Menú Portada

Carlos Javier de Borbón-Parma, pretendiente carlista al trono español, presenta batalla para que su hijo ilegítimo no forme parte de la nobleza holandesa

Marzo 22, 2016
carlos javier parma

El pasado 14 de marzo se hacía público que el ministro de Justicia holandés, Ard van der Steur, había rechazado las objeciones interpuestas por Carlos Javier de Borbón-Parma, actual duque de Parma, al reconocimiento efectivo de paternidad que hace unos meses interpuesto contra él su hijo extra matrimonial (Carlos) Hugo Klynstra. El pretendiente carlista al trono español buscaba evitar que este hijo, hasta ahora ilegitimo y nacido de la relación previa a su matrimonio que él mantuvo en los años 90 con Brigitte Klynstra, pudiese entrar a formar parte del cuerpo de la nobleza holandesa con el título de príncipe de Borbón-Parma por ser ésta una prerrogativa de la que gozan los príncipes de Borbón-Parma y sus descendientes por línea masculina en tanto que hijos de la princesa Irene de Holanda y primos hermanos del rey Guillermo Alejandro.

Aunque Carlos Javier de Borbón-Parma siempre se hizo cargo del mantenimiento y de los gastos de la educación de Hugo Klynstra, cuya paternidad nunca ha negado, tampoco ha querido mantener una relación familiar de base legal con él -a quien sólo ha visto en contadas ocasiones-, ni le ha permitido que llevase el flamante apellido Borbón-Parma. De ahí sus esfuerzos para evitar que pueda ser reconocido como persona noble en Holanda por ser éste un tratamiento al que tendría derecho en tanto que hijo suyo. Según la decisión ministerial no puede hacerse distinción alguna entre los hijos nacidos fuera o dentro del matrimonio, pero el duque ha decidido apelar este dictamen por considerarlo carente de fundamento en tanto que va en contra de las Leyes y de las tradiciones dinásticas de la casa ducal parmesana, y alegando que la casa ducal no tiene por qué acogerse a la legislación holandesa. Una posición que para muchos es fuertemente contradictoria habida cuenta de que los Borbón-Parma sí se acogieron con gusto a la disposición de la corona holandesa por la cual todos ellos fueron reconocidos como príncipes en el país y como miembros de la nobleza local.

La revista Forbes declara a la princesa Margarita la mujer más influyente de Rumanía

Pero si  los intentos de Carlos Javier de revertir la decisión ministerial no prosperan, cosa muy previsible en un país tan fuertemente igualitario como Holanda, este hijo primogénito que viene a causar tantos problemas dinásticos pasará a ser S.A.R. el príncipe Carlos Hugo Roderick Sybren de Borbón-Parma y se incorporaría a los rangos de la nobleza neerlandesa aunque no gozará de posición alguna en la casa ducal de Borbón-Parma en base a las antiguas Leyes dinásticas que la rigen y que el duque Carlos Javier, cuyas visitas a España son frecuentes, no pretende alterar.

Entre tanto el tío del duque de Parma, el rey Miguel de Rumania, abandonaba el pasado día 14 el Hospital de Ginebra en el que había estado hospitalizado durante 17 días para un tratamiento intensivo a causa de su frágil estado de salud que genera grandes motivos de preocupación. Por allí habían pasado por turno sus hijas las princesas Margarita, Elena y María, la primera de las cuales ya está de regreso en Rumania donde su posición dinástica está cada vez más sólidamente establecida. Tanto es así que en días pasados ella, en su calidad de Custodia del trono rumano, y su esposo el príncipe Radu recibían en el Palacio Elisabeta de Bucarest al primer ministro Vasile Dancu, y días después ambos eran recibidos por el presidente de la república, Klaus Johannis, para tratar sobre las actividades públicas de la familia real tanto dentro como fuera del país. Así mismo, en esos mismos días la princesa Margarita era declarada por la prestigiosa revista Forbes como la mujer más influyente de Rumanía para el año 2016 en un acto de gala celebrado en el lujoso Hotel Hilton Athênée de la capital rumana. Las dinastías no reinantes de los Balcanes están en alza y gozan de un prestigio creciente en sus distintos países, y por eso mismo el príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles quisieron comenzar su viaje de varios días por varios países de la zona rindiendo visita a su primo el príncipe Alejandro de Serbia, jefe de esa casa real y sobrino de la reina doña Sofía. Un encuentro de tono muy afectuoso y familiar (el príncipe Alejandro es ahijado de la reina Isabel de Inglaterra), que tuvo lugar en el Palacio Blanco de Belgrado, donde tomaron el té y visitaron la exposición en curso sobre los vínculos entre las casas reales de Serbia y Gran Bretaña, para continuar a la noche con una cena de gala ofrecida por el presidente de la república Aleksander Vucic en la que también estuvo presente el príncipe heredero Pedro, hijo del primer matrimonio del príncipe Alejandro con la princesa española Gloria de Orleans-Braganza, prima hermana del rey Juan Carlos y actual duquesa de Segorbe.

Anuncio de boda entre el príncipe Leka y la actriz Elia Zaharia

Pero en la vecina Albania la en otro tiempo familia reinante también cuenta con un notable prestigio y goza de un estatus semioficial, lo cual confiere especial importancia al reciente anuncio de boda entre el príncipe Leka, jefe de esa casa real, con la cantante y actriz Elia Zaharia. Un matrimonio largamente esperado entre estos dos jóvenes que conviven hace mucho tiempo, que anunciaron su compromiso hace ya cinco años, y que decidieron anunciar oficialmente su próxima boda, que se celebrará en Tirana el 8 de octubre próximo, durante una visita a Francia y en presencia del embajador de Albania en París, Dritan Tola, y de numerosos representantes de la prensa francesa. En 2007 el príncipe Leka fue nombrado adjunto al ministro albanés de Asuntos Exteriores, dos años después pasó a estar vinculado al ministro del Interior, y desde 2013 es uno de los principales asesores políticos del presidente Bujar Nishani. Cabe recordar también que su padre, el auto denominado rey Leka I que nunca alcanzó a reinar en Albania, residió durante largos años en España donde durante muchos años fue bien recibido por el régimen de Franco, aunque tuvo que ser finalmente expulsado del país en 1979 cuando se descubrió que en su mansión madrileña almacenaba un importante arsenal de armas violando con ello la legislación española.

Ricardo Mateos