuvo fuera de su matrimonio -de toda la vida-, con la también jerezana Teresa Rivero.

La chica sería la hija número 14 del empresario jerezano

La Magistrada Mónica Gutiérrez Palacios, titular del Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Pozuelo de Alarcón, ya intentó que el propietario de Rumasa se hiciera está prueba de ADN en vida porque estimaba que era “pertinente y necesaria para la resolución de las pretensiones que han sido formuladas, sin que dicha prueba suponga un grave perjuicio para la salud del demandado”. Pero Ruiz Mateos nunca se presentó a realizarla en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, situado en la localidad madrileña de las Rozas, el lugar señalado judicialmente. Sí que se presentó en cambio, y se la hizo, su supuesta hija Adelita y la madre de la misma, Patricia Montes de Oca, de origen mexicano

presunta-hija-ruiz-mateos
Adela María Montes de Oca

El pasado mes de marzo de 2014 la supuesta hija de Ruiz MateosAdela María, de 24 años, presentó una demanda de reclamación de filiación paterna extramatrimonial. Tanto la chica, que sería la presunta hija número 14 del empresario jerezano, como su madre tienen residencia en la ciudad americana de Chicago. Allí la joven trabaja en el departamento de Marketing del Canal de televisión hispano Univisión.

Fue a comienzos de los años noventa cuando el propietario de Rumasa y la mexicana vivieron su historia de amor. Se conocieron en Chicago y se volvieron a ver meses después, cuando ella vino a Madrid con amigas. Aquí entablarían, según ella, una profunda relación sentimental que duró varios meses desplazándose por toda España, en concreto al Puerto de Santa María y a Valencia donde se veían a menudo. Las reuniones eran auspiciadas por su entonces abogado, Joaquín Ybancos. Aunque también se veían en Miami, donde Ruiz Mateos viajaba a menudo ya que tenía negocios hoteleros.

Meses más tarde se dio cuenta de que estaba embarazada y como tenía muchas molestias decidió regresar a su país para que su familia la cuidara. Fue directamente del Aeropuerto al Hospital, donde le diagnosticaron un embarazo de riesgo y que “sólo tenía un 50% de probabilidades de salir adelante”, afirmó en su día Patricia Montes de Oca al diario El Mundo.

Sin poder despedirse de su supuesto padre muerto

Durante todos estos años, el empresario fue llamándola por teléfono y también se hizo cargo de ella económicamente. Al principio, segunda la denuncia, enviaba esporádicamente 5.000 dólares (unos 4.000 euros), que luego se convirtió en una cantidad fija al mes. Según el abogado Joaquín Ybancos el hijo mayor del matrimonio, Zoilo Ruiz Mateos, estuvo al tanto de esta relación extramatrimonial de su padre y era el encargado de satisfacer económicamente a su presunta hermana.

El empresario José María Ruiz Mateos y su supuesta hija no se conocieron físicamente hasta que ésta cumplió los 17 años, que vino a verle a  Madrid y le pidió que le diera su apellido. ”Nos dio 10.000 euros para que nos fuéramos de vacaciones y me advirtió de que si iba a la televisión a contar nuestra historia, me tratarían como una puta“, afirmó en su día la madre mexicana. Fue en el año 2010 cuando se vieron por última vez.

Los hijos de Ruiz Mateos ni su mujer Teresa Rivero la han dejado ver a su supuesto padre antes de morir. Ahora, tanto Adelita como su madre confían en la prueba de ADN para que se sepa toda la verdad. Mientras sus hijos piden a Adelita que “respete la muerte de un ser querido como algo sagrado y evite seguir ensuciando su nombre. Era una persona única. Déjale descansar en paz”. Y le advierten que ninguno de ellos se hará la prueba de ADN. La Justicia tiene ahora la última palabra: se practicará la prueba al cadáver del patriarca, la jueza obligará a alguno de sus hijos a realizarla o al final todo quedará en nada. El juicio está inicialmente señalado para el mes de noviembre. Los restos de José María Ruiz Mateos Jiménez de Tejada siguen todavía sin descansar en paz.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho