Menú Portada
Con el Informe favorable de la Academia Valenciana de la Llengua

Camps tira la casa por la ventana: Calpe se llamará Calp

Octubre 20, 2009

Parece que al presidente, de momento, de la Comunidad Valenciana no tiene bastante con la Gürtel. Parece que es capaz de sacrificar hasta quién sabe dónde. Debe ser que está de moda eso de cambiar la denominación de origen. La Coruña, A Coruña, Gerona, Girona y, lo que nos faltaba: Calpe, Calp.

pq_879_camps.jpg

Se lo contamos tal como es. El Ayuntamiento de Calpe/Calp, en sesión del día 11 de diciembre de 2008, solicitó el cambio del nombre actual del municipio por la forma exclusiva en valenciano de Calp. El Pleno de la Academia Valenciana de la Llengua, en sesión de 26 de junio de 2009, acordó informar favorablemente el cambio de denominación propuesto. La Ley 4/1983, de 23 de noviembre, de la Generalitat, de Uso y Enseñanza del Valenciano, dispone en su artículo 15.1 que corresponde al Consell determinar los nombres oficiales de los municipios de la Comunitat Valenciana.

El cambio viste

En virtud de todo ello, visto el expediente instruido por el Ayuntamiento de Calpe/Calp para la modificación de la denominación actual del municipio por la forma exclusiva en valenciano de Calp, en el que se acredita el cumplimiento de las prescripciones exigidas en la legislación vigente, a propuesta de la consellera de Justicia y Administraciones Públicas y previa deliberación del Consell, en la reunión del día 28 de agosto de 2009, decretó que “el municipio de Calpe/Calp, de la provincia de Alicante, adoptará la denominación exclusiva en valenciano de Calp. Las referencias que al antiguo nombre se hubieren realizado por los órganos del Estado y otros organismos públicos se entenderán hechas, a partir de la publicación del presente decreto en el «Boletín Oficial del Estado», a la nueva denominación”. Por obra y gracia del president de la Generalitat, Francisco Camps Ortiz y la consellera de Justicia y Administraciones Públicas, Paula Sánchez de León Guardiola.

Y ahora habrá, otra vez más, que echar cuentas. Porque se tendrán que cambiar señalizaciones de tráfico, documentos oficiales, tarjetas… Todo lo que se imaginen. Un gasto innecesario sino fuera porque se costea con los impuestos, en este caso, de todos los ciudadanos de la Comunidad Autónoma de Valencia.

Está claro que eso de Calp por Calpe, viste.