Menú Portada
Lío familiar

Carmen Bazán no es “la topa” de Ambiciones

Febrero 9, 2011

Y, mientras todo esto sucede, Beatriz Trapote y Víctor Janeiro parecen haber desterrado al ostracismo esa crisis sentimental provocada por supuestos líos de faldas del matador. Mucho ha llovido desde que apareció Rocío Agua en el ´Sálvame´ de Jorge Javier Vázquez, pero todavía sigue aumentando la larguísima lista de supuestas amantes.

pq_924_carmenbazan.jpg

Carmen Bazán es la protagonista involuntaria de una fábula que se escribe muy a su pesar. La matriarca del clan Janeiro atraviesa un difícil momento. No es para menos. Desde que se asegurara que María José Campanario tuviera dudas de que su suegra fuera la causante de las filtraciones irrefrenables relacionadas con el famoso núcleo familiar, me cuentan que Carmen está sumida en una auténtica tristeza. Insisten en que llora desconsolada ante los ácidos comentarios de quienes aseguran que es ella la que señala con el dedo y cuenta aspectos privados de quien considera. Sin ruborizarse. Sin titubeos. Se equivocan. Es cierto que hay un topo. Más bien una topa. Es mujer, de mediana edad y con una gran familiaridad con los medios de comunicación. No es la Trapote, pero tiene relación con todos los miembros de la familia. Sin embargo, algunos advierten que la situación está sobrepasando a la Bazán.  La cercanía de “la topa” no es óbice ni cortapisas para que Carmen mantenga estrecha relación con varios periodistas y comunicadores audiovisuales.
 
Y, mientras todo esto sucede, Beatriz Trapote y Víctor Janeiro parecen haber desterrado al ostracismo esa crisis sentimental provocada por supuestos líos de faldas del matador. Mucho ha llovido desde que apareció Rocío Agua en el ‘Sálvame’ de Jorge Javier Vázquez, pero todavía sigue aumentando la larguísima lista de supuestas amantes. Me cuentan que la última, la que apareció inmortalizada en ‘Qué Me Dices’ no ha provocado ningún tipo de reacción en la pareja. Silencio sepulcral. Prefieren cuidarse y respetarse. Hasta tal punto que Beatriz ha confesado a sus más íntimos que no volverá a televisión hasta que su relación vuelva a estar realmente consolidada. No es de extrañar que complazca al matador, pues su fama proviene de su cacareado romance.
 
Por Saúl Ortiz