Menú Portada
Tras poner a la venta su vivienda en Cantabria

Carmen Martínez Bordiú mantiene su casa en Sevilla comprada con una hipoteca de 1,5 millones de euros

Junio 3, 2010
pq_923_martinez_bordiu.jpg

Directa o indirectamente, no hay semana en la que no es noticia. Las últimas, por un lado la sentencia del  Juzgado de Primera Instancia número 8 de Santander que condena a Telecinco a indemnizar con 50.000 euros a Carmen Martínez Bordiú por vulneración de su derecho al honor. Carmen Martínez Bordiú había solicitado una indemnización de 350.000 euros por unas manifestaciones vertidas durante la emisión, en enero de 2007, en el programa Hormigas Blancas, que dedicó sendos espacios monográficos a su vida.

Por otro lado el matrimonio de su hijo, Luis Alfonso de Borbón y la venezolana María Margarita de Vargas Santaella, acaban de ser padres de dos niños gemelos, Luis y Alfonso en una clínica de Nueva York.

Todo ello mientras su actual marido, José Campos, tiene su espacio “Españolas con la roja” en el programa Sálvame diario de Telecinco. Precisamente tras su boda, Carmen Martínez Bordiú cambió su residencia a Cantabria donde compró una casa en San Roque de Riomiera en una inmensa finca de 50.000 metros cuadrados. Cuatro años más tarde, volvió a sorprender poniendo la venta su casa, con video incluido, en el principal portal inmobiliario del país.

El inmueble de 120 metros construidos y reformado se puso a la venta por un precio de 500.000 euros, incluyendo la mayoría de los muebles elegidos personalmente por Martínez Bordiu.

Prados en Cantabria e inmueble de lujo en Sevilla

A pesar de ello, no ha querido abandonar todas sus propiedades en Cantabria, así mantiene tres fincas rústicas en el pueblo Miera. Se trata de tres prados de tres mil setecientos veinte metros cuadrados, en el sitio de Consuegro. Unas parcelas quizá con perspectivas urbanizables en el medio plazo.

Lo que si mantiene es la extraordinaria casa en la ciudad de Sevilla en la Calle Mariana Pineda número catorce, una propiedad que consta de área con inclusión del grueso de sus muros y medianerías de ciento setenta y siete metros con treinta y siete decímetros cuadrados y que para financiar su compra se utilizó una hipoteca inscrita a favor de Banesto.

Toda una inversión inmobiliaria, que delimita entre otra con los jardines de los Reales Alcázares de Sevilla. A todo esto hay que unir sus propiedades inmobiliarias fuera de España y como ya informó este medio la sociedad que comparte accionariado con el Grupo Santander que precisamente se dedica a las inversiones de inmuebles en las principales ciudades de Europa.