Menú Portada
El contrato establecía que la privada abonaría a la pública el 50% de los beneficios de explotación

Canal Satélite Digital facturó 1.098 euros a TVE por la explotación de todas sus series durante un trimestre

Marzo 17, 2011

Ante la escasa retribución, Televisión Española decidió rescindir el acuerdo

El periodo medio de entrada de los contratos en el Registro General es de 3 meses

En 2009, los ingresos de TVE por ventas de programas fueron de 3,9 millones, un 8% menos que el año anterior


Alberto Oliart, presidente de RTVE, parece que naufraga a la hora de encontrar vías de financiación para solventar ese agujero cifrado en 63,5 millones de euros. Quizás, si se dejarán de pagar altísimos intereses de deudas de antaño pendientes no existiría ese problema de solvencia. En cualquier caso, de nada han servido, al parecer, los 208,9 millones de euros –un 41,58%-, que el Gobierno inyectó en la televisión pública en concepto de subvención de Explotación en el ejercicio económico de 2009.

O a lo mejor, si se hubiera gestionado mejor la Corporación, no existirían esos problemas. Porque aún colean algunas decisiones adoptadas por el ex presidente de Televisión Española, Luis Fernández. Los ingresos por ventas de programas en el último año de su gestión al frente de TVE fue de 3.985.788,40 euros, una disminución del 8% con respecto al ejercicio del año 2008. De esta cantidad, nada desdeñable, el 77% de los ingresos procedieron de ventas en España, un 12% en Europa y el 11% restante en América.

Ingresos inexistentes

Pues en esta partida de ingresos se cometieron algunos dislates, según la documentación que obra en poder de Extraconfidencial.com. El primero, orientativo de cómo se llevan las cuentas en la televisión pública. Así, el 31 de julio de 2009 Televisión Española y Euskal Telebista firman un contrato en el que se manifiesta “la voluntad” de ETB de adquirir los derechos “para la emisión por televisión del partido de fútbol disputado entre el FC Barcelona y el Ath. de Bilbao, correspondiente a la final de la Copa del Rey del año 1984”. En aquel acuerdo, se estableció un precio de 1.200 euros más IVA pagadero a la firma del mismo y previa recepción de la factura. El 31 de diciembre de ese mismo año no se había facturado cantidad alguna, hecho que se produjo en 2010, eso sí, “tras comunicarse la inexistencia de esos ingresos”.

El segundo caso supera al expuesto. El 21 de octubre, RTVE firma un contrato anual con Canal Satélite Digital por el que la televisión pública se compromete, “con carácter no exclusivo”, a ofrecerles todas las series de ficción a emitir en La Primera a través de la plataforma conocida como Digital+, bajo la modalidad de Pago por Visión y Vídeo Casi a la Carta. Ambas partes asumían que Canal Satélite Digital abonaría a TVE como contraprestación “una cantidad equivalente al 50% de los beneficios netos obtenidos con la explotación de las series”.

Toda una declaración de audiencia

Según deja constancia el contrato, con el fin de acreditar la facturación obtenida, la cadena de pago remitiría TVE informes trimestrales sobre la explotación de cada una de las series, dentro de los 16 días hábiles siguientes a la finalización de cada trimestre, desde el inicio del contrato.

Hasta ahí, todo perfecto. Supuestamente Televisión Española hacia un buen negocio y la cadena de Juan Luis Cebrián también. Pues analicen el resultado del acuerdo: “Durante el ejercicio 2009 no se ha facturado cantidad alguna por este concepto; esto es debido a que la primera liquidación (octubre 2008/enero 2009), era de 1.098,33 euros y TVE se muestra en desacuerdo por el importe, decidiendo no continuar con el contrato”. Menos mal.

Aún así, la citada cantidad no quedó registrada en las cuentas del año 2009 ni se tenía constancia, a julio de 2010, de los mencionados mil euros.

Estos dos casos pueden tener explicación si consideramos que “el periodo medio de entrada de los contratos en el Registro General es de 3 meses”. Palabra de los gestores de CRTVE.