Menú Portada
Según Alonso, "es el futuro". Con frecuencia deja atrás a pilotos de su equipo senior, Red Bull, donde algún observador empieza ya a colocarle a medio plazo

Carlos Sainz, el llamado a dar alegrías a los aficionados españoles a la Fórmula 1 este año

Mayo 10, 2015

El propulsor Renault de su Toro Rosso es el menos potente de la parrilla, y en la larga recta de un kilómetro de Montmeló sucumbía al paso acelerado de otros monoplazas. A pesar de todo, excelente actuación del madrileño, que recaba dos valiosos puntos y vuelve a dejar atrás, tanto en clasificación como en carrera, a su correoso y temible compañero Max Verstappen


Nueva carrera y nueva decepción para los aficionados españoles a la Fórmula 1. Quinta carrera consecutiva de McLaren y ni Fernando Alonso ni tampoco su compañero, Jenson Button, consiguen puntuar batiendo un triste récord en los registros del segundo equipo más laureado de la parrilla. Sus miras están puestas en el medio plazo, pero si su avance era relativamente positivo en las primeras citas del calendario, en la primera carrera europea no podían acabar peor. Los dos coches iniciaron su participación fuera de la zona de puntos a pesar de que las simulaciones,  estudios previos y estrategia elegida apostaban a que acabarían la carrera entre el octavo y décimo puesto, pero el asturiano no terminó, y su compañero Button liquidó la prueba en una decepcionante decimosexta posición superado por todos los corredores a excepción de los Manor con el motor del año pasado. Un revés de tal calibre que declaró al acabar un lacónico “después de lo de hoy, no espero puntos en todo el año”. 

Alonso se vio obligado a apearse de su coche en la puerta de su box tras casi atropellar a uno de sus mecánicos. La culpa no fue suya, sino de su freno trasero derecho, que dejó de funcionar aparentemente por haberse trabado en ellos un llamado “tear-off”, hojas de plástico transparente que se sitúan delante de la visera del casco y que se van quitando según avanza la prueba para tener el visor limpio sin necesidad de parar. 

Alonso y los mensajes de calma a sus seguidores

Se esperaba mucho del MP4/30 con las mejoras con que se presentó en Barcelona, y es muy posible que algunas funcionasen tras ver como dejaron atrás en entrenamientos a los Force India y Sauber, coches que antes estaban por delante. Pero el grupo de cabeza sigue avanzando en sus evoluciones y, aparentemente, están alejados de unos coches que siguen perdidos y poco proclives a dar los saltos de calidad necesarios para estar donde calculan sus ingenieros. Su motor sigue rindiendo de manera pobre, su fiabilidad -al menos en esta prueba-, parece estable, pero el resto del monoplaza pierde ritmo tanto en zonas rápidas y de mucho apoyo aerodinámico, como lentas, donde la tracción y potencia del motor existente no le ayuda. A partir de Mónaco,todos esperan que se de otro paso adelante y al menos se puedan acabar carreras entre los diez primeros. 

Alonso, por su parte, se muestra aparentemente tranquilo y lanza mensajes de calma a unos seguidores que no llenaron el Circuito de Barcelona-Cataluña, y que en muchos casos abandonaron las instalaciones cuando se supo que el de Oviedo no seguiría en carrera. 

Carlos Sainz, la estrella emergente

Los que se marcharon -que son muy dueños de hacerlo-, se perdieron a un magnífico Carlos Sainz que, a pesar de partir quinto -plaza lograda el sábado tras una sorprendente actuación-, se vio relegado a ese noveno puesto final debido a un coche que incapaz de soportar los embates de otros participantes con motores más dotados. El propulsor Renault de su Toro Rosso es el menos potente de la parrilla, y en la larga recta de un kilómetro de la pista catalana iba sucumbiendo al paso acelerado de otros monoplazas. A pesar de todo, excelente actuación del madrileño, que recaba dos valiosos puntos y vuelve a dejar atrás, tanto en clasificación como en carrera, a su correoso y temible compañero Max Verstappen. El hijo de “El Matador” se está tornando en una de las estrellas de este Mundial, no solo a ojos de los españoles, sino a nivel internacional. Su capacidad de trabajo, su enorme crecimiento deportivo al llegar a la rocosa F1 actual, y sus aciertos sobre el asfalto, vienen acompañados de las siempre amables palabras de Alonso, “Carlos es el futuro”, dice una y otra vez. Es muy posible que así sea, de hecho con frecuencia deja atrás a pilotos de su equipo senior, Red Bull, donde algún observador empieza ya a colocarle a medio plazo. 

El tercer hombre, Roberto Merhi, acabó la carrera a bordo de su Manor sin más, lastrado en sobremanera por lo poco eficiente de su mecánica y temeroso de que esta sea su última prueba en la F1. Siempre sonriente y educado, jamás ha soltado ni una palabra contra sus circunstancias a pesar de que su formación le haya pedido dejarse adelantar por su compañero, Will Stevens, cuyo coche corre sorprendentemente más en rectas, algo ilógico de ser una mecánica gemela; obviamente no lo es, pero Stevens aporta ayudas financieras al conjunto. 

Muchos aficionados alemanes en la grada para disfrutar del triunfo de Rosberg

86.700 espectadores según la organización, que se ha fajado toda la semana previa a la carrera número veinticinco desde que se disputa el Gran Premio de España en Montmeló. Para celebrarlo, los rectores decidieron abrir las puertas del graderío para que los aficionados y seguidores pudieran invadir el asfalto tras el paso del último coche en el deseo de acercase más al pódium. Magnífica idea, pero una pena que los españoles no pudieran saludar a ningún compatriota subido en el cajón.

Los que sí lo hicieron fueron una tremenda e inesperada cantidad de asistentes germanos, que en ausencia del suspendido Gran Premio de Alemania, bajaron a Barcelona a ver como Nico Rosberg ganaba y Sebastian Vettel quedaba tercero. Enhorabuena a los premiados y al resto, que sigan mejorando, que les necesitamos para mejorar el espectáculo. El primer coche no motorizado por Mercedes fue el Ferrari de Vettel, que entró a 45 segundos, señal de que las mejoras fueron pocas y los coches plateados se escapan. Próxima cita: Mónaco, dentro de quince días. 

José M. Zapico
@VirutasF1