Menú Portada

Caldo de pollo Carrefour: fabricado con un 0,5% de grasa de pollo y 0,1% de carne, con el beneplácito de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), dependiente del Ministerio de Sanidad de Alfonso Alonso

Junio 16, 2016
carrefour

“Los principios generales del etiquetado de alimentos deben garantizar que el consumidor recibe información fidedigna sobre el producto. y que dicha información es legible. Ni el etiquetado, ni la presentación de los productos alimenticios, ni la publicidad sobre los mismos deberán en ningún caso inducir a error al consumidor”. La normativa deja claro que se deben cumplir varios puntos. Uno de ellos, el que describe la información de fidedigna, conlleva, por ejemplo, que todos los ingredientes deben reflejarse en el producto. Pero ¿el consumidor revisa realmente la composición de lo que compra?

Por todo ello, tiene gran importancia la presentación de los productos o la publicidad sobre ellos, y es allí donde encontramos como se saltan la normativa. Uno de los ejemplos más sangrantes está en las muy mal llamadas pastillas deCaldo de Pollo” de la marca Carrefour, que la empresa de distribución francesa -dirigida en España por Rafael Arias Salgado-, vende en sus Hipermercados y Supermercados. Sólo hay que dar una vuelta a la composición que pueden ver en la captura adjunta:

Caldo de pollo

Especificaciones pollo

En los ingredientes, que se ordenan de mayor a menor importancia, aparece como penúltimo, sólo por encima del perejil, la carne de pollo con un ¡0,1%!. A esto hay que sumar un 0,5% de grasa de pollo. ¿Es esta composición suficiente para denominar a un producto como Caldo de Pollo? Pues para el organismo que debe velar por la protección del consumidor y de la calidad de los alimentos, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de Alfonso Alonso, sí lo es, y eso que las diferencias son más que importantes.

Tan sólo comparen la composición de dos productos de la competencia. En las pastillas de Caldo de Pollo Knorr, la carne forma un 3% del total, un 300% más que en las de Carrefour, mientras que en el mismo producto de la marca Maggi, es del 3,3% (un 330% más), al que hay que añadir otro 1% de grasa de pollo. Esta diferencia enorme se repite en muchos productos con la total permisividad de las autoridades y con una clara víctima, el consumidor.

Carrefour, todo por la pasta.