Menú Portada
Apuestan por Internet para detener la hemorragia interna de pérdida de audiencia y de valor bursátil

Carlotti y Vasile, al final de la escapada

Enero 16, 2008

Parece que son adversarios, pero en los momentos más críticos se remiten a sus orígenes y allí se manifiestan como aliados. Los consejeros delegados de Antena 3, Maurizio Carlotti, y de Telecinco, Paolo Vasile, italianos de origen y de vocación, ya no pueden disimular ante sus más próximos colaboradores. Detrás de una aparente lucha por la hegemonía en el sector español de la televisión privada se esconde una estrategia común para salir del escenario sin el menor rasguño y los bolsillos llenos.

pq__carlotti_vasile.jpg

¡Cómo estarán las cosas que sus respectivos responsables de comunicación –Javier Bardají y Mirta Drago– se intercambian cada mañana confidencias de sus jefes! Y es que todo está entremezclado. Carlotti Vasile para incorporarle al equipo directivo de Telecinco y Bardají influyó en su día en Pedro J. para que contratase a Mirta Drago como responsable del área de comunicación del diario El Mundo.
Los extremos se tocan y eso se nota y se percibe más en las situaciones límite. Los dos canales privados –Antena 3 y Telecinco- han iniciado el año 2008 con descensos de audiencia y de cotización, dos tendencias que coloca a ambos canales en una situación muy delicada. Antena 3 defiende este mes la cuota del 17% de share y Telecinco es posible que no llegue al 19%. En la Bolsa, Antena 3 ya se ha comido todas las ganancias desde su salida a Bolsa y Telecinco ha perdido en la primera quincena del mes de enero el 14% de su valor.
El marco general es malo y el horizonte es negro e incierto. Carlotti y Vasile han decidido de común acuerdo presionar al Gobierno, ahora que abrimos periodo electoral, para dejar a la televisión pública sin publicidad, una posibilidad que les daría a ambos oxígeno suficiente para aguantar mientras preparan su salida.
El bien mandado secretario general de UTECA (patronal de los canales privados), Jorge del Corral, hace sus pinitos en los medios privados tratando de trasladar a la opinión pública la necesidad de una televisión pública sin publicidad para mayor gloria y mejores beneficios de los canales privados. Es difícil justificar que el vicepresidente de la Asociación de la Prensa de Madrid tenga que prestarse a estos menesteres, pero es un reflejo más de cómo está la profesión periodística por estos lares.

No perder más Share

Junto a la iniciativa de agrandar el horizonte publicitario, Carlotti y Vasile luchan denodadamente por no perder más puntos de share. Antena 3 ve cada vez más cerca la cuota del 16% y Telecinco ya no podrá alcanzar el cómodo 20%. Los dos, en un reflejo más de su mimetismo, acaban de descubrir Internet como revulsivo para captar audiencia. De esta forma sus series de mayor éxito se estrenan ahora en la red con el fin de llegar a un público joven que considera la televisión un armatoste del salón que habitan sus padres, mientras ellos se intercambian videos de Youtube o se comunican a través de la nueva Internet.

Carlotti y Vasile creen que con su aparición en Internet acabarán deteniendo la hemorragia de la pérdida de audiencia. Y ambos no se dan cuenta que lo único que alimentan con esa iniciativa es a un público ajeno a la televisión, al tiempo que incitan a bucear en Internet a quien todavía no habían probado sus bondades.
Y aún les asiste el servicio de medición de audiencias que sigue despreciando que en España existe un colectivo de un millón de personas que viven solas y que tienen una gran capacidad de consumo, los hogares con dos y tres televisores, las segundas residencias y el público rural. Si la medición de audiencia en España contemplase todas estas hipótesis los resultados dejarían en paños menores tanto a Antena 3 como a Telecinco.
Mientras llega esa realidad que se acerca a pasos agigantados, Carlotti y Vasile ya saben que están al final de la escapada.