Menú Portada
Extraconfidencial.com cumple cinco años

Camino del sexto aniversario a la sombra de Aznar, Fernández Toxo, Agag, Carlotti, Roures…

Abril 3, 2011
pq_927_5_cumpleanos.jpg

Esta semana de abril cumplimos nuestro quinto aniversario. Su apoyo inestimable y el de nuestros anunciantes nos han permitido, no sólo sobrevivir en un año de profunda crisis, sino ampliar la nómina de colaboradores y la incorporación de reconocidos articulistas. Pero en ocasiones, informar tiene más riesgos de los que ustedes pueden imaginar, aunque la satisfacción de cumplir con nuestro deber supera con creces ese temor.

A la espera estamos de sentencias definitivas de las demandas interpuestas por José María Aznar y Ana Botella; querella doble por parte de su yerno Alejandro Tarik Agag: una, por el supuesto cobro de comisiones y una segunda por considerar que Graciano Palomo, en su columna, “A Barlovento”, atentó contra su honor por llamarle “cara de culo”; la del secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, por imputarle –según documentación registral-, la posesión de dos áticos en una cooperativa de su sindicato; la de Maurizio Carlotti, vicepresidente de Antena 3TV, que consideró motivo de demanda que este periódico adelantara el contenido de su reunión con un directivo de la competencia; y, por último, la del todopoderoso –por el momento-, Jaume Roures. El máximo accionista de Mediapro, propietario del diario Público y La Sexta, se querelló contra Extraconfidencial.com cuando informamos que el CNI seguía sus pasos.

Estas incidencias son solapadas con la satisfacción por la repercusión de algunas de las noticias publicadas por este modesto periódico digital. Y en esa línea esperamos continuar con espíritu de superación y con nuestro más sincero agradecimiento a todos nuestros colaboradores –involucrados personalmente en esta aventura informativa-, a nuestros anunciantes por confiar en nosotros y, por supuesto, a ustedes. Y a todos aquellos que desde la sombra, con cariño, ilusión y complicidad, han colaborado -sin recibir nada a cambio-, y que no podemos nombrar por su deseo expreso de mantenerse en el anonimato. Ellos saben quiénes son.