Menú Portada
Tras las informaciones que aseguraban que se habían insultado telefónicamente

Carmen Janeiro: “Me llevo estupendamente con Maria José Campanario”

Diciembre 10, 2008

La hermana de Jesulín de Ubrique también niega que entre ella y Maria José Campanario haya habido una conversación telefónica plagada de insultos distanciadores.

pq_655_janeiro.jpg

Parecían el ejemplo de la unidad familiar, pero los Janeiro también se resquebrajan con el paso del tiempo. El enfrentamiento entre Carmen Bazán, la matriarca del clan, su hijo Jesulín de Ubrique y la mujer de éste, Maria José Campanario, echó por los aires cualquier tipo de arrejuntamiento eterno. Aunque las cosas parecen algo solucionadas, me insisten en que todavía planean las tiranteces entre ellos. Pues bien, tras la polémica, una periodista aseguró que la guinda del pastel la puso la presentadora Carmen Janeiro durante una agridulce conversación telefónica que mantuvo con Maria José Campanario. Según la informadora, Janeiro insultó con inquina a la castellonense que parecía palidecer ante sus palabras. Sin embargo, los desmentidos no se han hecho esperar. Si desde el entorno de la Campanario se insiste en que esa conversación jamás se produjo, la información aparentemente errónea tampoco ha conseguido enervar a la dulce Carmen, que saborea uno de sus mejores momentos profesionales: “Me llevo estupendamente con Maria José Campanario. No es verdad que se produjera esa conversación. Yo no insulto a nadie ni por teléfono ni en persona. Es más, cuando he tenido un problema con mi hermano Jesús o con Maria José, he cogido el teléfono, les he llamado y hemos quedado para solucionarlo”, me confesó con una sinceridad envidiable a través del teléfono. Está tranquila, pero huye de la polvareda porque es consciente de que en televisión sus palabras son milimétricamente analizadas: “en todas las casas se cuecen habas. Yo no quiero hablar, y me han ofrecido muchísimo dinero, porque creo que no es necesario llevarse mal con nadie. Hay que ser un poco más discreto para evitar que lo que está pasando en mi familia vuelva a ocurrir”, insiste con una simpatía y educación ejemplares. Más de uno debería aprender de su cordialidad y afecto para con los medios de comunicación.
 
Carmen triunfa en Canal Sur con un programa que le viene como anillo al dedo. Ilusionada al lado del mismo mocetón que hace seis años le redescubrió la felicidad. Prefiere mantenerse al margen de las polémicas que brotan a sus pies. La Janeiro está centrada en su vida profesional y personal. Cultiva con acierto su vocación por la comunicación y recibe encargos para seguir avanzando en su carrera hacia el estrellato. Será una de las encargadas de conducir una de las galas que la televisión autonómica andaluza ha programado con motivo de las fiestas navideñas. No asusta ni sorprende que los directivos hayan depositado su confianza en ella, pues Carmen ha demostrado, con sobresaliente, su valía frente a las cámaras. Me cuentan que está muy bien considerada y que la audiencia, siempre exigente, ha respaldado su incursión en el farragoso submundo televisivo. Por eso, quizá, la presentadora se muestra algo reacia a largar sobre aspectos concernientes a su vida privada. Es de las pocas que se salva de un todos contra todos que empieza a preocupar. ¡Sálvese quién pueda!
 
Por Saúl Ortiz